Usuario     Contraseña  
 
Buscador  Ayuda del Buscador
NECESITA SABER - NEEDS TO KNOW
Arte Románico - Romanes Romanik Romanesque
Mundo Románico
Estética románica
Simbolismo e Iconografía
Sincretismos e Influencias
Filosofía y Teología
Investigación
REPORTAJES
PARA SABER MÁS - TO LEARN MORE
Firmas Destacadas
Hemeroteca
Enlaces - Links
BANCO DE FOTOS - PHOTOS BANK
Lugares Románicos (Places Sites)
Fuentes del Arte Románico
Museos
Exposiciones Temporales
Miniaturas (Sólo Usuarios Registrados)






Contadores
Visitas totales: 2718893
Visitantes en línea: 9
Reducir tipografía Aumentar tipografía Versión imprimir
Fueron Portada Repositorio de "En este mes comentamos" Junio 2009 Románico Inglés

Junio 2009 Románico Inglés

Románico Inglés


En la península, con la salvedad de casos como el correspondiente al Noroeste, cuando hablamos de románico nos estamos refiriendo a un estilo artístico único que se ha preservado, tal cual, con el paso del tiempo y con el que se adornan nuestros pueblos y ciudades, como lo hacen también los que se adornan con otros estilos como el gótico o el barroco, por ejemplo. En este sentido, la preservación, con modificaciones que apenas alteran sustancialmente la configuración inicial en la mayoría de los casos, es una característica de nuestro románico y en eso, guste más o menos, somos afortunados.

El desarrollo en Francia de lo que conocemos como arte gótico conllevó en ese pais la transformación parcial de buen número de monumentos importantes alterando de forma notable su configuración románica inicial, una configuración diversificada en la que junto al románico cluniacense convivían variaciones territoriales como la del románico normando, también afectado, por cierto, de importantes incorporaciones góticas posteriores en monumentos clave.

Inglaterra, como nación más significativa en el románico dentro de la Gran Bretaña, supera con creces la diversidad románica, pero no sólo ya por los cambios de estilo posteriores, sino también por la superposición de manifestaciones románicas diferentes.

La manifestación románica más antigua, románica al final de sus días, le corresponde a lo que en aquellas latitudes denominan el “arte sajón”, un estilo desarrollado en los monasterios entre los siglos V y X-XII cuyas iglesias parten de una concepción tradicional tipo irlandés, sin cabeceras semicirculares, con piedra y contrafuertes, ocasionales bóvedas de cañón cuando no mero maderamen en los techos e incorporación de decoración figurada en placas adosadas a las paredes así como ventanales con arcos de medio punto en su parte superior. Con el tiempo este arte sajón nos dejará monumentos, la mayoría destruidos por pertenecer a monasterios, como la abadía de San Agustín en Canterbury, Glastonbury, y las iglesias de Brixworth, Escomb, Bradford-on-Avon, y otras iglesias del oeste como Castor, en la que todavía se conserva una lápida sajona con decoración historiada. En estos monasterios se practicaba la Regla de San Benito y tras diversos avatares originados por los vikingos consiguieron elevar el número de monasterios de monjes a treinta y cinco y de monjas (“nunneries”) a nueve en el momento de la invasión normanda.

El movimiento benedictino sajón, cuya manifestación artística más posterior es lo que se ha llamado "romanesque" y "arte benedictino", sobrevivió a la invasión normanda, que incluso lo impulsó. Para 1215 el número de monasterios había aumentado hasta 225 con un fuerte desarrollo desde el siglo XI, lo que atrajo a otras órdenes entre las que se encontraba los cluniacenses, que, sin duda, aportaron conceptos y estilos aprovechados por aquellos. En el momento de su disolución en el siglo XVI los benedictinos, que dependían de los obispos, contaban con 282 monasterios y 92 “nunneries” frente a 80 y 29 de los cistercienses, 34/4 los premonstratenses, 32 cluniacenses, 170/23 los agustinos y alguna presencia de cartujos y gilbertinos.

A este estilo “sajón”, benedictino, se deben las principales características del arte románico inglés en cuanto a escultura: decoración con zig zags, “chevrones” (ángulos), “beaken heads” (cabezas puntiagudas), fustes decorados, “green men” y tiras rellenas con puntos uno tras otro a lo largo de ellas.

Antes de la invasión normanda de 1066 ya algunos maestros canteros normandos habían trabajado en Inglaterra, pero la irrupción de estos antiguos vikingos en las islas produjo una revolución en la construcción de templos y alguna obra civil, como el castillo de Norwich. La primera construcción de románico normando en las islas fue la catedral de Durham, lugar en el que por primera vez se implantaron, en todo el orbe, las bóvedas de arista, que los ingleses llaman "bóvedas de costilla" ("ribs vaults").
El románico normando fue repetido hasta la saciedad con cabecera semicircular, arcos de medio punto, iglesias de tres naves, tres alturas: nave, tribuna y claristorio, dos torres en el lado oeste y, sobre todo, enormes pilares circulares con capiteles circulares, bóvedas de arista, crucero sobre el que se elevaba la torre y transeptos en las principales. Escasísima decoración escultórica reducida a eventuales cabezas aisladas y ocasionales decoraciones geométricas. Durham, Peterborough, Norwich con sus absidiolos circulares, Ely, las criptas de Canterbury, Gloucester, Rochester, York y Worcester son las grandes iglesias y catedrales románico normandas que reciben el estilo y lo conservan repitiendo el modelo uno tras otro con eventuales diferencias y con modificaciones góticas en su cabecera y en los techos salvo excepción. La iglesia de Kilpeck, más próxima a un románico pleno que normando, dependiente de la catedral de Gloucester, constituye la joya del románico rural inglés.

Años antes de la llegada de los cluniacenses, en 1128 los cistercienses establecen su primer monasterio inglés en Waverley. Establecidos en zonas rurales se aposentaron en lugares en los que la concurrencia de los benedictinos era menor, como en Gales y en el norte de Inglaterra. La disolución de los monasterios nos dejó sin huellas importantes de su presencia, aunque se rehicieron con posterioridad ocupando lugares como en Caldey Island donde una abadía neorrománica del siglo XIX les cobija. Por Caldey Island, por cierto, pasaron los benedictinos, los cisterciencienses y los cluniacenses.

Lewes fue el primer asentamiento cluniacense a partir del cual llegaron a ocupar 36 monasterios como Castle Acre, Thetford y Wenlock .

A partir de 1180, año en que se construye la catedral de Wells, irrumpe en escena el gótico desarrollando el denominado “early english stile” con ventanas de arco apuntado, cristaleras divididas en dos partes, también apuntadas, en cuyo vértice central superior se incluirá una flor tetralobular rodeada por un círculo y se desarrollarán las bóvedas nervadas. Con este “early english” y sus posteriores gótico y “perpendicular”, otra variedad de gótico específico inglés, se alterarán las fachadas de las grandes catedrales normandas hasta ofrecernos la mezcla que hoy podemos contemplar. No siempre se sustituirá el edificio románico normando, en Leominster las nuevas naves góticas se adosarán a los restos de la iglesia normanda evidenciando una construcción de dos estilos.

Finalmente, en el siglo XIX se tuvo el gusto de implantar el victorianismo cubriendo las ventanas con bellos cristales de colores, allí donde no había llegado la cristalería gótica.

Junio 2009



CENTRO DE ESTUDIOS CÍRCULO ROMÁNICO
Presentación
Manifiesto Románico
Memoria de Actividades (Curso 2013- 2014)
Conferencias
Fueron Portada
Foro Antiguo
Panel de Conferenciantes y Ponentes de Seminarios
Notas de Prensa y Convocatorias Recibidas
Rincón del Usuario
ROMÁNICO PARA NIÑOS
ORGANIZACIÓN
Quiénes Somos
ENCUESTA DE CALIDAD
Colabora con Nosotros
VIAJES ROMANICOS - TRAVELS
Los viajes del Círculo Románico
Rutas recomendadas
Senderos del Románico
Información Auxiliar
Suscríbete al Boletín de Círculo Románico




      LIBRO DE VISITAS       RECONOCIMIENTOS       ENTIDADES AMIGAS       MAPA DEL SITIO
© CÍRCULO ROMÁNICO