Imprimir Cerrar ventana
HOME

 Durante estos años, Círculo Románico ha sido pionero de muchos proyectos. Por eso, no podía faltar su directa contribución al descubrimiento de la existencia del ramal del Camino de Santiago que pasó por la tierra plana de las Cinco Villas aragonesas, un ramal que estuvo a punto de caer en el olvido. Un camino que seguía la ruta: Puendeluna, Valpalmas, Luna, Marracos, Erla, Rivas, Farasdués, Biota, Sádaba.

Después de realizar el estudio INFORME: BIOTA, CRUCE DE CAMINOS DE PEREGRINACIÓN –Reflexiones sobre las evidencias de una ramificación del camino de Santiago siguiendo antiguas vías romanas, se produjo el reconocimiento de la existencia de este camino por los medios de comunicación.

Ahora, conviene recordar que la importancia de este camino llegó a tal extremo que acabó convirtiéndose en la carretera que iba de Pamplona a Monzón (testimonios de Claude de Bronseval, Villuga, Meneses) o ya directamente en la carretera que iba de Pamplona a Lérida (testimonio de José Matías Escribano).

Está claro que esta tesis de la importancia de este ramal del Camino de Santiago por la tierra llana de Aragón se apoya en testimonios como los de Agustín Ubieto: “En el Camino de Salas sí existe una novedad con futuro: se ha podido abrir un segundo ramal algo más al Sur de modo que en adelante por los dos transitarán peregrinos, pero con mayor protagonismo de la ruta que, cruzando el río Gállego por Puendeluna, lleva a Luna, Biota, Sádaba y los monasterios de Puilampa y Cambrón, ruta que será imprescindible hasta muy avanzado en el siglo XIX, sobre todo como camino comercial y de comunicación entre Cataluña y el país Vasco”.

No obstante, en esta misma línea de evidencia, conviene recordar que este camino de Lérida-Monzón a Pamplona lo tenemos referenciado, con anterioridad a la publicación del primer repertorio de todos los caminos de España de Villuga, desde Biota a Monzón y en un contexto de utilización como ramal del Camino de Santiago a través del propio Agustín Ubieto quien da testimonio del camino en una crónica del siglo XIV:

“Recuerdan, asimismo, haberse cruzado con Teresa Pérez, que era gallega e iba al Santo Sepulcro con otros tres romeros, y, dos días después, en Biota pernoctaron en la “casa del peregrino” con Sibilia Girona y su acompañante que regresaban de Santiago. Vieron a otros muchos romeros, pero ya no recuerdan sus nombre.”

Un dato que, entre otros importantes, nos habla de que, en Biota, existía la CASA DEL PEREGRINO, ahora ya ubicada. ¿Sería importante para conocerla con este nombre en el documento por los peregrinos que por allí pasaron, no? ¿La conocerían todos los peregrinos, no? No solo eso, si nos fijamos bien, el documento nos habla de una tal Sibilia Girona que regresaba de Santiago de Compostela. ¿Sabemos algo más de Sibilia Girona? De nuevo, una fuente proporcionada por el gran trabajo de Agustín Ubieto:

« 1383 Monzón. Limosna: “A XVII del dit mes doní a Na Sibilia Girona ab sa compayona, qui venie de Sent Jacme, IX sous jaqueus” »

Seguimos dentro del siglo XIV y es evidente que, desde Biota, Sibilia Girona llegó a Monzón. Este documento también nos informa que venía de San Jaime, es decir, de Santiago de Compostela. O lo que es lo mismo, que Sibilia Girona hizo (al menos a partir de Biota) el mismo camino que describió en 1546 Juan de Villuga y que, en 1576, confirmó A. Meneses como carretera general entre Pamplona y Monzón. Y, ahora, es el momento de recordar que, cuando el reino de Aragón en 1376 estableció sus primeras aduanas, mientras Monzón se convirtió en su puerto seco con el Principado de Catalunya, Biota se erigió como la aduana con el reino de Navarra.

De hecho, se trata del mismo camino que, en mayo de 1533, Claude de Bronseval, secretario de Edme de Saulieu, el abad de Claraval, ya había referenciado al pasar de regreso junto a su superior por Aragón visitando los monasterios cistercienses de la península ibérica. Sí, se trata de ese mismo camino que, en 1767, José Matías Escribano confirmó como la carretera de Pamplona a Lérida. Y este camino lo conocía hasta la Expedición Real que hicieron los carlistas en mayo de 1837.

Y no solo eso. Todo este camino está lleno de un potente y espectacular Arte Románico, como los conjuntos de Luna, Biota o Puilampa. Por eso, en lugares como Biota, permanecieron en su toponimia nombres como camino de los peregrinos, corral de los peregrinos, casa del peregrino, camino del hospital, corral del hospital… porque no debe olvidarse que el gran monasterio hospital de Santa Cristina de Somport (uno de los tres grandes hospitales de la cristiandad según el Códex Calixtinus) acabó regentando la abadía de Biota, el priorato de Puilampa y una serie de casas en Luna. Cuando apareció un camino seguro por las tierras planas de Aragón, el gran monasterio hospital no quiso perder la oportunidad histórica que este hecho le brindaba.

Lo escrito, una vez más, Círculo Románico ha estado presente para poder contarlo.










Frescos románicos de las iglesias de Puig-reig
Por Xavier Díaz Carpi

En gran parte, el efecto del actual interés por las órdenes militares en la Edad Media tiene su origen en su tratamiento en multitud de publicaciones, bien sean libros, revistas o material audiovisual. Considerando esta circunstancia, es quizás la Orden del Temple la que más interés ha despertado, seguramente por hechos ajenos a la voluntad de sus integrantes.

Lejos de la actual "mitología" templaria, en este articulo ensayístico, se propone una relectura de las pinturas ubicadas en la encomienda de Puig-reig, una nueva interpretación basada no sólo en una revisión de algunos textos sino también avalada por la documentación de la época...

 

[Ver +]




HOME. Editorial

Esta página está dedicada a los hombres que hicieron, y a los que sufrieron, el arte románico, las iglesias románicas  y la cultura románica que permitió su desarrollo, porque nos transmitieron un lenguaje artístico que mil años después provoca gratas sensaciones a los que lo contemplamos y también, porque con su arte nos trasladaron y legaron una cultura que asumimos los que estamos en ella, que nos define.

[Ver +]


Libro LOS BUEYES DE GERYÓNES (Jesús Blázquiz Magán)
Sitio Iberia
Web amazon.es
Licencia de Creative Commons
Free Page Rank Tool
Support Wikipedia


© CÍRCULO ROMÁNICO