Usuario     Contraseña  
 
Buscador  Ayuda del Buscador
NECESITA SABER - NEEDS TO KNOW
Arte Románico - Romanes Romanik Romanesque
Mundo Románico
Estética románica
Simbolismo e Iconografía
Sincretismos e Influencias
Filosofía y Teología
Investigación
REPORTAJES
PARA SABER MÁS - TO LEARN MORE
Firmas Destacadas
Hemeroteca
Enlaces - Links
BANCO DE FOTOS - PHOTOS BANK
Lugares Románicos (Places Sites)
Fuentes del Arte Románico
Museos
Exposiciones Temporales
Miniaturas (Sólo Usuarios Registrados)






Contadores
Visitas totales: 2720099
Visitantes en línea: 7
Reducir tipografía Aumentar tipografía Versión imprimir
Mundo Románico EL CAMINO DE SANTIAGO La Catedral de Santiago La Catedral románica Mateo y el Pórtico de la Gloria.

Mateo y el Pórtico de la Gloria.
1168-1211

El Maestro Mateo y el Pórtico de la Gloria: 1168-1211.

El 23 de febrero del año 1168, el rey Fernando II de León concede al Maestro Mateo una pensión de 100 maravedís anuales. Se trata, sin lugar a dudas, de la fecha post quem que marca el inicio de la obra del Pórtico de la Gloria. Inicialmente, la tarea encargada a Mateo sería la de salvar el fuerte desnivel entre el piso de la iglesia y la actual plaza del Obradoiro, mediante la construcción de una cripta. Consciente del valor de la obra que realizaba, firmaba en 1188 los dinteles del Pórtico de la Gloria y muy probablemente se autorretrató arrodillado de cara al altar del apóstol:

ANO AB INCARNATIONE DNI MCLXXXVIII
ERA ICCXXVI DIE KL. APRILIS SUPER
LIMINARIA PRINCIPALIUM PORTALIUM ECCLESIE
BEATI JACOBI SUNT COLLACATA PER MAGISTRUM
MATHEUM QUI A FUNDAMENTIS IPSORUM
PORTALIUM GESSIT MAGISTERIUM

En el año de la Encarnación del Señor de 1188,
de la era 1126, en el día de las calendas de abril,
los dinteles de los pórticos principales de la iglesia de Santiago
fueron colocados por el maestro Mateo, que ejecutó
las obras desde los fundamentos de estos mismos portales

La inscripción confirma que Mateo llevó la dirección de la obra desde los cimientos, certificando su plena intervención en la cripta. Seguramente añadió algún tramo más a los pies de la iglesia, como puede deducirse de los capiteles de las columnas de las partes occidentales de la gran iglesia, así como de la comparación entre las medidas actuales y las dadas en el Codex Calixtino. Sin embargo, en el Pórtico de la Gloria la arquitectura queda subordinada por la escultura. Por encima de un fundamento adaptado al terreno y parecido a una cripta, se eleva un monumental nártex, donde se encuentra el Pórtico con las tres aberturas. La central es la única que está provista con un tímpano, presidido por la figura del Cristo juez de la Segunda Parusía mostrando las huellas de la Pasión, rodeado por los cuatro evangelistas y ángeles portadores de los signos de la misma (la cruz y la corona de espinas; la lanza y los cuatro clavos; la columna en que fue flagelado; la jarra con la que se lavó Poncio Pilatos; una caña con una esponja; la vara y un pergamino en el que unos ven la sentencia de la crucifixión y otros la inscripción con el INRI de la cruz). Sobre las cabezas de estos ángeles, dos nutridos grupos de almas de los bienaventurados, 40 en total, representando a la turba celeste que nadie podía contar, en cita del Evangelio. En la arquivolta superior, aparecen los 24 ancianos del Apocalipsis, coronados, portando cada uno un instrumento 14 cítaras, 4 salterios y dos arpas. Las portadas laterales, carentes de tímpano, desarrollan su programa plástico a través de arquivoltas decoradas. En la primera arquivolta de la puerta izquierda (el limbo) , la promesa mesiánica se representa con la figura del Dios creador, que bendice al peregrino y sostiene el libro de la Verdad Eterna; a su derecha Adán, Abraham, Jacob y Noé. A su izquierda Eva, Moisés, Aarón, David rey y Salomón. En la segunda arquivolta, se representan las tribus de Israel. En la jamba de la derecha vemos a los profetas Oseas y Joel, y en la de la izquierda a Amós y Abdías, en los cuatro casos con una identificación dudosa. Sigue, a la izquierda, una figura con un bastón que puede ser el santo Job, y las figuras de Judith y la reina Esther. Debajo de la estatua del profeta Joel hay una columna con palomas picando en las uvas, dos centauros, cuatro guerreros y dos leones.


La Catedral románica. Mateo y el Pórtico de la Gloria.

Por otro lado, en el arco de la puerta derecha se representa el Juicio Final. La composición de las arquivoltas con figuras que se esconden bajo el baquetón, nos remite al portal sur de Santa María de Uncastillo, así como a las portadas de Santa María de Oloron y Sant Pierre de Sevignac, donde se utilizó el mismo recurso compositivo.

El parteluz, que entra la composición del Pórtico, une las imágenes de Cristo y el Apóstol Santiago. Éste último, patrón de la basílica, se representa con el bastón de peregrino y portando un pergamino en el que podemos leer Misit Me Dominus (me envió el Señor). Sobre su cabeza un capitel representa las Tentaciones de Cristo, mientras que bajo sus pies se esculpió un capitel con la Trinidad e inmediatamente después, en la columna, el Árbol de Jessé, árbol genealógico de Jesucristo. En el interior de la basa, se representa a una figura arrodillada y mirando hacia el interior, identificada con Mateo. 
 


La Catedral románica. Mateo y el Pórtico de la Gloria.

La serie estatuas-columna con la representación de profetas y apóstoles es uno de los elementos más espectaculares del Pórtico. A la derecha de la imagen de Santiago que preside el parteluz, hallamos de izquierda a derecha la figura de San Pedro, vestido de Pontificial y con las llaves del cielo en la mano; San Pablo, con un libro abierto y descalzo; Santiago el Menor, con el báculo y San Juan, sobre una águila. A la izquierda del parteluz, Moisés sostiene las tablas de la ley, y junto a él, la representación de Isaías, Daniel y Jeremías. En las jambas de la puerta izquierda se optó por la representación de Abdías, Amós, Oseas y Joel, mientras que el ciclo del Antiguo Testamento se completa en la puerta derecha con las figuras de San Andrés, San Mateo, el Apóstol Tomás y San Bartolomé. Sobre dichas estatuas columnas, una serie de completan el programa escultórico de la portada. Predominan los motivos vegetales y del bestiario, en los que predominan las sirenas-pájaro tan frecuentes en el taller de Mateo.

En cuanto al programa iconográfico se refiere, es obvio que en el Pórtico de la Gloria nada está colocado al azar. En este sentido, se ha tendido a ver en él una representación de la gloria basada en la visión apocalíptica de san Juan. Las discrepancias surgen al interpretar los arcos laterales, que se relacionan con el limbo y el infierno. Otros vieron en el conjunto la representación del Juicio Final, opinión que siguieron Street y Gaillard, evocado por la visión del Apocalipsis. El canónigo e historiador López Ferreiro, ya en los últimos años del siglo XIX, pretendió darle a la obra un sentido unitario. Creyó que era una representación de las tres iglesias: la sinagoga, en el arco izquierdo; la católica, en el tímpano central y mitad de las arquivoltas de la derecha; la otra mitad de éstas era la iglesia del diablo. Entre las diversas interpretaciones existentes, debemos hacer mención a la propuesta por Félix Carbó y Alonso en la reciente publicación El Pórtico de la Gloria, misterio y sentido. Según la hipótesis sumamente acertada del citado autor, en el Pórtico de la Gloria se representa el mundo del hombre: la historia de la humanidad salvada por la victoria de Aquél que ha vencido a la muerte. Cristo es un judío de la estirpe de David, nacido de María de Nazaret y es, al mismo tiempo, hijo de Dios Altísimo. Por tanto, es el Señor del tiempo (Cronocrator), Rey de Reyes, al cual todos los príncipes de la tierra le presentarán su acatamiento. En la composición del tímpano Cristo está en actitud de acogida, esperando al pueblo que se acerca a su corte. Las peticiones de los peregrinos están siendo registradas con la ayuda de cuatro cronistas (los evangelistas). Por otro lado, la peregrinación, que lleva al hombre a participar de la Gloria del Rey, arranca en las bases de las columnas. Este camino se vive siempre como tensión dramática entre el deseo infinito de felicidad y todas las dificultades y límites que obstaculizan alcanzar el propio destino. En las columnas se señalan cuatro caminos, las vías por las que el hombre va ascendiendo. Por encima de ellas se sitúan los heraldos del Rey (Profetas y Apóstoles). Destaca el apóstol Santiago, que fue el primero de los apóstoles en dar su vida por Cristo y, sobre todo, fue el elegido para anunciar su Reino en el occidente europeo, en el extremo confín de la tierra entonces conocida. En el tímpano se representa la audiencia que el gran Rey concede al pueblo. La composición refleja la Gloria de Cristo: cronistas, escuderos, nobles, reyes y ángeles ya ocupan sus puestos en la corte del Emperador. A izquierda y derecha, en los dos arcos laterales, se sitúan las antesalas, los lugares de espera y preparación para entrar en la Gloria del Rey (principalmente el Limbo de los justos de la Antigua Alianza y el Purgatorio de los santos de la Nueva).
Cabe mencionar que Mateo también llevó a cabo la construcción de un coro pétreo que se utilizó hasta que siendo arzobispo de Santiago Juan Sanclemente, se decide su derribo. El 20 de julio de 1599 el Cabildo acordó suprimir la puerta de la cabecera para colocar en su lugar la silla arzobispal y efectuar otras modificaciones para adecuar el coro a las disposiciones del concilio de Trento. Tales reformas condujeron, finalmente, a derribar el coro medieval a finales de 1603 y principios de 1604, sustituyéndolo por otro de madera. Castellá Ferrer, testigo de su destrucción, escribió: "se ha desecho el mas lindo Coro antiguo que avía en España".

Por último, el carácter protogótico (o tardorrománico) de la escultura de Mateo ha sido puesto de manifiesto en repetidas ocasiones. En efecto, la escultura del portal occidental está impregnada de un carácter gotizante, que se manifiesta a través del predominio del naturalismo idealizado en la talla de las figuras. El naturalismo como nota distintiva, se manifiesta a través del movimiento de las piernas, las posiciones de los pies respecto a los planos y en el tratamiento de los paños (adheridos a las formas del cuerpo). A todo ello cabe añadir la plena independencia de la escultura respecto al marco arquitectónico. Por otra parte, en esta busca de este naturalismo existe una marcada tendencia a la idealización, que determina la armonía en las proporciones. Encontramos rostros idealizados de expresión solemne, actitudes elegantes y un deseo de reflejar la actitud anímica de las figuras. Es este uno de los aspectos que singulariza al Pórtico de la Gloria, colocando su escultura como uno de los ejemplos más avanzados de su tiempo.
El carácter excepcional de la obra de Mateo ha provocado que su figura haya sido estudiada detenidamente. En este sentido, y en contraposición a una teoría individualista, debemos pensar que Mateo contó con ayudantes para la labor escultórica del Pórtico de Gloria. De hecho, del análisis de la escultura compostelana se desprende la intervención de distintas manos, siempre en el marco de la misma estética y el mismo proyecto escultórico. Es evidente una unidad de estilo con diferencias de calidad. Sin lugar a dudas, la escultura de Mateo ejerció una gran influencia en Galicia y en el resto de la Península. Su huella puede perseguirse en la puerta sur de la Catedral de Orense, en la Cámara Santa de Oviedo, Carrión, Palencia y Ávila. En efecto, Serafín Moralejo ya apuntó el nacimiento, en la obra compostelana, de dos tendencias estilísticas, reconociendo las relaciones de la primera con Carrión, Palencia y Ávila, mientras la segunda se extiende por tierras burgalesas alcanzando Navarra. Asimismo, el eclecticismo de Mateo ha sido señalado al relacionar el Pórtico con la portada de Vezelay, así como Sant Denís y algunos conjuntos de la Santoigne.


INFORMACIÓN RELACIONADA:
- Las Portadas de la época Gelmírez
CENTRO DE ESTUDIOS CÍRCULO ROMÁNICO
Presentación
Manifiesto Románico
Memoria de Actividades (Curso 2013- 2014)
Conferencias
Fueron Portada
Foro Antiguo
Panel de Conferenciantes y Ponentes de Seminarios
Notas de Prensa y Convocatorias Recibidas
Rincón del Usuario
ROMÁNICO PARA NIÑOS
ORGANIZACIÓN
Quiénes Somos
ENCUESTA DE CALIDAD
Colabora con Nosotros
VIAJES ROMANICOS - TRAVELS
Los viajes del Círculo Románico
Rutas recomendadas
Senderos del Románico
Información Auxiliar
Suscríbete al Boletín de Círculo Románico




      LIBRO DE VISITAS       RECONOCIMIENTOS       ENTIDADES AMIGAS       MAPA DEL SITIO
© CÍRCULO ROMÁNICO