Usuario     Contraseña  
 
Buscador  Ayuda del Buscador
NECESITA SABER - NEEDS TO KNOW
Arte Románico - Romanes Romanik Romanesque
Mundo Románico
Estética románica
Simbolismo e Iconografía
Sincretismos e Influencias
Filosofía y Teología
Investigación
REPORTAJES
PARA SABER MÁS - TO LEARN MORE
Firmas Destacadas
Hemeroteca
Enlaces - Links
BANCO DE FOTOS - PHOTOS BANK
Lugares Románicos (Places Sites)
Fuentes del Arte Románico
Museos
Exposiciones Temporales
Miniaturas (Sólo Usuarios Registrados)






Contadores
Visitas totales: 2719219
Visitantes en línea: 6
Reducir tipografía Aumentar tipografía Versión imprimir
Mundo Románico EL CAMINO DE SANTIAGO La Catedral de Santiago La Catedral románica La Catedral Románica. Fases constructivas

La Catedral Románica. Fases constructivas

Diversas fases constructivas de la Catedral románica de Santiago de Compostela.
Fig2. Fases Constructivas

IV. La catedral románica. Fases constructivas

La masiva afluencia de peregrinos procedentes de toda la cristiandad occidental, hacia necesaria e inminente la construcción de un nuevo edificio. En este sentido, entre 1075 y 1078 se pone la primera piedra de lo que fue la construcción más ambiciosa de la España cristiana: la catedral románica de Santiago de Compostela, ejemplo paradigmático de la tipología de iglesias denominadas de “peregrinación”. La catedral de Santiago es el resultado de un largo proceso que creemos oportuno organizar en diversas etapas constructivas.

Primera etapa: 1075-1088. La construcción de la cabecera bajo el mandato de Diego Peláez.

Durante el reinado de Alfonso VI, el obispo Diego Peláez dio comienzo a las obras de una nueva catedral, hacia 1075. Este hecho está testimoniado por la presencia, en el muro derecho de la capilla del Salvador, de una inscripción mutilada que celebra la colocación de los cimientos de la iglesia en el año 1075, treinta años antes de la consagración del altar en 1105: ANNO ( MILENO?) (SE)PTVAGENO QUI(N)TO (FUN)DATA JACOBI. Según el Calixtino, fueron don Segeredo, tesorero y prior de la canóniga, y el abad Gundesindo, quienes se ocuparon desde el inicio de la administración de la obra de Santiago.
A esta fase constructiva, comprendida entre 1075 y 1088, corresponde tan sólo la construcción de las tres capillas centrales de la girola (capilla del Salvador, capilla de San Juan y Capilla de San Pedro) y sus muros inmediatos. Al momento fundacional de 1075 también aluden los dos capiteles conmemorativos situados a la entrada de dicha capilla, con las efigies de los promotores de la obra: Alfonso VI y el obispo Diego Peláez. Los promotores aparecen acompañados de ángeles, así como de inscripciones que recuerdan su labor en el templo compostelano: REINANTE PRÍNCIPE ADEFONSO CONSTRVCTUM OPUS (reinando el príncipe Alfonso se hizo esta obra); TEMPORE PRESULIS DIDACI INCEPTVUM HOC OPUC FVUT (En tiempo del prelado Diego se comenzó esta obra). La presencia de un ángel a cada lado de los comitentes.


La Catedral Románica de Santiago de Compostela: Capitel Capilla de 'El Salvador'
Fig3. Capilla de 'EL Salvador'

La Catedral Románica de Santiago de Compostela: Cabecera
Fig4. Cabecera

Según el Códice Calixtino, los maestros encargados de las obras de la catedral compostelana fueron Bernando el Viejo y Roberto (Dominus Bernardus senex mirabilis et Robertus). Se ha sugerido el origen galo de ambos escultores. En relación a ello, Joaquín Yarza afirma que eran franceses por nacionalidad y, si no lo eran así, lo serían por formación. Porque, en definitiva, la catedral compostelana es una obra maestra de la arquitectura francesa. Según Victoriano Nodar, en la cabecera se optó por un cuidado programa iconográfico que se articula a través de la serie de capiteles figurados que componen la decoración de las tres capillas. En la capilla del Salvador encontramos un ambicioso programa en el que Diego Peláez, el comitente, adherido a los principios de la reforma gregoriana, recurre a imágenes conmemorativas y mitológicas para expresar un mensaje mitopopeýco propio de un verdadero magnate de la época. En él se advierte al monarca sobre los peligros de la soberbia a través de una serie de capiteles en los que se alude a la historia de Alejandro: la ascensión de Alejandro a los cielos y la seducción de los soldados del ejército de Alejandro por parte de las sirenas. En las capillas laterales, lugar de circulación de los monjes de Antealtares, se recurren a toda una serie de escenas que actúan como crítica a los vicios: (Castigo de la Lujuria, la fábula de la zorra y el ave, el Sonador del Cuerno y escenas propias del bestiario).


Segunda etapa: 1094-1101. La intervención del Maestro Esteban.

La deposición del obispo don Diego Peláez en 1088 origina un paro de las obras que durará hasta 1094, fecha en que se reanuda el proyecto bajo la atenta mirada del obispo cluniacense Dalmacio. Éste, no vio problema alguno en seguir el viejo programa figurativo diseñado por Peláez. Recordemos que el cese de la sede compostelana obligó a Peláez a refugiarse en tierras navarro-aragonesas, donde fue acogido por el rey Pedro I (1094-1104), siendo reconocido el título de episcopus sancti Iacobi. Sin embargo, nunca dejó de estar presente en la catedral, ya que dos personas nombradas por él y de su absoluta confianza, Segeredo y Gundesindo, continuaron la administración de la catedral. Este hecho desmiente la reiterada teoría de que Gelmírez, obispo de Compostela a partir del 1100, se hubiese ocupado de la obra de la Catedral antes de su elección como prelado. Diego Gelmírez fue administrador del señorío de Santiago desde 1093-194, pero no de la obra de la Catedral.
          A esta segunda fase constructiva, situada entre 1094 y 1101, corresponde la decoración de los tramos rectos de la girola (capillas de Santa Fe y San Andrés) y triforio absidial, y parte del crucero (capillas de San Nicolás, Santa Cruz, San Martín y San Juan Bautista). Fue efectuada por un taller navarro-aragonés, posiblemente dirigido por el maestro Esteban, al frente de las obras. Su intervención supuso una innovación estilística con respecto a las obras realizadas bajo Diego Peláez, ya que introdujo en la cabecera el modelo de la capilla de planta poligonal, cuyo parangón se encuentra en la capilla mayor de la catedral románica de Pamplona ( recordemos que en 1101 Esteban está trabajando en la catedral de Pamplona).

La Catedral románica. La Catedral Románica. Fases constructivas

En los capiteles de la girola y el triforio absidial es donde se constata más claramente el cambio estilístico: junto a los capiteles de tipo corintio, de hojas picudas y lisas, aparecen ya capiteles corintios de palmetas, de red sobrepuesta y tallos entrelazados al modo de Jaca. Debemos prestar especial atención a la capilla de Santa Fe, donde hallamos el testimonio más temprano de recepción del ciclo hagiográfico de los santos de Agen (Santa Fe, San Caprasio y sus dos hermanos, Primo y Feliciano), fuera de Francia. Uno de los capiteles está presidido por la imagen de Santa Fe, rodeada por personajes que debemos identificar con San Caprasio, Primo y Feliciano, martirizados por Daciano. En el otro, se representa el instante en que Santa Fe es conducida hacia el verdugo que la debe decapitar. Finalmente, existe un tercer capitel descontextualizado y situado en el brazo sur del transepto.

La Catedral románica. La Catedral Románica. Fases constructivas

La escena está presidida por un personaje central ricamente ataviado, acompañado por otros cuatro sumergidos en ondas marinas. La escena hace alusión a la historia de Caprasio. El día del martirio de Santa Fe, el eremita experimenta una visión en la que ésta se le aparece coronada como una beata mártir. Es entonces cuando Caprasio da un golpe con su derecha en la roca en la que se había refugiado y hace surgir una fuente de agua milagrosa. A continuación, el santo se presenta de forma prodigiosa en el patíbulo de Santa Fe ante Daciano y declara su fe, induciendo también a sus hermanos a sufrir el martirio de la decapitación. En el transepto hallamos toda una serie de capiteles en los que se representan escenas propias del bestiario (aves enfrentadas, leones, serpientes) y motivos vegetales. Destaca también la presencia de una escena historiada: un personaje es colgado por el cuello por un demonio, mientras otros dos contemplan la escena.

 

Tercera etapa: 1101-1122. El obispo Diego Gelmírez y las dos portadas del crucero: Francigena y Platerías.

Con Diego Gelmírez termina el proceso constructivo hasta la fecha de consagración. Su intervención dejará una valiosa impronta en la Catedral y su entorno, que analizaremos al referirnos a las portadas Francígena y de Platerías.

INFORMACIÓN RELACIONADA:
- La Catedral de Santiago de Compostela
- Características arquitectónicas
CENTRO DE ESTUDIOS CÍRCULO ROMÁNICO
Presentación
Manifiesto Románico
Memoria de Actividades (Curso 2013- 2014)
Conferencias
Fueron Portada
Foro Antiguo
Panel de Conferenciantes y Ponentes de Seminarios
Notas de Prensa y Convocatorias Recibidas
Rincón del Usuario
ROMÁNICO PARA NIÑOS
ORGANIZACIÓN
Quiénes Somos
ENCUESTA DE CALIDAD
Colabora con Nosotros
VIAJES ROMANICOS - TRAVELS
Los viajes del Círculo Románico
Rutas recomendadas
Senderos del Románico
Información Auxiliar
Suscríbete al Boletín de Círculo Románico




      LIBRO DE VISITAS       RECONOCIMIENTOS       ENTIDADES AMIGAS       MAPA DEL SITIO
© CÍRCULO ROMÁNICO