Usuario     Contraseña  
 
Buscador  Ayuda del Buscador
NECESITA SABER - NEEDS TO KNOW
Arte Románico - Romanes Romanik Romanesque
Mundo Románico
Estética románica
Simbolismo e Iconografía
Sincretismos e Influencias
Filosofía y Teología
Investigación
REPORTAJES
PARA SABER MÁS - TO LEARN MORE
Firmas Destacadas
Hemeroteca
Enlaces - Links
BANCO DE FOTOS - PHOTOS BANK
Lugares Románicos (Places Sites)
Fuentes del Arte Románico
Museos
Exposiciones Temporales
Miniaturas (Sólo Usuarios Registrados)






Contadores
Visitas totales: 2722614
Visitantes en línea: 4
Reducir tipografía Aumentar tipografía Versión imprimir
Sincretismos e Influencias Copto Introducción ARTE CRISTIANO EGIPCIO. ARTE COPTO


ARTE CRISTIANO EGIPCIO. ARTE COPTO
Mas allá de los faraones


Introducción. ARTE CRISTIANO EGIPCIO. ARTE COPTO

La palabra “copto” es de origen árabe. Fue a mediados del s. VII, cuando en la invasión islámica fueron denominados con ese nombre los cristianos de Egipto, que eran la mayoría de los habitantes del valle del Nilo. Aceptado esa término de origen religioso por los mismo coptos, pasó a ser nombre oficial.


Egipto profundamente helenizado por los Tolomeos, empezó a recobrar sus características nacionales casi en la misma época en que se empezó a predicar el cristianismo. No es de extrañar, pues, que el cristianismo egipcio (copto) tenga un sabor autóctono y original.

 
El brillo de la sede metropolitana en Egipto no provenía únicamente de su tradición evangélica, remontándose a San Marcos. Alejandría, ya antes de predicarse el cristianismo, había sido centro de filosofía teológica –el judaísmo neoplatónico- del que tanto aprendieron los nuevos cristianos. Pero además, consta que el 212, en plena época de persecuciones, el metropolitano Pauteo fundó una escuela catequística, que fue en realidad la primera Universidad cristiana. Clemente de Alejandría y su discípulo Orígenes, establecieron la reputación de la iglesia egipcia como criadero de teólogos.

 
Los cristianos del Egipto llegaron a hacerse el terror de los Concilios; podían alambicar las sutiles cuestiones de la cristología como nadie en la Iglesia de su tiempo. El citado Clemente de Alejandría, mucho después de haber sido canonizado, fue depuesto de su santidad por Benedicto XIV (“porque más tarde hemos comprendido, que obran sospechas de que haya errores en los escritos de Clemente”) . En cuanto a Orígenes, su obra fue siempre considerada con recelo; causó infinidad de disputas su dudosa ortodoxia, hasta que se declaró herética en el V Concilio ecuménico de Constantinopla del año 553.

 
Pero lo que dió más importancia a la Iglesia copta fue el monacato. Es probable que algo de lo que encontramos en la vida monástica cristiana se encontrase ya en los ermitaños judíos de Palestina, llamados esenios, y como un primer eremita cristiano podría considerarse a Juan el Bautista viviendo en el desierto, vestido de pieles y comiendo miel y langostas. Pero fue en Egipto donde el monacato se organizó de una manera cristiana y se extendió en gran escala. El Egipto fue la escuela del monacato ortodoxo de la Iglesia en toda la cristiandad, los monjes sirios y armenios por ejemplo, empezaron como colonias de los monjes egipcios.

 
El monacato egipcio, que dio carácter a la Iglesia copta, es algo especial y único en la vida cristiana: una religión de fe violenta, combatida por enemigos interiores, espirituales, más que por persecuciones de fuera.


Introducción. ARTE CRISTIANO EGIPCIO. ARTE COPTO

Las telas coptas.


Almohada de la corte castellana, s. XIII, realizada en seda carmesí con técnica de tafetán. En su cara principal presenta decoraciones incrustadas tejidas en técnica de tapiz con hilos de oro, de gran pureza, y sedas de diferentes colores, que configuran un gran medallón central. El círculo, formado por una corona con inscripción árabe cursiva que parece repetir la frase "No hay más divinidad que Dios", enmarca dos figuras humanas, una mujer con instrumento de cuerda afrontada a otra figura danzante, en torno a un esquemático árbol de la vida. Los círculos con figuras en movimiento de danzarinas son propios del arte copto,


Las telas coptas, en ocasiones, son de gran belleza. Tejidas o bordadas. Esto último es lo más frecuente; los colores están superpuestos con puntadas de hilos teñidos.
Las telas coptas se han conservado en cantidad, porque Egipto, con su clima seco mantiene, sin destruirse los tejidos. No solo retazos sino prendas completas de vestir, han aparecido en enterramientos coptos cristianos.

 
Generalmente son túnicas anchas, como camisas con mangas cortas. Llevan orlas, cenefas, medallones bordados. La abundancia de esos adornos es tal, que sorprendía a los forasteros que viajaban por Egipto. También bestias, angelotes o decoraciones vegetales y hasta la mitad del s. V las telas estaban bordadas con representaciones de la fantasía medio pagana que irradiaba en el cristianismo egipcio, sátiros, ninfas con nimbo y corona que los exalta a una condición de personajes medio divinos.

 
La iglesia egipcia, que en Teología era meticulosa y exigente, tenía una libertad fantástica en lo que podríamos llamar mitología cristiana. No es de extrañar que acabara por separarse de ambas Iglesias, la de Roma y la de Constantinopla.


Después del Concilio de Caldeconia, el Egipto se atrincheró en su monofisismo y declaró herética a toda la demás cristiandad.


Introducción. ARTE CRISTIANO EGIPCIO. ARTE COPTO

Los iconos de la iglesia copta


Foto: Cristo y el abate Mena. Pintura sobre tabla

Había en Egipto tradición antiquísima de retratos funerarios, pues ya en tiempos de los faraones se pintaban en sus tumbas.


En los primeros años de la era cristiana el arte egipcio perfeccionó la técnica de los retratos funerarios introduciendo un principio claroscuro. Los retratos del Egipto precristiano son, sobre todo, imágenes de tremenda personalidad. Son hombre y mujeres que enseñan su alma con la expresión de la cara. Unos están pintados sobre madera, al encáustico con ceras de colores. Otros, sobre tela, son casi frescos; el lienzo ha recibido una preparación de estuco de cal, sobre el que se ha pintado el retrato con colores al temple. Todos nos miran con ojos de grandes pupilas fijas, como si las abrieran alucinados por una extraña fuerza interior, que ha estado contenida y que va a explotar de golpe. Son personajes extáticos, pero no por carencia de espiritualidad, sino por tenerla excesiva.
Podremos discutir el origen de ciertas formas en la arquitectura copta, pero en lo que toca a las telas y a los retratos, no hay duda: son egipcios. Lo sorprendente del arete copto, sobre todo en la pintura, no es un renacimiento del antiguo arte aristocrático del Egipto faraónico; parece, por el contrario, expresión de una raza autóctona, local, que había quedado sumergida y esperara el momento para resurgir.

 
El nuevo arte popular cristiano del Egipto triunfa en estos iconos. Es la vicória del espíritu copto, sobre el faraónico y aún el tolemaico helenístico. Tal es el furor con que los egipcios cristianos se lanzan a la nueva estética, que en Khom-el-Shugafa se encuentran frescos del tipo egipcio pintados sobre decoraciones helenísticas pompeyanas.


Introducción. ARTE CRISTIANO EGIPCIO. ARTE COPTO

Las miniaturas de manuscritos coptos

El arte copto no abandonó nunca su rústica expresión. Nacido del pueblo, permaneció fiel a su origen. Es simple, directo, fogoso y esquemático.

 
En los siglos IV y V se intentó introducir en Egipto algo de arte bizantino, pero los monjes en la iglesia copta condenaron como intrusas aquellas imágenes elegantes y civiles que tenían boga en las capitales de Oriente: Constantinopla o Antioquia. Las comunicaciones entre la sede de Alejandría y el resto el Imperio cristiano eran frecuentes y provechosas, en cambio el resto del país, especialmente el Alto Egipto, quedó como un gigantesco cenobio, donde no entraba información de fuera. Solo las cuestiones teológicas conmovían a los monjes, lo único que allí preocupaba era la naturaleza de las personas divinas, si tuvieron la misma esencia desde la eternidad, y si al encarnarse el Hijo tuvo una o dos naturalezas.


La primera cuestión dio origen a la disputa arriana que divorció el Egipto de la iglesia de Constantinopla y la segunda al monofisismo, que aisló Egipto de la iglesia de Roma, que no quiso aceptar la tesis de que Cristo había tenido sólo una naturaleza.

 
Las miniaturas de los manuscritos coptos reflejan esta severidad para la belleza intelectual e ingeniosa. Los libros coptos están decorados con bárbaras figuras cargadas de expresión. Nunca pintan fondos de paisaje. Crean tipos nuevos, como por ejemplo la Virgen dando el pecho al Niño, ya durante siglos los egipcios contemplaron la diosa amamantando al unigénito de Osiris en pinturas y esculturas. La Virgen copta no sólo muestra el seno cargado sino que lo estruja acercándolo a la boca de Jesús, es una Isis cristiana. También los egipcios aceptaron la cruz como un nuevo jeroglífico, debió empezar a hacerse popular en Egipto. Viéndola se recordaba todo el Evangelio. Era toda la Escritura. Hablaba a los coptos con una elocuencia que no llegamos a disfrutar nosotros. Los cristianos de Occidente no emplearon la cruz sino después de haber superado escrúpulos de toda clase.

 
La miniatura copta sobrevivió a la invasión árabe. La posición de la Iglesia copta en un Estado musulmán como el Egipto fatimida fue algo parecida a la de la Iglesia mozárabe en el califato de Córdoba.






Frescos en iglesias coptas

La Iglesia copta continuando en cierto modo autóctona, independiente del resto de la cristiandad, nunca elaboro un repertorio de imágenes enteramente ortodoxas. Fue introduciéndo un repertorio evangélico que debió propagarse por el África del Norte hasta Hispania.

 
Podemos enumera monumentos pintados como los que se descubrió en un arruinado convento copto de Bawit. Representaciones muy raras antes del s. VI aparecieron, como por ejemplo escenas del Antiguo Testamento y de la vida de David. También representaciones evangélicas como la Natividad, Matanza de los Inocentes, Bautismo de Jesús, Bodas de Caná, y las Glorificación del Señor entronizado entre ángeles.

 
También santos coptos como las figuraciones de San Pacomio, San Apolos, san Sisino, en amigable contubernio con Horus, del Egipto faraónico, y Orfeo.
También hay composiciones de los frescos de Des-es-Surian del s. XI, muy parecidas a las de los frescos románicos del Occidente, que prueban que la evolución de estilos fue idéntica para asuntos análogos. No hay que contar con influencias regresivas, esto es, que llegaran soluciones románicas para la pintura occidental. En todo caso, es más bien, penetración copta en el Occidente latino.

 
En esos frescos mencionados se encontró la Ascensión del Señor en una aureola almendrada mientras la Virgen y los apóstoles lo contemplan atónitos, y en otro ábside se encontró por primera vez la escena, tan frecuente en el arte bizantino, de la dormición de la Virgen.


Introducción. ARTE CRISTIANO EGIPCIO. ARTE COPTO

La escultura copta


Referente a la construcción de la mezquita en los años 88-91 de la Héjira, el profeta Salid dice: “Los coptos hicieron la fachada, los griegos han trabajado las paredes laterales y el muro posterior ; pero yo he oído a Said-ben-al-Musayyah que el trabajo de los coptos es el más perfecto” Es muy probable que ese elogio a los coptos se refiera a sus trabajos en decoración, ya que en ella hicieron maravillas los cristianos de Egipto.

 
Carecemos casi por completo de esculturas de bulto, pero abundan los frisos con figuras. Son figuras grotescas derivadas de la mitologia pagana, que los coptos nunca consiguieron olvidar. Leda y el Cisne, visión lujuriosa que sientes los coptos, Venus como señora del diablo, Nereida y Bacantes perseguidas por Pan, etc..

 
Pero la más importante creación del arte copto fue un estilo decorativo basado en el empleo de plantas del desierto, el acanto espinoso. Con ella hacen los decoradores coptos maravillas,

Hacia el siglo VI comienza a introducirse en Egipto el arte sirio. Las grandes comunidades sirias enviaban colonias a Egipto, madre y escuela del monasticismo. Allí aprendían y enseñaban; la decoración siria, también del tipo que llamamos de dibujo claro sobre fondo oscuro, tenía profanidad y amabilidad, de lo cual carecía el arte copto. Aparecen pámpanos con racimos que no llegan a sazonar en Egipto; entre los tallos corren panteras y ciervos de la Siria.

Directamente, o a través del arte islámico, el arte copto influyó en la decoración de tejidos, en las miniaturas y en la escultura monstruosa románica, además de en la pintura al fresco.

BIBLIOGRAFIA: SUMMA ARTIS (Historia General del Arte VII). Arte cristiano Primitivo. Jose Pijoán
www.egipto.com/arte_copto/


CENTRO DE ESTUDIOS CÍRCULO ROMÁNICO
Presentación
Manifiesto Románico
Memoria de Actividades (Curso 2013- 2014)
Conferencias
Fueron Portada
Foro Antiguo
Panel de Conferenciantes y Ponentes de Seminarios
Notas de Prensa y Convocatorias Recibidas
Rincón del Usuario
ROMÁNICO PARA NIÑOS
ORGANIZACIÓN
Quiénes Somos
ENCUESTA DE CALIDAD
Colabora con Nosotros
VIAJES ROMANICOS - TRAVELS
Los viajes del Círculo Románico
Rutas recomendadas
Senderos del Románico
Información Auxiliar
Suscríbete al Boletín de Círculo Románico




      LIBRO DE VISITAS       RECONOCIMIENTOS       ENTIDADES AMIGAS       MAPA DEL SITIO
© CÍRCULO ROMÁNICO