Usuario     Contraseña  
 
Buscador  Ayuda del Buscador
NECESITA SABER - NEEDS TO KNOW
Arte Románico - Romanes Romanik Romanesque
Mundo Románico
Estética románica
Simbolismo e Iconografía
Sincretismos e Influencias
Filosofía y Teología
Investigación
REPORTAJES
PARA SABER MÁS - TO LEARN MORE
Firmas Destacadas
Hemeroteca
Enlaces - Links
BANCO DE FOTOS - PHOTOS BANK
Lugares Románicos (Places Sites)
Fuentes del Arte Románico
Museos
Exposiciones Temporales
Miniaturas (Sólo Usuarios Registrados)






Contadores
Visitas totales: 2704709
Visitantes en línea: 7
Reducir tipografía Aumentar tipografía Versión imprimir
HOME

 En todas las culturas y época históricas, el ser humano recuerda de diferentes maneras a sus seres queridos que ya han marchado. Pero, en noviembre, el cristianismo católico lo hace con unas fechas especiales dedicadas a Todos los santos y a los difuntos. Por eso, el románico no fue ajeno a este misterio que espera más allá de la propia vida. En su iconografía, intentó plasmar su visión de la esperanza en la eternidad cierta. Los sepulcros fueron uno de sus soportes utilizados. De entrada, los hombres del románico intuyeron que toda iconografía funeraria tenía que ajustarse a un principio: sus imágenes no sólo debían representar la realidad de la vida del difunto, sino que también tenían que anticipar ciertos símbolos de lo que aguardaba al difunto en la otra vida. El arte funerario cristiano siempre ha tratado de distinguir, en figuras bien diferenciadas, las tres fases que componen la existencia de todo cristiano. Por eso, ha dedicado imágenes tanto a los vivos como a los muertos, pero sin olvidarse jamás de reflejar la esperanza en la resurrección.

El Cristianismo se constituyó como un sistema de pensamiento dualista y que este dualismo se refleja directamente en la concepción del propio hombre. El cuerpo material y el alma espiritual viven juntos una existencia terrenal hasta que se separan definitivamente en el momento de la muerte. Después, entra en juego la esperanza en la Resurrección. Por eso, todo artista cristiano siempre ha tenido que enfrentarse a un problema iconográfico complicado. Mientras parece normal representar el cuerpo del difunto en sus dos momentos existenciales, es decir, con vida o sin vida; no sucede lo mismo con la representación iconográfica de su alma, ya que ésta sólo recibe tratamiento iconográfico en el momento de su muerte.

Como es lógico, el artista medieval también tuvo que enfrentarse a este problema. De hecho, para resolverlo, parece como si cada artista hubiese optado por representar el alma del difunto utilizando una simbología propia. Las diferentes iconografías funerarias de los sarcófagos románicos se basan en una serie de símbolos que expresan la naturaleza incorpórea que adquirirá el alma del difunto después de su muerte ( Clic para otra imagen ).

El cristiano cree que la muerte no es el fin, pues está convencido de que es el principio de la vida verdadera, la vida eterna. Un cristiano ve la muerte con ojos muy distintos a los del resto del mundo, porque sabe lo que le espera una vez traspasado el umbral de la muerte. Sin embargo, también es verdad que los hombres de todas las edades y culturas siempre se han aferrado a la vida. Esta realidad también tomó forma en la plástica funeraria de los sarcófagos medievales como expresión singular del arte románico.










SAN PEDRO AD VINCULA
Tripe lección Cosmogónica en Echano

 

“La poesía, dijo Columcille (quien fuera el más logrado de los poetas de su tiempo), hacía parte esencial de la vida irlandesa: Irlanda no sería Irlanda sin ellos. No los destierren ni los prohíban, más bien ordenen que amplíen su círculo y que les enseñen a otros lo que saben. Una propuesta irresistible de un irresistible humanista. Mientras convencía a la asamblea allí reunida, mil doscientos bardos alegres irrumpieron en la reunión, cantando alabanzas al santo.

CAHILL, Th. De cómo los irlandeses salvaron la civilización, Vértices de bolsillo. Ensayo, p. 205.

 

 

[Ver +]




HOME. Editorial

Esta página está dedicada a los hombres que hicieron, y a los que sufrieron, el arte románico, las iglesias románicas  y la cultura románica que permitió su desarrollo, porque nos transmitieron un lenguaje artístico que mil años después provoca gratas sensaciones a los que lo contemplamos y también, porque con su arte nos trasladaron y legaron una cultura que asumimos los que estamos en ella, que nos define.

[Ver +]


Libro JACA Y EL ROMÁNICO (Cayetano Enriquez de Salamanca)
Sitio Jaca
Web Jaca románica
Licencia de Creative Commons
Free Page Rank Tool
Support Wikipedia
CENTRO DE ESTUDIOS CÍRCULO ROMÁNICO
Presentación
Manifiesto Románico
Memoria de Actividades (Curso 2013- 2014)
Conferencias
Fueron Portada
Foro Antiguo
Panel de Conferenciantes y Ponentes de Seminarios
Notas de Prensa y Convocatorias Recibidas
Rincón del Usuario
ROMÁNICO PARA NIÑOS
ORGANIZACIÓN
Quiénes Somos
ENCUESTA DE CALIDAD
Colabora con Nosotros
VIAJES ROMANICOS - TRAVELS
Los viajes del Círculo Románico
Rutas recomendadas
Senderos del Románico
Información Auxiliar
Suscríbete al Boletín de Círculo Románico




      LIBRO DE VISITAS       RECONOCIMIENTOS       ENTIDADES AMIGAS       MAPA DEL SITIO
© CÍRCULO ROMÁNICO