Usuario     Contraseña  
 
Buscador  Ayuda del Buscador
NECESITA SABER - NEEDS TO KNOW
Arte Románico - Romanes Romanik Romanesque
Mundo Románico
Estética románica
Simbolismo e Iconografía
Sincretismos e Influencias
Filosofía y Teología
Investigación
REPORTAJES
PARA SABER MÁS - TO LEARN MORE
Firmas Destacadas
Hemeroteca
Enlaces - Links
BANCO DE FOTOS - PHOTOS BANK
Lugares Románicos (Places Sites)
Fuentes del Arte Románico
Museos
Exposiciones Temporales
Miniaturas (Sólo Usuarios Registrados)






Contadores
Visitas totales: 2724814
Visitantes en línea: 7
Reducir tipografía Aumentar tipografía Versión imprimir
Sincretismos e Influencias Romano

CULTURA ROMANA
El románico de Constantino

cultura_romana_circuloromanico
acueducto de Segovia

ARTE ROMANO ANTIGUO- y sus influencias en el románico.




El arte del Imperio Romano parece presentar dos características que hacen de él un caso único dentro del mundo antiguo,

• En primer lugar nació de una forma espontánea (s. I -II AC), producto de una gran transformación de la sociedad en pocos años y de la influencia recibida por la Grecia helenística, y en todo caso sin haber seguido internamente un proceso de maduración.

• En segundo lugar, en buena parte por razones de afirmación de la presencia imperial, este arte se extendió por un área inmensa, derivada de las grandes conquistas del Imperio, estableciéndose una gran homogeneidad que tendió a la fabricación industrializada o a las reproducciones en serie al incorporarse, además, una gran clientela a la demanda artística,

todo ello, a partir de la Segunda Guerra Púnica (200aC) y hasta la época de Augusto, permitió asentar las bases del llamado durante siglos, arte romano provincial.

Quizás debamos ver en estos hechos una primera concordancia con el arte románico, de nacimiento súbito y de esparcimiento uniforme.


cultura_romana_circuloromanico_2
El Salvador de Sepúlveda

cultura_romana_circuloromanico_3
Arco de Bará

cultura_romana_circuloromanico_4
Espinario

Con el urbanismo romano se crea un nuevo tipo de ciudad, con tendencias a la disposición regular y con un núcleo monumental en el centro. Es un urbanismo de edificios uniformes del que casi sólo destaca el Foro y que se distancia, en este caso, de las configuraciones medievales libres y sin planeamiento.

Es en ese urbanismo en el que se da el edificio asambleario destinado a congregar multitudes en espacios vacíos, diáfanos, y del que se deriva la planta basilical usada en las construcciones paleocristianas de Constantino: San Pedro del Vaticano y San Pablo Extramuros.

La planta basilical no es abandonada nunca a partir de ese momento y es, como tal, incorporada al románico para dar cabida al pueblo, que no accede al lugar macrocósmico adyacente.

Ya desde el s.I se generalizó el uso del hormigón, que permitía construir rápidamente, sin grandes desembolsos y que facilitaba cubrir grandes edificios con tejados a dos aguas y cúpulas. Por otra parte, la arquitectura romana usó también el ladrillo, incorporado posteriormente a las artes islámicas.

Es éste uno de las influencias fundamentales en el románico. Cuando lo arquitectos románicos, aburridos de construir con materiales perecederos como la madera, objeto de incendio en cada raffia musulmana, buscan alternativas, no las encuentran entre las arquitecturas más allegadas y deben fijar la referencia en la construcción romana, a partir de la cual desarrollan la solución de construcción pétrea y bóvedas de cañón y relacionadas.


Romano. CULTURA ROMANA
Canecillo Armentia

La mayoría de las veces, la arquitectura romana toma un aspecto funcional, es un arte de ingenieros, como se manifiesta en los puentes y acueductos, en ocasiones de proporciones extraordinarias como por ejemplo el puente de Alcántara y el acueducto de Segovia, obras concebidas en buena parte en función de las posibilidades técnicas, funcionales y estéticas aportadas por el arco semicircular que es también usado en los Arcos de Triunfo como en el de Bará en Tarragona. 

El arco técnico semicircular romano es adoptado por el románico, que lo llama arco de medio punto, para la construcción de las arcadas formadoras o separadoras de sus módulos y naves y el arco triunfal es usado como tal en la unión de la nave basilical con el presbiterio, en el acceso al mismo, sólo reservado para el clérigo. 



La escultura tuvo una producción muy abundante en mármol y en bronce y su temática religiosa estuvo muy influenciada por la tradición griega tardía, no obstante, la gran originalidad de la escultura romana fue el retrato, de tendencia realista que se generalizó incluso en las clases medias de la sociedad. El sentimiento religioso y el deseo de embellecer las casas, provoca gran producción de pequeñas estatuas de bronce que generalmente representaban divinidades mayores y menores. 


Sin embargo, con la época oscura de los bárbaros, el arte de la escultura es casi abandonado, hasta el extremo de perderse la técnica que permitió la obra romana. No hay continuidad. La escultura desde el mundo romano al románico siguió un proceso de abstracción motivado tanto por la concepción estética neoplatónica  como por una cierta tendencia iconoclasta de la propia tradición religiosa cristiana, lo que dió lugar a una escultura ornamental supeditada a la arquitectura, que llenó la Alta Edad Media, con anterioridad al románico.


La escultura es reinventada en el románico a partir de los relieves.

En el tema de pintura, es una lástima que prácticamente se haya perdido gran parte de ella, los testimonios más abundantes se encuentran en Pompeya y Roma, donde pesa enormemente la tradición helenística.

El mosaico que avanza paralelamente a la pintura, decoraba generalmente el suelo en lugar de las paredes, para ello, se utilizaban diferentes técnicas, entre ellas y quizá la más corriente, era la disposición de pequeñas piezas combinando el blanco y negro o de policromía variada. A partir del s. II DC , se generaliza a grandes superficies con composiciones complicadas mencionando escenas mitológicas o de la vida cotidiana.



Durante el s. III cuando el arte romano ya había adquirido desde casi tres siglos las características básicas que se mantenían sin grandes variantes, empezó a insinuarse un nuevo espíritu que tomó una derivación hacia nuevas tendencias, el arte llamado del Bajo Imperio (s. IV-V) y que en parte ya prefiguran los artes bizantino y medieval. El peso del cristianismo fue creciendo y se solicitaron nuevas formas de expresión. Se fusionan la vieja tradición pagana y el arte paleocristiano, y todo ello dentro de una economía en decadencia.


Con el hundimiento de la estructura política del Imperio en Occidente, el arte bizantino continúa en ciertos aspectos con la tradición romana, es el puente por el que se produce progresivamente el paso del paleocristiano al románico.


Taller de La Losa




Bibliografía

Gran Enciclopedia Catalana. Volumen 12
Historia del Románico. Ed. Salvat
Varias obras de la Biblioteca del “Círculo románico”.

CENTRO DE ESTUDIOS CÍRCULO ROMÁNICO
Presentación
Manifiesto Románico
Memoria de Actividades (Curso 2013- 2014)
Conferencias
Fueron Portada
Foro Antiguo
Panel de Conferenciantes y Ponentes de Seminarios
Notas de Prensa y Convocatorias Recibidas
Rincón del Usuario
ROMÁNICO PARA NIÑOS
ORGANIZACIÓN
Quiénes Somos
ENCUESTA DE CALIDAD
Colabora con Nosotros
VIAJES ROMANICOS - TRAVELS
Los viajes del Círculo Románico
Rutas recomendadas
Senderos del Románico
Información Auxiliar
Suscríbete al Boletín de Círculo Románico




      LIBRO DE VISITAS       RECONOCIMIENTOS       ENTIDADES AMIGAS       MAPA DEL SITIO
© CÍRCULO ROMÁNICO