Usuario     Contraseña  
 
Buscador  Ayuda del Buscador
NECESITA SABER - NEEDS TO KNOW
Arte Románico - Romanes Romanik Romanesque
Mundo Románico
Estética románica
Simbolismo e Iconografía
Sincretismos e Influencias
Filosofía y Teología
Investigación
REPORTAJES
PARA SABER MÁS - TO LEARN MORE
Firmas Destacadas
Hemeroteca
Enlaces - Links
BANCO DE FOTOS - PHOTOS BANK
Lugares Románicos (Places Sites)
Fuentes del Arte Románico
Museos
Exposiciones Temporales
Miniaturas (Sólo Usuarios Registrados)






Contadores
Visitas totales: 2476527
Visitantes en línea: 1
Reducir tipografía Aumentar tipografía Versión imprimir
HOME

Y, un año más, los rigores del verano. Seguramente, la inmensa mayoría de todos vosotros hayáis buscado el refugio del agua del mar para engañar al sol. Pero, como ocurre cada mes de agosto, los habrá más atrevidos. Con el calor que hace en este mes, algunos seguimos tan enganchados al románico que no perdemos la oportunidad de ponernos en camino para buscar la magia de estas piedras que expresan no sólo una visión concreta de una fe, la cristiana, sino también algunos de los principios generales culturales comunes a toda Europa.

Como todos sabemos, desde su orígenes, el cristianismo se fundamentó como una religión de la esperanza, ya que se basaba en el cumplimiento de una promesa, la de un Dios, Yahvé, que había prometido que enviaría un Mesías. En Jesús de Nazaret, la Iglesia primitiva encontró ese enviado de Dios. De hecho, en Él, vio al Hijo de Dios y, en su nacimiento, encontró su primera venida, la de la carne.

Esta esperanza la esculpió, pintó y representó el hombre europeo del románico de muchas formas y en diferentes manifestaciones. Pero, esta esperanza también tenía una fecha final, la de la segunda Venida de Cristo. Por eso, en esta hermosa plástica medieval, siempre resuenan los vaticinios del libro del Apocalipsis, el único libro profético del Nuevo Testamento, y las ideas de los que defendían la inminencia del fin del mundo, los llamados milenaristas.

Lo tenían claro. La Encarnación del Hijo de Dios había constituido para los cristianos la primera venida de Cristo. Pero, Jesús de Nazaret había muerto. A partir de aquí, había nacido la experiencia de la fe, pues un grupo empezó a creer que había resucitado y ascendido a los cielos. No sólo eso, en sus palabras, vieron que había dejado muy claro que regresaría en una segunda venida gloriosa. Por esta razón, la Iglesia primitiva empezó a basar su idea de un segundo regreso o Parusía de Jesús en citas como la siguiente tomada del evangelio de San Juan: "Y cuando haya ido y os haya preparado un lugar, volveré y os tomaré conmigo" (XIV, 3). Rápidamente, la Iglesia primitiva tomó partido y asoció esta idea tanto con el fin del mundo como con la idea de una resurrección y posterior juicio final.

Y los hombres del románico se apresuraron a representar cómo se imaginaban que sería esta segunda venida. Y tanto en los templos como en los claustros, en el mobiliario y los objetos litúrgicos como en los libros y hasta en las vestiduras sagradas dejaron expresadas estas imágenes de cómo ellos creían que sería esta segunda venida de Cristo. Por eso, todos aquellos que dediquéis parte de vuestras vacaciones a inmortalizar con vuestras cámaras fotográficas y dispositivos móviles las diferentes técnicas artísticas del románico, seguramente, os traeréis imágenes que representarán las diferentes maneras de entender esta segunda venida de Cristo. Por eso, disfrutad del merecido descanso y de nuestra pasión común, el arte románico. ¡Qué el mes de agosto sirva para que volváis a cargar de energía vuestra vida!










SIRENAS, NEREIDAS, ARPÍAS. UNA APROXIMACIÓN DIFERENCIAL A SU REPRESENTACIÓN ESCULTÓRICA. (Raimundo Escámez)

Uno de las “bestias” fantásticas que con mayor frecuencia se encuentran esculpidos en capiteles, canecillos, arquivoltas, ménsulas o metopas de los templos románicos es la que hace referencia a un tipo de seres mitológicos cuyas denominaciones a veces se confunden o entrecruzan, motivado por una parte por ciertas similitudes en su morfología, y por otra la evolución de su concepto, que sufrió también distintas influencias e interpretaciones. Nos referimos a las sirenas, las nereidas y las arpías, y el objetivo de este artículo es el de arrojar un poco de claridad sobre el origen y las características principales de cada una, sin entrar a penas en el discutido asunto de su interpretación como símbolos....

[Ver +]




HOME. Editorial

Esta página está dedicada a los hombres que hicieron, y a los que sufrieron, el arte románico, las iglesias románicas  y la cultura románica que permitió su desarrollo, porque nos transmitieron un lenguaje artístico que mil años después provoca gratas sensaciones a los que lo contemplamos y también, porque con su arte nos trasladaron y legaron una cultura que asumimos los que estamos en ella, que nos define.

[Ver +]


Libro ZUECO, Luis: EL CASTILLO
Sitio Ribeira Sacra
Web Románico del Tormes
Licencia de Creative Commons
Free Page Rank Tool
Support Wikipedia
CENTRO DE ESTUDIOS CÍRCULO ROMÁNICO
Presentación
Manifiesto Románico
Memoria de Actividades (Curso 2013- 2014)
Conferencias
Fueron Portada
Foro Antiguo
Panel de Conferenciantes y Ponentes de Seminarios
Notas de Prensa y Convocatorias Recibidas
Rincón del Usuario
ROMÁNICO PARA NIÑOS
ORGANIZACIÓN
Quiénes Somos
ENCUESTA DE CALIDAD
Colabora con Nosotros
VIAJES ROMANICOS - TRAVELS
Los viajes del Círculo Románico
Rutas recomendadas
Senderos del Románico
Información Auxiliar
Suscríbete al Boletín de Círculo Románico




      LIBRO DE VISITAS       RECONOCIMIENTOS       ENTIDADES AMIGAS       MAPA DEL SITIO
© CÍRCULO ROMÁNICO