Toro (Za)

Castillo:

Alcázar; su fábrica inicial data de la primera repoblación del s.X. Actualmente no presenta su aspecto original y ha perdido mucho de su primitivo carácter debido a las sucesivas transformaciones que ha experimentado. Sólo se conserva el recinto exterior, pues en el interior se han levantado edificaciones modernas. (60)

 

Colegiata de Santa María la Mayor:

Las obras se iniciaron en el último tercio del s.XII, pero su extremada duración es responsable de la falta de unidad, incoherencias y arcaísmos que presenta. Muy resumido, puede decirse que se hizo en dos etapas y por dos maestros: el primero fue autor de las trazas y ejecutor de la cabecera, muros y portadas laterales y los pilares hasta la altura en que la caliza deja paso a la arenisca; el segundo se ocuparía de la cubrición, incluido el cimborrio, así como de la torre y el pórtico occidental. Hacia 1240 se construiría el pórtico occidental y no mucho después la Portada de la Majestad; en el siglo siguiente, se adosaría a los pies la parroquial de Santo Tomé, actuando dicho pórtico como capilla mayor y la portada como retablo. Cabe destacar su portada septentrional, una de las más decoradas del románico zamorano, así como el gran cimborrio que se alza sobre el crucero, con influencias de las catedrales de Salamanca y Zamora, pero con elementos mudéjares, propios de la tierra. (60)

Es una iglesia de tres naves más la transversal del crucero, al que desembocan las tres capillas. La traza se inspira en la catedral de Zamora. Una de las divergencias es el tratamiento de los hastiales del crucero, donde los contrafuertes se integran en una composición rematada por una cornisa de arquillos volados sobre canes. Otra diferencia es el acortamiento de las naves en un tramo, impuesto por las características del solar.

La puerta septentrional, sobre elevados pedestales, tiene grupos de tres columnas con basas áticas y esbeltos capiteles con motivos florales, aves, dos centauros alanceados, la Anunciación y la Visitación entre otros temas. Sobre ellos apoyan tres arquivoltas, estando Cristo con el libro y bendiciendo, la Virgen y San Juan en la exterior con los ancianos del Apocalipsis a los lados. En la central hay cogollos a modo de alcachofas, y en la inferior Cristo bendiciendo y catorce ángeles. De la puerta sur, la del Espolón, en época románica se erigieron los flancos acodillados con tres columnas a los lados.

En el primer tercio del siglo XIII se da una segunda fase constructiva. En ella se realizan las arquivoltas de la puerta meridional y se cierran los primeros tramos de las naves laterales. (323)

 

Ermita de Nuestra Señora de la Vega:

Planta de una nave precedida por una cabecera constituida por profundo presbiterio y ábside semicircular. Al exterior, causa un gran impacto pues resalta mucho su esbeltez y belleza de los claroscuros de sus arquerías al estar totalmente exenta. El hastial y la portada que en él se abre no son originales. (60)

Es un edificio enteramente en ladrillo, de una nave y un ábside semicircular precedido por un tramo recto. Al exterior, sus muros se decoran con un orden de arcos ciegos doblados. Sobre ellos, frisos de sardineles, esquinillas y ladrillos recortados en nacela. Los muros aparecen perforados por varias aspilleras y por tres portadas. La que se abre en el muro occidental es consecuencia de una reconstrucción moderna. LAs dispuestas en los costados meridional y septentrional de la nave son originales. En el lado sur se hace patente la distinta tonalidad del ladrillo, que corresponde a las partes restauradas. En el lado norte se levanta una espadaña moderna.

En el interior, los muros se articulan de la msima forma que en el exterior. La nave se cubre con una moderna techumbre de amdera, y la capilla mayor con bóveda de horno y de cañón apuntado. En el presbiterio se conserva un conjunto de pinturas murales de la segunda mitad del siglo XIII, en las que se desarrolla un ciclo caballeresco. Algunos han relacionado algunas escenas con pasajes de la vida de David y Salomón. (323)

Iglesia de la Santísima Trinidad:

Es una iglesia concebida en estilo románico y terminada con soluciones constructivas moriscas. Se inicia por la cabecera y se opta por una planta cuadrangular, sin ábsides semicirculares (por la tradición mozárabe y por la aligeración de costes).

De la primitiva nave rectangular queda un pequeño paño mural, que apenas rebasa el nivel de los cimientos, y la portada mudéjar: está formada por un arco, demolido en la década de 1730, tres arquivoltas desligadas, escalonadas en saledizo, recuadrada por un alfiz y cerrado por una cornisa de nacela.

El primitivo caracter románico-mudejar ha sido adulterado por diferentes intervenciones. (323)
 

Iglesia de San Lorenzo el Real:

Es el ejemplar más característico del núcleo toresano del románico- mudéjar, de finales del s.XII. Tiene planta de una nave bastante alargada y cubierta con armadura de madera, precedida por cabecera formada por un ábside semicircular (poligonal al exterior) y profundo presbiterio de dos tramos. (60)

Es una iglesia de una nave y un ábside semicircular precedido por un amplio tramo recto. El ábside al exterior se divide en tres niveles: un basamento y dos filas de arcos de medio punto.

La decoración de los muros de la nave y del presbiterio se basa en la combinación de arco, recuadro y frisos. En la nave se abrieron tres portadas, siendo la meridional la más lograda: un arco apuntado y cinco arquivoltas sobre jambas con imposta de nacela. Junto a la fachada sur se abre una cámara subterránea cubierta con cañón. Sobre el hastial de poniente se eleva una espadaña de ladrillo.

En el interior, la nave se cubre con armadura de par y nudillo; los paramentos se articulan con un único orden de arcos de medio punto doblados. La capilla mauor experimentó algunas modificaciones a finales del siglo XV que alteraron su primitivo ambiente Se abre a la nave por medio de un arco triunfal, apuntado y de triple rosca, precedido por otro más sencillo.

Por afinidad artística con la iglesia de San Salvador, se adjudicó perteneciente a la orden del Temple, aunque hoy esto se desecha. Se señala como fecha para su levantamiento los últimos años del siglo XII. (323)

Iglesia de San Pedro del Olmo:

Parroquia hasta 1896, momento en que se inició su decadencia, viniéndose abajo todo menos la cabecera y cuerpos inferiores de la torre. Su cabecera puede fecharse en el primer tercio del s.XIII, mientras que las naves y portada occidental datan ya del XIV. En el mur sur del presbiterio se ven restos de una portada que responde al modelo clásico de Toro: tres archivoltas apuntadas en degradación enmarcadas en un alfiz que remata un friso de sardineles entre otros dos de dientes de engranaje.(60)

El elemento más significativo y mejor conservado es la cabecera. Sus paramentos exteriores se decoran con un orden de arquerías ciegas formadas por arcos de medio punto doblados. Interiormente, para acceder a la capilla se pasa un arco triunfal apuntado de triple rosca enmarcado por un alfiz rematado por dos frisos de sardineles. El ábside se decora con pinturas murales de finales del siglo XIII en las que se representa al Pantócrator acompañado del colegio apostólico al completo.

A la izquierda del arco triunfal, coincidiendo con la parte baja de la torre, se abre una pequeña capilla abocedada decorada con pinturas murales del mismo momento que las del ábside. Escenifican la Presentación en el Templo y un cielo estrellado presidido por el Agnus Dei.

En torno al siglo XIV se lelvó a cabo una reforma y ampliación. (323)

Iglesia de San Salvador de los caballeros:

Estos caballeros, que eran los templarios, dejaron estampadas sus armas sobre la portada meridional. Tiene planta basilical de tres naves bastante cortas de las que la septentrional está en gran parte inutilizada, salvo su primer tramo, y cabecera muy desarrollada de tres ábsides semicirculares precedidos por amplios presbiterios. La torre ocupa los dos tramos occidentales de la nave norte, que sólo es románica hasta la altura de los tejados. (60)

Es un edificio templario cuya planta se adaptó al esquema basilical de tres naves con capillas y tramos rectos presbiteriales. Esta organización fue estorbada por un torreón preexistente que formó parte del templo anterior. En lo alto del lado oriental se encuentra la única muestra de su decoración románica: un par de ventanas ciegas con arcos sencillos, sin impostas, cuyo apuntamiento nos señala que se ejecutaron en la segunda mitad del siglo XII.

Exteriormente, la cabecera es un ejemplo del mudéjar castellano-leonés. La cohesión de los volúmenes deriva de su yuxtaposición sin elemetnos intermedios. Los tratamientos uniformes de las aspilleras incrementan la plasticidad del conjunto. Acentuando esta cohesión, los coronamientos de los tres ábsides empiezan a la misma altura. En los laterales encontramos un friso a sardinel, otro de doble esquinilla y un tejaroz constituido por cornisa de nacela. El realce del central deriva de que incorpora otras dos secuencias de sardineles y potencia con tres series de piezas el friso de esquinillas.

La composición del hastial pone de manifiesto que las cubiertas de las naves se resolvieron a dos niveles: a un agua las laterales y a dos la central. En el interior, el gran derrame de las ventanas abocinadas lelga a organizar los alzados en dos órdenes de arquerías. En el central, la zona inferior se articula mediante cinco arcos ciegos y doblados y tres en la zona superior. La organización de los ábsides menores sólo varía en el número y dimensiones de los arquillos ciegos: cuatro doblados en el primer orden y otros tantos sencillos flanquando la central.

El cuerpo del templo está condicionado por la presencia de la torre. Se organizó en tres naves, cubiertas las laterales con cañones apuntados.

Actualmente funciona como museo de escultura medieval de la ciudad. (323)

Iglesia de Santa María de Arbás:

Conserva un muro análogo a otro del Santo Sepulcro y un arco de ladrillo hoy cegado. (60)

Iglesia de Santa María de Roncesvalles y Santa Catalina:

Puede verse un arco doblado y apuntado de principios del s.XIII. (60)

Se fabricó en estilo románico mudejar, pero tuvo grandes reformas en época Moderna. Existen indicios de la antigua fábrica. Uno de ellos es el arranque de la torre hasta el asiento de la espadaña moderna. Otro se encuentra a la derecha de la actual entrada: un muñón del antiguo alzado meridional aparejado en ladrillo del mismo marco que el del templo del Salvador. A este costado se adosa una capilla con puerta al exterior. (323)

Iglesia del Santo Sepulcro:

Perteneció a la Orden de caballería de este nombre. Data de los últimos años del s.XII, tiene planta de tres naves con otras tantas capillas absidiales semicirculares y torre a los pies de la nave septentrional. En su interior solo conserva, entre las tribunas, un arco original de los que separaban las naves, que es apuntado y de triple arquivolta. (60)

Hubo un primer edificio de 1128, del cual no quedó nada tras la reconstrucción de los primeros años del siglo XIII. Lo primero en reconstruirse fue la cabecera. El ábside está articulado por una arquería ciega en el alzado externo. POr dentro encontramos un zócalo con una serie de sardineles, cinco arcos ciegos, cornisa de dos filas de esquinillas y alternando con los tres vanos abocinados de la parte superior, cuatro arquillos ciegos de canon menor.

Al exterior, los alzados del tramo recto rematan en un friso de esquinillas y una cornisa de nacela. Contrarrestan los empujes del arco toral erigiendo a sus costados sendos contrafuertes.

En el lado septentrional se encontraron restos de pintura mural.

A los pocos años de la reconstrucción de la cabecera se decide ampliar el templo. Se distribuye en tres naces con capillas y ábsides en las laterales. Estos últimos fueron los primeros en realizarse. (323)

Puente Mayor:

Su trazado coincide con la alineación del eje central de la ciudad. Quedaba integrado en la estructura defensiva de la época. Del original queda, de norte a sur: el primer arco, exceptuando el que le sotopusieron depués en caliza para estabilizarlo, con parte de la primera pila exenta y algo que puede quedar del rebosadero o aliviadero que la calaba a la altura de las enjutas. Los arcos tercero y cuarto, el quinto y la cuarta pila exenta con su tajamar y el rebosadero original entre el sexto y el séptimo arco. (323)

web local

 
Enlaces relacionados:
- Fotos de Santa María
- Fotos de San Lorenzo