Usuario     Contraseña  
 
Buscador  Ayuda del Buscador
NECESITA SABER - NEEDS TO KNOW
Arte Románico - Romanes Romanik Romanesque
Mundo Románico
Estética románica
Simbolismo e Iconografía
Sincretismos e Influencias
Filosofía y Teología
Investigación
REPORTAJES
PARA SABER MÁS - TO LEARN MORE
Firmas Destacadas
Hemeroteca
Enlaces - Links
BANCO DE FOTOS - PHOTOS BANK
Lugares Románicos (Places Sites)
Fuentes del Arte Románico
Museos
Exposiciones Temporales
Miniaturas (Sólo Usuarios Registrados)






Contadores
Visitas totales: 2720445
Visitantes en línea: 5
Reducir tipografía Aumentar tipografía Versión imprimir
Arte Románico - Romanes Romanik Romanesque Música del románico Otros Contenidos Instrumentos Musicales y Arte Románico. Parte III: Aerófonos

Instrumentos Musicales y Arte Románico. Parte III: Aerófonos
por Covadonga Cañas

ALBOGUES

Es un instrumento musical de viento, un aerófono, compuesto por dos cañas paralelas, con agujeros, un pabellón de cuerno (por donde sale el sonido), y una embocadura (por donde sopla el músico).

Parece que la palabra procede del árabe "al-buq", la trompeta, pero quizá el origen esté en Asia, cercano al Indostán. En vasco se denomina "alboka".


Otros Contenidos. Instrumentos Musicales y Arte Románico. Parte III: Aerófonos

Del Museo de Luis Delgado, una imagen que nos acerca a la figura del instrumento


Otros Contenidos. Instrumentos Musicales y Arte Románico. Parte III: Aerófonos

Las miniaturas de las Cantigas de Alfonso X el Sabio lo ilustran tal que así

Otros Contenidos. Instrumentos Musicales y Arte Románico. Parte III: Aerófonos

En esta imagen de un canecillo de la iglesia de Santa Mª de Uncastillo, se aprecia la doble caña del instrumento. Por encima de la mano situada más cercana a la cara se aprecia una ranura, que separa una caña de la otra. Y entre éstas y la cara, la forma de embudo o cuerno de la embocadura, por donde sopla el músico

Otros Contenidos. Instrumentos Musicales y Arte Románico. Parte III: Aerófonos

También en Biota está representado el albogue, tocado por el músico que está pegadito a la bailarina, y situado a la izquierda de ella al mirar de frente el capitel. El instrumento termina en un pabellón que sirve para amplificar el sonido (es como ponerse ambas manos a cada lado de la cara cuando se quiere gritar a alguien. El sonido se proyecta mejor).

Otros Contenidos. Instrumentos Musicales y Arte Románico. Parte III: Aerófonos

En la siguiente imagen, de la iglesia de San Miguel de Biota, se aprecia fenomenal las dos cañas del instrumento, y los agujeros sonoros que hay en ellas

Otros Contenidos. Instrumentos Musicales y Arte Románico. Parte III: Aerófonos

Asimismo en Agüero, en la iglesia de Santiago, aparece el albogue

DOLIO O TONEL O BARRILETE

Este instrumento ocasionó una serie de versadas discusiones en un foro significado, de las que adjunto enlaces.

 enlace 1

enlace 2

El asunto, visto desde la actual perspectiva, tras leer artículos varios.... ¡tiene su miga! Unos defendían la hipótesis en cuanto instrumento musical; otros... ¡se llevaron las manos a la cabeza y se mesaron las barbas! Pero, en definitiva...... ¿era o no era instrumento musical?

Para José Luis Hernando, se trata de un instrumento musical, conclusión a la que llega tras analizar dichos toneles en las portadas de Miñón (Burgos) y de Moarves de Ojeda (Palencia). Dice que la posición y el contexto no dejan lugar a dudas acerca de la escena musical.

Agustín Gómez, de la Universidad de Málaga dice “ la inexistencia de un léxico musical en el que basarnos, no es determinante en el arte románico, porque son muchas las ocasiones en las que desconocemos objetos que aparecen y que quizá por tener una utilización popular sencillamente han desaparecido”.

 

Otros Contenidos. Instrumentos Musicales y Arte Románico. Parte III: Aerófonos

Se trata de Moarves de Ojeda (Palencia)

“(.......) otro sostiene sobre las rodillas un curioso artilugio en forma de barril que está provisto de una embocadura vertical por la que parece insuflar aire. Se ha interpretado este objeto como un tonel de vino, y al personaje que lo sujeta como una representación de la embriaguez, lo cual se asociaba habitualmente a los juglares. Es evidente que existen figuras donde el rústico se afana vorazmente en la bebida o transportando a hombros el recipiente (.....) Sin embargo, en otros casos, como el de Miñón, la imagen plasmada trasluce cierta ambigüedad por cuanto el protagonista posa la barrica sobre las rodillas y sopla por una especie de boquilla aplastada. (.....)Moarves de Ojeda. En esta última, un personaje de larga cabellera y poblada barba sostiene el mismo tipo de barrilillo ovoide, en el que algunos autores han querido ver una especie de fusión entre un mirlitón y un membranófono de barrilete. Es posible que el aire insuflado a través de la embocadura produjera algún sonido al salir por alguna pequeña abertura practicada en las membranas laterales, que al mismo tiempo podían ser percutidas. En cualquier caso, el resultado sonoro suponemos que sería tosco y contundente, buscando tal vez el sentido jocoso provocado por la distorsión tímbrica”.(Pedro Luis Huerta- “Música y danza en la escultura románica de Castilla y León”-web Goldberg)

Otros Contenidos. Instrumentos Musicales y Arte Románico. Parte III: Aerófonos

(Estamos viendo el músico, ¿o habría que decir el presunto músico? esculpido en la portada de Miñón).
En Miñón disponen de un folleto sobre el templo en el que está impreso, entre otras cosas, lo siguiente: “(.....) otro tocando un instrumento en forma de barril con un platillo encima y una embocadura en forma de lengüeta por la que sopla (.......)” (Texto: Pedro Luis Huerta Huerta- Tomado de la Enciclopedia del Románico en castilla y León. BURGOS. Tomo II- págs 149 a 154)

Faustino Porras Robles, en una tesis titulada "Los Instrumentos Musicales en el Románico Jacobeo: estudio organológico, evolutivo y artístico-simbólico", ha denominado como DOLIO o TONEL a este curioso instrumento. Para otros autores, se sigue llamando barrilete, o fusión entre mirlitón y membranófono de barrilete.(La tesis podéis leerla en la Hemeroteca de Círculo Románico).
Se encuentra clasificado entre los AERÓFONOS, o instrumentos cuyo sonido es producido al vibrar el aire.

Otros Contenidos. Instrumentos Musicales y Arte Románico. Parte III: Aerófonos

En El Olmo (Segovia), existe un Dolio en uno de los canecillos

Otros Contenidos. Instrumentos Musicales y Arte Románico. Parte III: Aerófonos

“Está formado por un cuerpo de gran tamaño, casi cilíndrico, aunque en algunos casos (cuando la representación permite su contemplación lateral) puede ser elíptico o prismático con aristas redondeadas (Rebón-Pontevedra); en la parte superior presenta una pieza que actúa a modo de pico o boquilla y que, con toda probabilidad, contaría con un bisel posterior encargado de producir el sonido”. (Faustino Porras Robles)

Otros Contenidos. Instrumentos Musicales y Arte Románico. Parte III: Aerófonos

“(........) evidencia más claramente que los “toneles” son verdaderos instrumentos musicales: ello viene confirmado por la posición de las manos sobre el bisel y, sobre todo, de los labios. La visión lateral del mismo nos permite afirmar que se trata de una especie de gran silbato, es decir, un aerófono (....)”. (Faustino Porras Robles)

Observemos más de cerca la posición labial del instrumentista (¡¡y qué decir de sus deditos!! la imagen supera a las palabras)

Otros Contenidos. Instrumentos Musicales y Arte Románico. Parte III: Aerófonos

“(...)comprobamos que la técnica del soplo es semejante a la de las siringas, y que las manos sujetaban el instrumento por la parte superior, por el pico;(...)” (Faustino Porras Robles)

Otros Contenidos. Instrumentos Musicales y Arte Románico. Parte III: Aerófonos

Vemos que contaba con dos aros laterales que actuarían a modo de refuerzos, y una pieza circular en la parte central cuya función desconocemos: pudiera tratarse de una tapa que obturase un orificio afinador (llenando el “cuerpo” del instrumento, se modificaría la altura del sonido producido) o, simplemente, un adorno”.
(Faustino Porras Robles)

Con lo de “se modificaría la altura del sonido”, se está refiriendo a producir notas más graves o más agudas.

Otros Contenidos. Instrumentos Musicales y Arte Románico. Parte III: Aerófonos

El autor de la tesis, en un momento dado, refiere que los dolios que él ha encontrado en la ruta jacobea, suelen ser de grandes dimensiones. En las imágenes se comprueba que el cachivache es grande en comparación con el tamaño del personaje que lo sujeta. Quizá el tamaño del dolio fuera de aproximadamente 1 metro de longitud y de unos 40 cms de diámetro.
En su tesis doctoral, Faustino Porras Robles, prosigue diciendo el por qué desecha de su cabeza el que este tipo de barriles no sean cubas de vino
(es más, es rotundo en su afirmación). Dice que...... si la imagen fuera en plan lección moral........ el tonel estaría situado sobre la espalda del personaje, indicando con ello que el que no controla sus debilidades habrá de soportar una pesadísima carga, como es el caso de aqueste mozo en Orisoain (Navarra).

Otros Contenidos. Instrumentos Musicales y Arte Románico. Parte III: Aerófonos

Claro está que, en otros casos en los que el tonel no va a la espalda, también se trata de cubas de vino, unas veces se aprecia muy claramente, como en Hermosilla (Burgos)........

Otros Contenidos. Instrumentos Musicales y Arte Románico. Parte III: Aerófonos

y otras....... el asunto se ve algo diferente, como en Revilla Cabriada

Otros Contenidos. Instrumentos Musicales y Arte Románico. Parte III: Aerófonos

Volviendo al barrilete musical…………
Nuestro apreciado Faustino indica, como segunda razón de que no se trata de una cuba de vino, el que estos barriletes musicales, aunque parezcan casi cilíndricos, al mirarlos un tanto de perfil.....son “más bien prismáticos de lados ligeramente curvos, o elípticos, algo que impediría su uso para transportar y almacenar cualquier tipo de líquidos”. Como todos sabemos, un barril de vino, lleno, pesa lo suyo. Y no se puede transportar en brazos, con lo cual.....habría que hacerlo rodar por los suelos para llevarlo de un lado a otro. Para ello..... su forma no tiene más remedio que ser totalmente cilíndrica, so pena de que si no, en la primera vuelta sobre sí mismo, se abra una vía de agua (más bien de vino) y el invento se vaya al garete. En el Dolio o barrilete de Miñón (Burgos) se aprecia muy bien que el susodicho no es totalmente cilíndrico, ya que no necesita serlo, pues ¡¡no ha de rodar por los suelos!!.

Otros Contenidos. Instrumentos Musicales y Arte Románico. Parte III: Aerófonos

La tercera razón que esgrime Faustino Porras está enfocada en el pico del barril. Pico grande, pico que no es pico, sino que es un bisel. Pico que no pintaría nada en el caso de una barrica de vino, ya que dicho pico está situado en el centro del barril, y perpendicular al eje vertical. Si fuera una llave por la que debiera salir el vino, la hubieran esculpido y colocado en el mismo sentido del eje y cercana a alguna de las bases para que el vino saliera más fácilmente.

Otra razón que argumenta es que si realmente fuera una barrica de vino tenía que tener unos extraordinarios pulmones el bebedor para lograr echarse unos traguitos en el gaznate. (Y el que lo dude.... no tiene más que ir a cualquier bodega……. pedir por favor que le permitan aspirar el vino de aquella guisa.... y que lleve consigo unos cuantos testigos, y un video que lo documente, y entonces puede que lleguemos a creérnoslo).

Quedan otras razones, las de tipo musical. Dice que el Dolio aparece siempre en un contexto musical (y si no es siempre, lo es casi siempre), acompañando bien a otros músicos (de viento o de cuerda), bien a bailarines. A bote pronto..... es el caso de Monasterio de Rodilla (Burgos).

En la foto están señalados con flechas dónde está situado el instrumento de cuerda ( la flecha de la derecha) y el Dolio (la de la izquierda) ¿Entre ambos? Contorsionistas y máscaras grotescas que se relacionan con los juglares y saltimbanquis, que suelen ir acompañados de música (contexto musical por tanto).

Otros Contenidos. Instrumentos Musicales y Arte Románico. Parte III: Aerófonos

Otro caso es el de Moarves de Ojeda (Palencia).

La foto nos muestra músicos y bailarines-contorsionistas. Señalado con una flecha está por ahí escondido el tonel=dolio=barrilete (que se aprecia mejor en la foto inferior), flanqueado a su izquierda por ese instrumento denominado “ROTA” (arpa-salterio) y a su derecha por un instrumento de cuerda con mástil. Y entre tanto músico……. bailarinas contorsionándose. De nuevo, otro contexto musical.

Otros Contenidos. Instrumentos Musicales y Arte Románico. Parte III: Aerófonos

Un tercer contexto musical, es el que aparece en la portada de Miñón (Burgos). El personaje del Dolio tiene a su vera a un flautista, pero un tanto más allá a un “manoderrotero” (el que toca la Rota) y a un violero (no os confundáis) tocando una viola o fídula.

Otros Contenidos. Instrumentos Musicales y Arte Románico. Parte III: Aerófonos

Otra de las razones de tipo musical que expone Faustino Porras en su tesis es que, esos deditos, de la manera en que están colocados, y la disposición de la embocadura.......¡¡cantan!!, hablan claramente de un músico cuando toca un instrumento de viento (aerófono, y en concreto, este caso).

Otros Contenidos. Instrumentos Musicales y Arte Románico. Parte III: Aerófonos

Termina diciendo que seguramente este tipo de instrumentos se utilizaban para dar "notas tenidas, a modo de bordones o pedales" acompañando a otros instrumentos (como los instrumentos de cuerda) que irían desarrollando las florituras , ¡¡polifonía!! primitiva ¡¡pero polifonía!!

¿Y qué es un bordón, una nota tenida, una nota pedal? ¿Murmullos sobre los que estructurar la música? ¿Armonías elementales? ¿Notas de base sobre las que se apoya la melodía? ¿ “sonido que lleva dentro de sí la calidad del reposo y que queda aún próximo a la calma del silencio” ? En resumen, este instrumento daría notas graves mantenidas que apoyarían a la melodía.

Otros Contenidos. Instrumentos Musicales y Arte Románico. Parte III: Aerófonos

Y..... ¿por qué el autor de la tesis donde se habla del Dolio, lo considera un aerófono, o sea, un instrumento de viento, y no un membranófono (un mirlitón)?

"Aunque suele clasificarse como membranófono soplado, en realidad hoy existen dos tipos de mirlitones: uno, en el que la membrana se hace vibrar al cantar y, otro, en el que simplemente se sopla.

La existencia del primer tipo está documentada desde la antigüedad así como en ciertos pueblos primitivos (13) y en nuestro país todavía lo podemos escuchar en las chirigotas carnavalescas. Originalmente estaba formado por una caña con un orificio por el que el músico soplaba ligeramente a la vez que cantaba, produciendo un sonido que hacía vibrar una o dos membranas situadas en los extremos de la caña; el pequeño tamaño de las mismas y su reducidísimo espesor (con frecuencia eran vegetales) facilitaban dicha vibración. En el caso de que el dolio fuese un mirlitón cantado, un primer problema surgiría en relación a sus membranas: si éstas fuesen vegetales, su tamaño (14) las volvería especialmente frágiles; si, por el contrario, se evitase dicha fragilidad haciéndolas de piel, lograr que vibrasen sería mucho más costoso. Por otra parte, la intensidad del sonido que llega a la membrana y la hace entrar en vibración es inversamente proporcional al cuadrado de su superficie (15); si la de un mirlitón es circular y de un diámetro aproximado de 2 cm., y la del dolio fuese también circular y con un diámetro de unos 30 cm., realizando los cálculos pertinentes comprobamos que, a la hipotética membrana del dolio, llegaría una intensidad 225 veces menor que en el caso del mirlitón. Dicho de otra forma: si realmente éste fuese un membranófono, es imposible lograr con el canto la intensidad sonora necesaria para hacer vibrar una membrana del tamaño de las que tendría el dolio, algo que, por otra parte, hemos comprobado empíricamente.

Del segundo tipo de mirlitón no poseemos datos: no sabemos si realmente existió en el pasado o si, por el contrario, es una creación reciente; por su gran intensidad sonora hoy en día es utilizado para crear ambiente y animar determinados eventos deportivos. Se trata de un membranófono soplado formado por dos piezas que se insertan muy ajustadamente una en otra, la exterior con un orificio por el que se insufla el aire. Este “instrumento” sólo suena si el extremo opuesto al de la membrana está abierto, algo que no sucede en ninguna de las representaciones del dolio. Se podría objetar que el escultor no ha tenido interés en ahuecar la piedra para mostrar dicha abertura, pero esta razón no es válida ya que en Rebón (Pontevedra), encontramos un dolio (sin ningún extremo abierto) muy cerca de un músico haciendo sonar un cuerno que sí ha sido ahuecado (Lám. XIII y XIV); es lógico pensar que, si el escultor no quisiera ahuecar la piedra, no lo habría hecho en ningún caso. Por todo ello, debemos afirmar que el dolio no es un instrumento membranófono sino un claro y evidente aerófono."
(Faustino Porras, "Un nuevo aerófono del románico: el dolio", artículo de la Revista de Folklore de la Fundación Joaquín Díaz


Otros Contenidos. Instrumentos Musicales y Arte Románico. Parte III: Aerófonos

Y un Dolio en Echano (Navarra)

Otros Contenidos. Instrumentos Musicales y Arte Románico. Parte III: Aerófonos

EL ÓRGANO (urganun)

Apareció por vez primera en Bizancio, pero se cree que el origen esté en el HYDRAULOS, un instrumento inventado por los griegos, En España se fabricaban órganos ya en el siglo V, pero durante la Edad Media, Bizancio llegó a ser el primer centro de fabricación de los mismos.

Unas tabillas correderas hacían de teclado, y gracias a ellas se abrían unas compuertas que introducían en los tubos (de cobre o de bronce) el aire que procedía de una máquina neumática. Cada tecla podía hacer cantar a uno o a varios tubos a la vez. Dichos tubos eran de diferentes longitudes, afinados de acuerdo con una escala determinada. Cuanto más cortos los tubos, tanto más agudo el timbre.

Otros Contenidos. Instrumentos Musicales y Arte Románico. Parte III: Aerófonos

Este instrumento por lo general está clasificado como AERÓFONO, es decir, el sonido que emite está producido por la vibración del aire. A pesar de esas tablillas a modo de teclado, no está clasificado igual que, por ejemplo, el piano, el clavecín, el pianoforte. (Éstos se clasifican como cordófonos simples mecánicos, es decir, son instrumentos de cuerda).

En la Edad Media había tres versiones:

ÓRGANO DE IGLESIA: que es el que conocemos todos. De gran tamaño. En España hay constancia de él sólo desde el siglo X, aunque en los países anglosajones y Francia se sabe de su existencia desde el silo VIII.

ÓRGANO PORTATIVO O DE MANO: muy usado desde el siglo XII. De timbre muy agudo debido a la corta longitud de los tubos. Con una mano se accionaba el fuelle con el que se introducía el aire por los tubos, y con la otra mano se tocaba el teclado. El tamaño era muy variable; los había tan pequeños, que se podían colgar del hombro por medio de una correa

Otros Contenidos. Instrumentos Musicales y Arte Románico. Parte III: Aerófonos

Seguimos con más imágenes del órgano portativo o de mano (dibujo de la web Revista de Folclore)

Otros Contenidos. Instrumentos Musicales y Arte Románico. Parte III: Aerófonos

En el museo de Luis Delgado y Fundación Joaquín Díaz, tienen uno realizado en 1990 por Jesús Reolid

Otros Contenidos. Instrumentos Musicales y Arte Románico. Parte III: Aerófonos

Otros órganos portativos eran de mayor tamaño y había que colocarlos encima de una mesa (dibujo de la web Revista de Folclore)

Otros Contenidos. Instrumentos Musicales y Arte Románico. Parte III: Aerófonos

Este tipo de órganos, portativo, o de mano, se utilizó mucho para interpretar música en la calle, aunque otras veces se tratara de unos monjes musiqueros, como en este capitel de Sta Mª la Real de Nieva (foto extraída de la página www.cnice.mec.es)

Otros Contenidos. Instrumentos Musicales y Arte Románico. Parte III: Aerófonos

ÓRGANO POSITIVO:
es el tercer tipo de órganos que campaba a sus anchas en la Edad Media. Coexiste con los otros dos tipos ya desde el siglo X. No es portátil, ya que es de mayor tamaño, pero no llega a las dimensiones de los de iglesia. Se llama “positivo” porque hay que posarlo sobre una mesa o sobre un mueble para tocarlo.


En la página web Revista de Folclore, vemos ¡un pedazo de órgano positivo! que, como bien comprenderéis, no había quién lo llevara de equipaje de mano.

Otros Contenidos. Instrumentos Musicales y Arte Románico. Parte III: Aerófonos

Y aunque el siguiente grabado se refiere a un órgano positivo algunas decenas o centenas de años posterior, una no puede sustraerse a las ganas de ponerlo aquí para que veáis que, caso de ser necesario, se montaba el susodicho en un carruaje (imagino así el órgano utilizado durante las representaciones de los conciertos reales de Haendel para su Graciosa Majestad allá por 1700 y pico). (de la web cnice.mec.es)


Covadonga Cañas para el Círculo Románico. Enero 2009

 

 

<< Regresar a Cordófonos
<< Regresar a Idiófonos
 

CENTRO DE ESTUDIOS CÍRCULO ROMÁNICO
Presentación
Manifiesto Románico
Memoria de Actividades (Curso 2013- 2014)
Conferencias
Fueron Portada
Foro Antiguo
Panel de Conferenciantes y Ponentes de Seminarios
Notas de Prensa y Convocatorias Recibidas
Rincón del Usuario
ROMÁNICO PARA NIÑOS
ORGANIZACIÓN
Quiénes Somos
ENCUESTA DE CALIDAD
Colabora con Nosotros
VIAJES ROMANICOS - TRAVELS
Los viajes del Círculo Románico
Rutas recomendadas
Senderos del Románico
Información Auxiliar
Suscríbete al Boletín de Círculo Románico




      LIBRO DE VISITAS       RECONOCIMIENTOS       ENTIDADES AMIGAS       MAPA DEL SITIO
© CÍRCULO ROMÁNICO