Usuario     Contraseña  
 
Buscador  Ayuda del Buscador
NECESITA SABER - NEEDS TO KNOW
Arte Románico - Romanes Romanik Romanesque
Mundo Románico
Estética románica
Simbolismo e Iconografía
Sincretismos e Influencias
Filosofía y Teología
Investigación
REPORTAJES
PARA SABER MÁS - TO LEARN MORE
Firmas Destacadas
Hemeroteca
Enlaces - Links
BANCO DE FOTOS - PHOTOS BANK
Lugares Románicos (Places Sites)
Fuentes del Arte Románico
Museos
Exposiciones Temporales
Miniaturas (Sólo Usuarios Registrados)






Contadores
Visitas totales: 2721416
Visitantes en línea: 3
Reducir tipografía Aumentar tipografía Versión imprimir
Fueron Portada Repositorio de "En este mes comentamos" Noviembre 2010 "Números, módulos y formas"

Noviembre 2010 "Números, módulos y formas"
Repositorio de "En este mes comentamos". Noviembre 2010 "Números, módulos y formas"

 Números, módulos y formas

Al estudiar la arquitectura religiosa en nuestra web hemos analizado cómo las diversas partes que configuran nuestros templos románicos se estructuran sobre combinaciones de partes de la esfera y del cubo y de sus proyecciones, uniendo así el macrocosmos y el microcosmos. Nos parece que todos los templos de este arte tienden a la igualdad, y sin embargo, en su pureza conceptual todos son diferentes, no ya desde una perspectiva iconográfica o decorativa, sino incluso desde una perspectiva constructiva. Incluso hay quien, con razón, afirma que el templo no se conoce hasta que no se ha comprendido su configuración modular.


El asunto parece hacerse tanto más oscuro cuando partimos de las descripciones testamentarias del templo, nuestra Jerusalén Celestial. Del lado veterotestamentario nos encontramos con la muy precisa descripción de Ezequiel, tan precisa que resulta inaceptada y es valorada como resultado de su fantasía. De Ezequiel al templo judaico, primer encuentro con la estructura cúbica o hexagonal y en su posterior evolución islámica con su templo de los templos, la Ka´aba, también estructuralmente cúbica.

En el tránsito al Nuevo Testamento, Jean Hani nos dice que “La Jerusalén celeste sintetiza la idea cristiana de “comunidad de los elegidos” y “cuerpo místico” y la idea judía del templo como residencia del Altísimo, y asegura la continuidad de un Testamento a otro y, por consiguiente, de un templo a otro”.
Afirmación de valor espiritual que se ve también corroborada por la definición de Jerusalén Celestial realizada en las Escrituras Neotestamentarias y en concreto en el Apocalipsis:


Repositorio de "En este mes comentamos". Noviembre 2010 "Números, módulos y formas"

Apocalipsis 21:
2 Y vi a la ciudad santa, la nueva Jerusalén, que bajaba del cielo del lado de Dios, dispuesta como una esposa ataviada para su esposo. 3 Y oí venir del trono una voz potente que decía: “Esta es la morada de Dios con los hombres; él habitará con ellos, ellos serán su pueblo y Dios mismo morará con los hombres.
…/…
9 Uno de los siete ángeles que tenían las siete copas llenas de las últimas plagas se acercó a mí y me dijo: “Ven que te voy a mostrar la esposa del cordero”. 10 Y me llevó en espíritu sobre un monte grande y alto, y me mostró la ciudad santa, Jerusalén.../,,,15 El que me hablaba tenía una medida de una caña de oro para medir la ciudad, sus puertas y su muralla. 16 La ciudad es un cuadrado y su largura es igual que su anchura…/…su largura, su anchura y su altura son iguales. …/… 23 La ciudad no tiene necesidad de sol ni de luna que la iluminen, porque la gloria de Dios la ilumina…/… 25 Sus puertas no se cerrarán nunca, pues en ella no habrá noche. …/… En ella no entrará nada impuro ni quien comete abominación o mentira, sino únicamente quienes han sido inscritos en el libro de la vida del cordero."


Repositorio de "En este mes comentamos". Noviembre 2010 "Números, módulos y formas"

Cubismo a tope de nuevo, un cubismo recogido en las construcciones bizantinas, pero aparentemente alejado de nuestro templo románico. Y no podía ser menos si de nuevo hacemos eco de la exposición de Hani en su obra “El simbolismo del templo cristiano”:

“El cristianismo tuvo que asumir en particular, y desde el comienzo, la herencia de los gremios de artesanos, sobre todo de los constructores, que utilizaban, por la propia naturaleza de sus trabajos, un simbolismo cosmológico necesariamente vinculado con el de las antiguas religiones.”

Quizás por ello los templos bizantinos se caracterizaron por esa configuración cúbica, propia también de sinagogas y mezquitas, con independencia de cúpulas y minaretes. No es, por tanto, extraño encontrarnos templos cristianos en nuestra península que se ajusten a esa configuración dada su sustitución de cultos, es el caso de San Baudelio de Berlanga, por ejemplo, del que quizás, como afirma Ángel Almazán, antes de su cristianización el mismo no era otra cosa que un recinto iniciático sufí.


Repositorio de "En este mes comentamos". Noviembre 2010 "Números, módulos y formas"

Entonces, ¿qué pasa con nuestro templo románico de planta de cruz latina con ábside semicircular? Autores hay que recogen aquellas definiciones al considerar que esta planta de cruz latina se corresponde con el desarrollo del cubo, aunque, siguiendo a Beigbeder, en el cristianismo occidental solo la fachada es asociable al desarrollo del cubo y la semejanza con la Jerusalen Celestial apocalíptica habría que buscarla más en las representaciones, cerramientos y, muy especialmente, en las grandes fachadas que, igualmente, pueden definir un desarrollo cúbico considerando que su parte superior triangular definiría la cúpula del modelo bizantino.

Pero hay más, en nuestros templos hay más matemáticas y geometrías que hacen posible su comprensión y establecen sus diferencias esenciales.

”…la armonía cuasi divina y la impresión de perfección que producen, no dependen de intenciones subjetivas, sino de leyes objetivas que se apoyan en la geometría platónica transmitida a las organizaciones de constructores” (Hani)
Geometría platónica plasmada en:
…“La belleza de las formas no es lo que el vulgo entiende generalmente por este nombre, como por ejemplo la de los cuerpos vivos o su reproducción, sino que es lo rectilíneo y circular, hecho por medio del compás, el cordel y la escuadra…Y estas formas no son, como las demás, bellas en determinadas condiciones, sino que son siempre bellas en sí mismas.” (Platón. “Filebo”)

¿Qué es lo que hace bellas esas formas? ¿Existe un común denominador estético que al mismo tiempo diferencie unos de otros templos dentro de esa uniformidad en la que se mezclan el macrocosmos y el microcosmos?

Sí. Desde el punto de vista exclusivamente constructivo, el elemento esencial es la noción de relación y de proporción entre las distintas partes del edificio, y su identificador: El módulo. El módulo define la relación entre las partes y arquitectónicamente permite que los diagramas definitorios de planta y alzado se puedan inscribir en círculos concéntricos de uno o varios polígonos regulares, como ocurrió en los principales monumentos egipcios griegos y romanos.

La principal proporción usada por los egipcios, griegos y romanos era la llamada “proporción divina”, el famoso “número de oro” o “sección dorada” (1:1,618). En su desarrollo, los dos números más empleados fueron la Década, cuya raiz es el Tetraktys (suma de los cuatro primeros números, igual a 10) y la Péntada, el número nupcial, expresión del amor y de la estructura biológica, formado por la suma del primer número par (2) llamado “matriz” y el primer número impar (3) llamado “varón”. La péntada representa la armonía, la belleza y el cuerpo humano.

La proporción basada directamente en cantidades no fue la única opción usada por los constructores medievales. Con frecuencia se usaron relaciones gemátricas en las que el número era definido por el valor dado a las letras que componían una palabra clave cuyo contenido se quería potenciar en el templo.

Además de la razón áurea y de otros módulos como el 1:2 visigótico, en el románico se usaron otros, especialmente los relacionados con cuadrados y triángulos rectos de lados iguales 1:√raíz cuadrada de 2 basada en el teorema de Pitágoras para un triángulo rectángulo de lado unitario cuya hipotenusa a la vez sería la diagonal de un cuadrado formado por dos de estos triángulos unidos por la hipotenusa, y otros, otros módulos en todo caso definidos con la “cuerda de doce nudos” que todo responsable de obras manejaba, junto con la vara de mediciones, en especial para plantear las mismas.

Noviembre 2010

 


CENTRO DE ESTUDIOS CÍRCULO ROMÁNICO
Presentación
Manifiesto Románico
Memoria de Actividades (Curso 2013- 2014)
Conferencias
Fueron Portada
Foro Antiguo
Panel de Conferenciantes y Ponentes de Seminarios
Notas de Prensa y Convocatorias Recibidas
Rincón del Usuario
ROMÁNICO PARA NIÑOS
ORGANIZACIÓN
Quiénes Somos
ENCUESTA DE CALIDAD
Colabora con Nosotros
VIAJES ROMANICOS - TRAVELS
Los viajes del Círculo Románico
Rutas recomendadas
Senderos del Románico
Información Auxiliar
Suscríbete al Boletín de Círculo Románico




      LIBRO DE VISITAS       RECONOCIMIENTOS       ENTIDADES AMIGAS       MAPA DEL SITIO
© CÍRCULO ROMÁNICO