Usuario     Contraseña  
 
Buscador  Ayuda del Buscador
NECESITA SABER - NEEDS TO KNOW
Arte Románico - Romanes Romanik Romanesque
Mundo Románico
Estética románica
Simbolismo e Iconografía
Sincretismos e Influencias
Filosofía y Teología
Investigación
REPORTAJES
PARA SABER MÁS - TO LEARN MORE
Firmas Destacadas
Hemeroteca
Enlaces - Links
BANCO DE FOTOS - PHOTOS BANK
Lugares Románicos (Places Sites)
Fuentes del Arte Románico
Museos
Exposiciones Temporales
Miniaturas (Sólo Usuarios Registrados)






Contadores
Visitas totales: 2721179
Visitantes en línea: 5
Reducir tipografía Aumentar tipografía Versión imprimir
Fueron Portada Repositorio de "En este mes comentamos" Julio 2011 Irlandeses en el románico peninsular, ¿otro Códice Da Vinci?

Julio 2011 Irlandeses en el románico peninsular, ¿otro Códice Da Vinci?
Repositorio de "En este mes comentamos". Julio 2011 Irlandeses en el románico peninsular, ¿otro Códice Da Vinci?

 Irlandeses en el románico peninsular, ¿otro Códice Da Vinci?

La reciente publicación de un artículo evidenciando la incorporación a la iconografía de Echano de estructuras musicales irlandesas y escocesas, la también reciente certificación de la primera inscripción escrita en irlandés antiguo, ubicada en la iglesia de San Miguel de Biota, la coincidencia iconográfica entre la iglesia de San Pedro de Ratisbona (Regensburg) y diversas iglesias burgalesas, la identificación de Dagda sincretizado en el Buen Dios en el ábside de la iglesia de Fuente Urbel, sincretización que coincide con lo ordenado por el Papa Gregorio I en la carta dirigida a sus evangelizadores en Gran Bretaña, la aparición de iconografías coincidentes con las fiestas del Lugnasad y de Shamain en iglesias españolas, la coincidencia iconográfica entre el Taller de Hereford y el de San Zoilo de Carrión, la aparición excepcional de” beaken heads” en iglesias asturianas, la posibilidad de seguir literalmente escritos de Juan Scoto Eriúgena en la lectura de programas iconográficos de iglesias aragonesas, y tantas otras señales evidencian lo obvio, evidencian que no podía ser realidad la peregrinación de monjes irlandeses del siglo XII a toda Europa, salvo a la Península Ibérica, precisamente a la península en que se consolidaba la liturgia de Roma y la lucha contra el imperio de la muerte, contra el imperio del mal en terminología empleada en el siglo XI en las iglesias románicas.


Hoy las evidencias reales se acumulan cada día en tal magnitud que, el silencio documental en la diplomacia peninsular y el silencio por omisión de los estudiosos oficiales queda en evidencia.

Y curiosamente, podemos comprender ese silencio en un territorio férreamente controlado por quienes han mantenido el monopolio teológico a lo largo de nuestra reciente historia, pero, ¿cómo podemos entender que tal silencio ocurra también en la católica Irlanda?

Pues ocurre; no está, ni ha estado a nuestro alcance, por ahora, documento alguno que confirme desde Irlanda la llegada de alguna misión a nuestra península. ¿Por qué?

Obviamente, no podemos culpabilizar, ni siquiera insinuar, pero sí podemos analizar la historia.

En el siglo XII la iglesia irlandesa estaba en manos de unos obispos sin rector eclesiástico; en cada pequeño “reino” el poderoso tenía su obispo y entre ellos se producían situaciones de disputa y quizás de conducta eclesiástica impropia, aunque luego se negase en un concilio local.

Quizás esta situación provocase las primeras “peregrinatios”, pero hubo más. En el entorno de 1140 en Irlanda San Malaquías se estaba haciendo famoso por sus profecías y su conducta ejemplar, profecías que no encontraban oposición entre los facultativos y miles de estudiantes que acudían a las universidades de Bangor, Clonmacnoise, Glendalough y Conflert. San Malaquías no aprobaba el estado de la iglesia, y de los reinos, y acudió al Papa entre otras cosas para solicitar su autorización para que los ingleses invadieran Irlanda, en claro sometimiento del poder civil al religioso propio de la época. En su viaje, San Malaquías recaló en Citaux haciéndose gran amigo de San Bernardo, claro, amistad que le sirvió para ser acogido y morir en sus brazos en dicho monasterio cisterciense al regreso de Roma.
Inglaterra invadió Irlanda y con Inglaterra llegaron los cistercienses, estableciéndose por primera vez en Mellifont y actuando con eficacia y celeridad, creando diversas casas, y, especialmente, sustituyendo a las universidades, que dejaron de existir por la implantación de la práctica del “ora et labora”, labora en términos agrícolas básicamente, para labrarse la subsistencia.

Hasta tal punto fueron eficaces los cistercienses que si hoy reconocemos el predominio católico romano en Irlanda sobre la antigua iglesia irlandesa, que subsiste, es gracias a ellos.

Aquella eliminación de las universidades generó un alto excedente de monjes que, en alguna proporción abandonarían la vida eclesiástica, pero otros emigraron.

Años después se convino por la Iglesia Católica y por la Irlandesa que ésta se integrase en la organización inglesa, por entonces católica y luego protestante anglicana, lo que conllevó también la separación de la irlandesa.

Silencio natural por la destrucción de los monasterios irlandeses y la desaparición de sus universidades, y quizás algo más en consecuencia.

 


CENTRO DE ESTUDIOS CÍRCULO ROMÁNICO
Presentación
Manifiesto Románico
Memoria de Actividades (Curso 2013- 2014)
Conferencias
Fueron Portada
Foro Antiguo
Panel de Conferenciantes y Ponentes de Seminarios
Notas de Prensa y Convocatorias Recibidas
Rincón del Usuario
ROMÁNICO PARA NIÑOS
ORGANIZACIÓN
Quiénes Somos
ENCUESTA DE CALIDAD
Colabora con Nosotros
VIAJES ROMANICOS - TRAVELS
Los viajes del Círculo Románico
Rutas recomendadas
Senderos del Románico
Información Auxiliar
Suscríbete al Boletín de Círculo Románico




      LIBRO DE VISITAS       RECONOCIMIENTOS       ENTIDADES AMIGAS       MAPA DEL SITIO
© CÍRCULO ROMÁNICO