Usuario     Contraseña  
 
Buscador  Ayuda del Buscador
NECESITA SABER - NEEDS TO KNOW
Arte Románico - Romanes Romanik Romanesque
Mundo Románico
Estética románica
Simbolismo e Iconografía
Sincretismos e Influencias
Filosofía y Teología
Investigación
REPORTAJES
PARA SABER MÁS - TO LEARN MORE
Firmas Destacadas
Hemeroteca
Enlaces - Links
BANCO DE FOTOS - PHOTOS BANK
Lugares Románicos (Places Sites)
Fuentes del Arte Románico
Museos
Exposiciones Temporales
Miniaturas (Sólo Usuarios Registrados)






Contadores
Visitas totales: 2721682
Visitantes en línea: 3
Reducir tipografía Aumentar tipografía Versión imprimir
Fueron Portada Repositorio de "En este mes comentamos" Julio 2014. Las Artes textiles en el Románico

Julio 2014. Las Artes textiles en el Románico
Repositorio de "En este mes comentamos". Julio 2014. Las Artes textiles en el Románico

Las artes textiles en el románico

El uso de elementos textiles se conoce desde el Paleolítico, en el que se han documentado la presencia de agujas de hueso que servían para coser las pieles. Se conoce el uso de telares desde la Edad de Piedra. Pocos ejemplos textiles han llegado hasta nosotros de la Edad Media, debido a la fragilidad de la materia prima y a que eran piezas de uso cotidiano. Era una actividad común entre las mujeres sin hacer distinción de su condición social: damas, criadas o monjas; o de sus creencias: cristianas, musulmanas y judías. En la iconografía bizantina es normal ver a la Virgen tejiendo en el momento de la Anunciación, hilo rojo púrpura que sólo podían hilar las vírgenes (Protoevangelio de Santiago). Las damas de alto rango y las monjas eran las encargadas de bordar, ya que estas piezas eran símbolo de lujo y refinamiento. Además de la costura propia de la casa, debían realizar paños para los templos o arreglar ropa para los más desfavorecidos. La proliferación del uso de tejidos y tapices hará que surja la profesión de tejedor, un grupo eminentemente masculino que se dedicará a realizar tejidos y tapices y que serán muy reconocidos en la sociedad bajo medieval.


Repositorio de "En este mes comentamos". Julio 2014. Las Artes textiles en el Románico

Sabemos que los tapices se emplearon para preservar el calor de las estancias y también para dividir las salas, creando diferentes ambientes. También los encontraremos en la sala principal y en la alcoba de palacios y casas nobles. En cuanto a la indumentaria, diremos que dentro de la sociedad medieval a cada estamento social le estaba permitida una manera de vestir, un tipo de tela o emplear un color. La ropa diferenciará a un laico de un eclesiástico, a un noble de un pobre, a un campesino de un soldado.

Hoy día no podemos contar con excesivos ejemplos de textiles domésticos o populares, ya que sus bordados tienen una decoración más sencilla y los materiales usados son de menos calidad, se usan como adornos personales, de la casa o bien en rituales. Son más abundantes los textiles eruditos, en los cuales según su bordado y atendiendo a la calidad del hilo empleado, el tejido, la decoración, la técnica usada y el sitio dónde se destina, podremos diferenciarlos entre los temas religiosos y los civiles: pendones, gualdrapas, enseñas y paños funerarios. Será de estas piezas de las que nos ocupemos en esta sección, dejando para más adelante todo lo referente a la indumentaria.
 


Repositorio de "En este mes comentamos". Julio 2014. Las Artes textiles en el Románico

Antes de empezar a bordar hemos de tener un paño, este tejido se realizaba de lino o lana. El fuerte ligamento del lino constituía la base de la pieza, mientras que la lana, debido a su hilatura irregular y fina favorecía la introducción de algunos tipos de bordados como el acu pictae. Los hilos para los bordados eran primordialmente de lana, pero se fueron combinando con el uso la seda y los metálicos, sobretodo de oro o plata. Estas materias primas requieren un trabajo y un cuidado anterior; respecto a la lana, tendremos que criar a las ovejas, y ocuparnos del esquileo, el cardado y el bataneado; con la seda estará el cuidado de los gusanos de seda y todo lo que conlleva. Los orfebres eran los que se encargaban de los hilos metálicos. Una vez realizado el hilado, entran en escena los tintoreros, cuyo trabajo se basaba en saber las medidas de las mezclas, los productos colorantes que hay que emplear, los mordientes para que el tinte sea óptimo; todo esto conlleva tener nociones sobre el cultivo de las plantas tintóreas, la búsqueda de productos químicos nuevos que dieran diferentes gamas cromáticas, como sucedió con la escarlata, o tener conocimientos de biología animal, por ejemplo la púrpura obtenida por la segregación de varios caracoles marinos. Los colores utilizados solían ser de matices fuertes debido a la saturación de tintes que hacía que cada hebra tuviera una tonalidad, buscando el realce de los contornos.


Repositorio de "En este mes comentamos". Julio 2014. Las Artes textiles en el Románico

Otro factor a tener en cuenta es el diseño. Hay dos formas diferentes de distribuir las imágenes en un paño: formando composiciones simétricas con una escena central enmarcada en un círculo y colocando los motivos a su alrededor, esta tipología tiene una destacada carga simbólica religiosa y de clara influencia oriental; o con la decoración colocada en líneas horizontales, a modo de viñeta o friso, en la que destaca la linealidad, precisa para poder narrar los hechos históricos. Muchos tapices se representan como auténticas pinturas o mosaicos, estando todo el tejido cubierto de bordados sin dejar ni un espacio libre. Sin embargo vemos otros en el que predominan las escenas frente a los fondos neutros, tal y como sucede en las miniaturas.

Pero qué tipo de punto fue el más habitual en este periodo, recordemos que el bordado, es la parte fundamental de estas piezas medievales y que según lo que se quiera representar se pueden usar diferentes tipos de punto. Se le denominó punto románico o de figuras, ya que lo normal era que se resaltara el contorno de las figuras representadas con hilos de distinto color o puntadas de diferente tipología. Dentro de la modalidad de bordados mencionaremos los más empleados:


Repositorio de "En este mes comentamos". Julio 2014. Las Artes textiles en el Románico

Opus Anglicanum- su época de esplendor es durante el siglo V en el periodo anglosajón, pero se utilizó posteriormente. En esta técnica se usan hilos de oro o plata y piedras preciosas incluidas con varios tipos de costura, está muy ligada a las cortes inglesa y francesa. La inclusión de metales, piedras, perlas o esmaltes hizo que la intervención de orfebres en la labor fuera cada vez más frecuente.

Punto de Cadeneta- es un punto flexible, de movimiento curvo, gracias a su estructura bucleada, permite el engranaje de una puntada en otra y seguir las formas redondeadas de la composición, suele remarcar los contornos de las formas, separando colores, perfilando como en la pintura cada parte del elemento representado. Se desconoce cuál es su origen, ya que se han encontrado paralelamente tejidos con este punto en Rusia y Arabia.

Punto de Cordoncillo- hay diferentes formas de hacer este tipo de punto, dependiendo de la superficie a cubrir. Este punto es de creación occidental y se diferencia de los orientales en que era cruzado y a dos caras, es decir, que no se cose sobre la tela. El cordoncillo se llevaba a cabo por medio de puntadas lanzadas y enlazadas unas en otras sucesivamente de forma que va unido el final de una con el principio de la siguiente, nos recuerda a la manera de dar pinceladas en un lienzo.

Bordado Acu Pictae- empleado para cubrir grandes superficies con rapidez, ahorraba material e imitaba a la pintura lo máximo posible, ya que sus puntadas se daban sobre el haz del tejido soporte y la hebra se fijaba en la menor cantidad de hilos posible.

Punto de Hungría- empleado para realizar las figuras, cubre superficies grandes por medio de líneas verticales.

Punto de tallo o realce- aquel que resalta los contornos de las figuras debido a llevar un relleno de estopa de cera.

Vanessa Montesinos Muñoz


Repositorio de "En este mes comentamos". Julio 2014. Las Artes textiles en el Románico

BIBLIOGRAFÍA:

• FERNÁNDEZ GONZÁLEZ, Etelvina: El artesano medieval y la iconografía en los siglos del románico: La actividad textil. “Medievalismo” Nº 6. Madrid, 1996. Pp. 63-119.
• GONZÁLEZ MENA, Mª Ángeles: Dos tapices bordados medievales: El de la Creación en Gerona y el de Bayeux. “Revista de Girona” Nº: 92. Universidad de Girona. Girona, 1980. Pp. 159-172.
• RODRÍGUEZ PEINADO, Laura: El arte textil en la Antigüedad y la Alta Edad Media. “Actas del Curso de textil e indumentaria”. Universidad Complutense. GEIIC. Madrid, 2003.

 


CENTRO DE ESTUDIOS CÍRCULO ROMÁNICO
Presentación
Manifiesto Románico
Memoria de Actividades (Curso 2013- 2014)
Conferencias
Fueron Portada
Foro Antiguo
Panel de Conferenciantes y Ponentes de Seminarios
Notas de Prensa y Convocatorias Recibidas
Rincón del Usuario
ROMÁNICO PARA NIÑOS
ORGANIZACIÓN
Quiénes Somos
ENCUESTA DE CALIDAD
Colabora con Nosotros
VIAJES ROMANICOS - TRAVELS
Los viajes del Círculo Románico
Rutas recomendadas
Senderos del Románico
Información Auxiliar
Suscríbete al Boletín de Círculo Románico




      LIBRO DE VISITAS       RECONOCIMIENTOS       ENTIDADES AMIGAS       MAPA DEL SITIO
© CÍRCULO ROMÁNICO