Usuario     Contraseña  
 
Buscador  Ayuda del Buscador
NECESITA SABER - NEEDS TO KNOW
Arte Románico - Romanes Romanik Romanesque
Mundo Románico
Estética románica
Simbolismo e Iconografía
Sincretismos e Influencias
Filosofía y Teología
Investigación
REPORTAJES
PARA SABER MÁS - TO LEARN MORE
Firmas Destacadas
Hemeroteca
Enlaces - Links
BANCO DE FOTOS - PHOTOS BANK
Lugares Románicos (Places Sites)
Fuentes del Arte Románico
Museos
Exposiciones Temporales
Miniaturas (Sólo Usuarios Registrados)






Contadores
Visitas totales: 2721744
Visitantes en línea: 5
Reducir tipografía Aumentar tipografía Versión imprimir
Fueron Portada Repositorio de "En este mes comentamos" El papel de la mujer hasta el románico (anterior a 2009)

El papel de la mujer hasta el románico (anterior a 2009)

Aunque las nuevas investigaciones van dando más luz día a día, existe una creencia generalizada sobre la ausencia de protagonismo o de relevancia de la mujer en el medievo, y es bien cierto que a partir del desarrollo del pensamiento aristotélico en sustitución del platonismo y neoplatonismo románicos el papel de la mujer queda más oculto porque las nuevas filosofías la devalúan.

Quizás por ello debamos contribuir a poner las cosas en su sitio.

La mujer laborator formaba parte activa de la comunidad familiar, ayudando al varón en todas las tareas cuando no protagonizando las mismas. Basta con echar una mirada a la descripción de la ejecución de las tareas agrícolas como reflejado en la portada de Ripoll por ejemplo, para comprender esto. En el ejemplo de Ripoll la mujer participa de igual a igual en tareas como la vendimia, como en el manuscrito de la Biblioteca Bodleiana es reflejada sólo en compañía de animales mientras realiza el ordeño de la vaca.

De la mujer en la juglaresca mejor no perder el tiempo reiterando lo sabido, y de la mujer en las cruzadas no sólo destacar su papel activo en conflictos bélicos, incluso más allá de las tareas logísticas, de las que eran protagonistas, sino también, y sobre todo, su papel en la paz. Los cruzados iban a quedarse, a constituir nuevos asentamientos sobre los que estructurar el reino de Jerusalem, asentamientos imposibles sin el acompañamiento de la mujer, y de los hijos. Pero si importante fue el papel de las mujeres que se marcharon no menos importante fue el de las que se quedaron administrando las haciendas en tanto volvían sus maridos.

Si de los laborator nos pasamos a los reyes valgan sólo citar tres casos: Fernando I y Alfonso VI, principales financiadores de Cluny no habrían hecho lo que hicieron en el primer caso sin su Sancha y en el segundo sin su Urraca. Urracas hubo hasta cinco en nuestra historia, todas ellas de origen borgoñón. A nadie se le escapa la influencia que la Urraca de turno tuvo sobre su marido en esa tarea de ayudar a los vecinos cluniacenses, como tampoco lo tuvo Adelaida de Borgoña en conseguir lo mismo de su marido Otón I, rey que en sus ausencias era sustituido por su hermana Matilde, abadesa de Quedlimburgo.

No fue esto lo único en lo que destacó Otón I en relación con el reconocimiento de la mujer. En 947, por ejemplo, revistió de plenos poderes a la abadesa de Ganderscheim, lo que se tradujo en la creación de hecho de un principado autónomo en el que las abadesas, además de administrar su hacienda, tuvieron su ejército, su acuñación de moneda y la protección papal.

Pero si de lo general pasamos a lo particular, podemos empezar con la naturaleza femenina del primer peregrino conocido de nuestra península, la gallega Egeria, que ya para el año 381 se tomó un respiro de tres años para visitar los Santos Lugares.

Y en el monacato qué decir, no se puede entender Ripoll sin San Juan de las Abadesas, como no se puede comprender Poblet sin Vallbona de las Monjas, o San Juan de la Peña sin la Serós. Por no hablar de los desaparecidos monasterios dúplices, como el de Piasca desaparecido siglos después de la prohibición de este tipo de monasterios establecida en el 787 en el 2º Concilio de Nicea.

Pero para no trivializar, recordemos que ya en el 512 Cesárea de Arlés rigió un convento fundado por su hermano en el que “las vírgenes de Cristo deben dedicarse entre salmos y vigilias a copiar bellamente libros sagrados” es un primer referente a la miniatura en la que posteriormente nos encontraremos a Ende en la copia de algún Beato, en concreto en Tábara iluminando el Beato ahora conocido como de Gerona y en el que Ende firma como Depintrix (pintora) y Dei Aiutrix.

Antes de Ende, Gisela, hermana de Carlomagno, producía en el convento de Chelles trece volumenes de manuscritos firmados por nueve escribas femeninas en evidencia de que la tarea de copista era practicada tanto por hombres como por mujeres, y después de ella, en el florecimiento del libro y su ilustración destacaron Diemuda, del convento de Wessobrun en Baviera, con 45 libros salidos de sus manos en los que destacan sus capitulares ornamentales y Guda, Sintram y Claricia, todas ellas alemanas, como santa Hildegarda de Bingen, autora del libro visionario de la sabiduría titulado Scivias y en el que invirtió diez años para su realizacón. Años más tarde Herrada fue elegida abadesa de Hohenburgo, cerca de Estrasburgo y dirigió la realización del Hortus Deliciarum, una obra con 636 ilustraciones que incluye 1.200 textos de diversos autores.

La mencionada Hildegarda de Bingen compuso otras muchas obras; con un carácter visionario fue protegida por Bernardo de Claraval y desarrolló una actividad que la calificó como voz profética dentro de la Iglesia. Su obra el Scivias, junto con el Beato de Gerona, son las dos primeras obras en las que el artista utiliza la linea y el color para revelar las imágenes de una visión sobre natural. Hildegarda influyó contra la corrupción de la Iglesia y la mundanidad y tuvo gran impacto en el movimiento religioso femenino del siglo XIII conocido como las Beguinas.

Y si hablamos de arte no podemos pasar por alto el presunto papel de Matilde como bordadora principal ó como directora del taller responsable de la creación del Tapiz de Bayeux, considerado como el monumento más importante del arte seglar de la Edad media.


CENTRO DE ESTUDIOS CÍRCULO ROMÁNICO
Presentación
Manifiesto Románico
Memoria de Actividades (Curso 2013- 2014)
Conferencias
Fueron Portada
Foro Antiguo
Panel de Conferenciantes y Ponentes de Seminarios
Notas de Prensa y Convocatorias Recibidas
Rincón del Usuario
ROMÁNICO PARA NIÑOS
ORGANIZACIÓN
Quiénes Somos
ENCUESTA DE CALIDAD
Colabora con Nosotros
VIAJES ROMANICOS - TRAVELS
Los viajes del Círculo Románico
Rutas recomendadas
Senderos del Románico
Información Auxiliar
Suscríbete al Boletín de Círculo Románico




      LIBRO DE VISITAS       RECONOCIMIENTOS       ENTIDADES AMIGAS       MAPA DEL SITIO
© CÍRCULO ROMÁNICO