Pujayo - Molledo (S)

Iglesia de San Lorenzo de Pujayo.
Otra pequeña iglesia románica datada, y no por pequeña menos interesante, es la capilla que primitivamente estuvo levantada en el camino nuevo (principios de siglo) que iba de Bárcena a Pujayo.
La ermita de San Lorenzo de Pujayo ya no está en las proximidades de Pujayo y Bárcena. A instancias del cura de Pujayo, pudo ser comprada a sus dueños dichas ruinas y fue trasladada en la finca de Silió, en Molledo.

Exterior. Es un edificio minúsculo, formado por una nave rectangular y un ábside semicircular más bajo que la nave. Sus muros son de mampostería, salvo esquinales de muy buena sillería, aparejo que también forma la puerta principal que estaba al oeste. Dicha puerta, resaltada del muro, como es normal, lleva arco de medio punto doblado y guardapolvos en caveto con decoración tallada de hexapétalas envueltas en tallos. El doblez del arco apoya sobre capiteles iconográficos muy toscos. El izquierdo lleva cimacio de leoncillos, parece, envueltos en círculos tangentes (tipo decorativo que se ve en el románico de la primera mitad del XII: Santillana, Argomilla de Cayón, etc.), y está con cabezas de animal en lo alto entre volutas. La parte izquierda tiene una figura humana, de pie. El capitel derecho lo ocupa un águila con las alas explayadas, con cimacio de hojas entre vástagos que las envuelven. Las basas de estas columnas son de tipo ático, con lengüetas sobre plinto. También son interesantes, pero de interpretación cabalística, los capiteles de la ventana sur de la iglesia, que pensamos estuviesen primitivamente en el ábside. Llevan cimacios de flores octopétalas envueltas en círculos secantes. Diez canecillos de caveto, rollos, animal, humano y cabeza, sostienen la cornisa del muro sur.
En el interior destaca el arco triunfal, de medio punto doblado, que apoya en capiteles con águilas explayadas el izquierdo, y animales que se afrontan en el derecho. Todo con indudable parentesco con los maestros de Cervatos a los que deben copiar, pues son indudablemente canteros más toscos. Los fustes de las columnas que sostienen estos capiteles son exentos y acaban en basas con bolas irregulares y un collarino sogueado. Los cimacios son de vástagos curvados que encierran hojas y de trenzado muy simple y rural.
Quizá lo más importante de San Lorenzo de Pujayo sean sus inscripciones o lápidas, sobre todo una, la principal que, en tres renglones de capitales de la época, nos da la fecha de su consagración y el obispo que lo hizo. Dice así: EP(iscopu)S DOMIN(u)S SEMENT(u)S CONSECRAVIT/HANC ECCL(esi)AM S(an)C(t)E LAURENTI/SUB ERA MCLXX XI K(a)L(en)D(a)S IVLI.
Es decir: En la era de 1170 (año 1132), el día once de las calendas de julio (21 de junio) consagró esta iglesia de San Lorenzo el obispo Jimeno. (Flórez nos dice que el obispo Ximeno III rigió la diócesis de Burgos de 1124 a 1139, dato que encaja perfectamente con esta inscripción).
Es interesante conocer esta fecha de 1132 porque ella nos asegura la edificación de Cervatos en fecha anterior, pues sin duda puede asegurarse que los artífices de San Lorenzo de Pujayo conocen la obra de Cervatos, Así pues, la inscripción algo difusa de Cervatos en la jamba derecha de la puerta, puede ahora afirmarse y darla como segura de 1129.
Otras dos inscripciones marcando la fecha de 1132 para Pujayo existen en la iglesia, una en la jamba derecha de la puerta que dice en renglones: IN ERA: MC/LXX XIK, esto es: En la era de 1170 (año 1132). (1)

Igl de San Martín; en un muro de la iglesia post-románica de Molledo se ha conservado un sillar con una inscripción, de letra y fecha románica, que creemos procede de un cementerio, por lo visto, del que no sabemos su vieja localización, y que en último término vendría de una vieja iglesia románica que debió ocupar otro lugar más bajo que el que ocupa la actual, pues no creemos que hasta donde ésta está haya podido llegar una inundación que es lo que en realidad testimonia la inscripción que dice así: IN ERA MCLXXX/II SIC FUIT PLE/ NA AQUI (En la era de 1182 (año 1144) hasta aquí fue llena de agua). (1)

Sólo queda de época medieval la espadaña, con dos troneras de chambranas de doble bocel y medio punto. A cada lado de la espadaña se han colocado dos canecillos de cuarto de bocel. En el mismo muro de la espadaña, se abre una puerta con arco apuntado y con chambrana. En el interior queda una pila bautismal semiesférica con una embocadura de dientes de sierra y una cruz latina grabada en el centro de la cuba. (418)

 
Enlaces relacionados:
- Fotos de San Lorenzo de Pujayo