Usuario     Contraseña  
 
Buscador  Ayuda del Buscador
NECESITA SABER - NEEDS TO KNOW
Arte Románico - Romanes Romanik Romanesque
Mundo Románico
Estética románica
Simbolismo e Iconografía
Sincretismos e Influencias
Filosofía y Teología
Investigación
REPORTAJES
PARA SABER MÁS - TO LEARN MORE
Firmas Destacadas
Hemeroteca
Enlaces - Links
BANCO DE FOTOS - PHOTOS BANK
Lugares Románicos (Places Sites)
Fuentes del Arte Románico
Museos
Exposiciones Temporales
Miniaturas (Sólo Usuarios Registrados)






Contadores
Visitas totales: 2719821
Visitantes en línea: 8
Reducir tipografía Aumentar tipografía Versión imprimir
Investigación Conceptos SATOR, el Cuadrado Mágico LECTURA MITRÁICA

LECTURA MITRÁICA
Sol Invictus

Mitra matando al toro -Museo del Louvre-
Mitra matando al toro -Museo del Louvre-

Este relieve esculpido por ambas caras, un "amphiglyph", debió ser montado en la antigüedad sobre una plataforma giratoria que permitiría a los adoradores de Mitra contemplar las dos escenas. En la otra cara puede verse la denominada "Comida de los dioses". Actualmente ambas se exponen por separado en el Museo del Louvre de París.

Originalmente, Mitra era una figura secundaria en la antigua religión iraní del mazdeísmo, que fue reformada por el famoso Zarathustra o Zoroastro. El culto a esta deidad menor se volverá muy extendido por las legiones romanas en el Imperio de Oriente, hasta que a partir del siglo I, la veneración a Mitra se expandió, llegando a su máximo áuge durante el periodo alto imperial. El mitraismo fue una religión de salvación, fácilmente confundida a veces por los romanos con el cristianismo, desde el mismo momento en que ambas comienzan su desarrollo de forma casi paralela.

Según narra Plutarco (c. 46-120 AD), el mitraísmo comenzó a ser absorbido por los romanos durante la campaña militar de Pompeyo contra los piratas cilicios alrededor del 70 aC. La religión eventualmente emigró desde Asia Menor a través de los soldados, llegando hasta los mismos ciudadanos de Roma, tanto como a las distintas regiones de los confines del propio Imperio. Esta labor también será compartida con el ir y venir de los comerciantes sirios, quienes serán los encargados de introducir el culto en las principales ciudades como Alejandría, Roma y Cartago, mientras los cautivos la habrían llevado al mundo rural. En el siglo III de nuestra Era, el mitraísmo y sus misterios impregnaban el Imperio Romano y la "refundada" religión se extendía ya desde la India hasta Escocia, con abundantes monumentos en diversas localizaciones, vestigios arqueológicos que en más de 420 poblaciones descubiertas hasta ahora, han permitido documentar a los investigadores actuales este culto a Mitra.

La organización religiosa debió basarse en niveles protocolarios de iniciación - cuyos detalles se desconocen - previsiblemente conectados con el reino animal. En el relieve se muestran los rituales necesarios, ejemplarizados por el mismo dios.

También se observa, cómo entre la luna y el sol, el dios vence a un toro y mientras que un perro y la serpiente sacian su sed con la sangre de la criatura, un escorpión atenaza los testículos del astado, en un postrer intento de fertilizar la tierra con su semen. En el otro lado, esculpido, el dios es representado en medio de un banquete presidido por el sol, un símbolo del triunfo de la luz sobre las fuerzas del mal, que ha evocado a otros investigadores, determinados vínculos con la eucaristía cristiana. Estas dos imágenes pueden corresponder a dos niveles de iniciación: un primer nivel en el que el candidato recibe la sangre de un toro sacrificado para fecundar la tierra, y una segunda, en la que, victorioso tras la desigual lucha, recibe el alimento espiritual al compartir mesa con los dioses. La iconografía se inspira directamente en el arte clásico griego del siglo V aC, similar a la escena de las Victorias sacrificando un toro, en el templo de Atenea Niké en la Acrópolis de Atenas.  De igual manera los cuatro elementos de la naturaleza están deificados en este escenario mitráico, algo que también sucedía de acuerdo a la física de los antiguos, al formular la composición del universo.

El relieve del Louvre, es un grupo alegórico muchas veces reproducido en el arte, un sincretismo del culto a los dioses de las mitologías clásicas, en el que un león representa al fuego, una taza, el agua y la serpiente, la tierra. Es la lucha de los cuatro elementos opuestos entre sí, que fueron constantemente devorándose unos a otros y cuyas perpetuas transmutaciones y combinaciones, sucedieron con variables infinitas, justificando en el mitraísmo todos los fenómenos de la naturaleza.

Aún siendo indudable que los misterios persas sufrieron algunas modificaciones al arraigar el culto en Occidente, la insuficiencia de los datos que se disponen impide seguir esta evolución en sus diferentes fases y por tanto es imposible discernir con qué clara disposición, o peor todavía, con cuales diferencias locales pudieran haberse presentado esas acepciones supuestamente diferentes, entre las distintas sociedades receptoras del culto. Todo lo más que puede hacerse en el mejor de los casos, es esbozar los contornos artísticos de los escenarios míticos que revelen las doctrinas que fueron enseñadas con el mitraísmo, indicando las adiciones y revisiones a las que aparentemente fue sometida. Proclives a demostrar su anterior existencia al periodo de esplendor, las alteraciones introducidas -en gran parte superficiales-, pueden rastrease en la identidad de las imágenes y las fórmulas hieráticas encontradas en los trabajos arqueológicos sobre épocas más remotas, en los distintos lugares; aún probando esta "mutación", el antiguo mazdeísmo ya se habría reformado a partir de su introducción en las provincias romanas, puesto que las más obsoletas representaciones -y por tanto, anteriormente configuradas-, mostraban una consolidada teología común con las más "actuales" datadas a finales del Alto Imperio.


'Mithras ceremony'-lapidarium Mythras stele Sibiu (Romania)-History Museum
'Mithras ceremony'-lapidarium Mythras stele Sibiu (Romania)-History Museum

Sansón desquijando al león -Chiesa de la Collegiata de Santi Pietro y Santi Orso, Aosta-
Sansón desquijando al león -Iglesia de Sant Pietro y Sant Orso, Aosta-

MITHRAIC RELIGION: SOLI INVICTO DEO  -Museos del Vaticano -
SOLI INVICTO DEO -Museos del Vaticano -

Y al hablar del sincretismo, es necesario reavivar nuestro interés en la representación SATOR-ROTAS, esta vez en el mosaico de la iglesia de Santi Pietro e Orso del Valle d"Aosta. 

El resultado de una excavación arqueológica realizada durante el verano de 1.999 en el coro de la iglesia de San Orso, en Aosta, ayudará a sacar a la luz un desconocido mosaico del piso, no mencionado por las fuentes hasta ese momento.

Narra la web institucional del Valle d´Aosta, que se tarta de un mosaico de forma cuadrada con esquinas redondeadas, dispuestas de acuerdo a los cuatro puntos cardinales. Mide 3,02 x 3,02 y está hecho con teselas blancas y negras, junto con algunas piezas en las intersecciones de color marrón claro. El estado de conservación es bueno, a pesar de la presencia de algunas restauraciones antiguas y la destrucción de un pequeño hueco en la esquina oeste. Una serie de seis círculos inscritos, sirve de marco para la escenificación de las decoraciones centrales.

Otras excavaciones anteriores, 20 años antes, ya habían puesto de manifiesto que en el área en el que se ubica este templo y la iglesia de San Lorenzo -ubicada frente a su fachada oeste-, fue una área paleocristiana, como muestran los diversos vestigios excavados en su subsuelo y que remotan la edificación religiosa y funeraria en dicho emplazamiento, hasta los s. IV y V dC.

En el medallón central del mosaico se aprecia una elegante representación de Sansón desquijando al león. En cada uno de los cuatro ángulos que forma los vértices del cuadrilátero, se incluyen las figuras de un león, un hombre pez sosteniendo una serpiente, un dragón y luego un águila con dos cuerpos unidos en una sola cabeza. La postura del forzudo juez de Israel, la envergadura de la bestia y los cuatro elementos que rodean la figura musovaria evocan directamente la representaciónes mitráicas del Louvre y otras, amén de las dos frases que rodean en círculos concéntricos la escena, delimitando nuestra atención en ella: ROTAS-OPERA-TENET-AREPO-SATOR; en el exterior: INTERIUS DOMINIOS DOMUS HEC ORNATA DECENTER QUERIT EOS QUI SEMPER EI PSALLANT REVERENTER.

Documenta la web indicada, que en el año 1133 (1132 según el calendario actual, a petición del obispo de Aosta Eriberto, antiguo canónigo regular de San Agustín en el capítulo de Abondance en Chablais (Alta Saboya), la congregación de San Orso obtuvo del Papa Inocencio II la posibilidad de establecer su propia comunidad de canónigos agustinos.

Se sugiere de esta manera, que el mosaico pudo ser mandado fabricar por esta comunidad en el s.XII. Nuestro sentir, además de por lo descubierto en las excavaciones perimetrales y en esta iglesia, es que pudo reformarse en aquella época y que el mosaico que serviría de suelo a un antiguo templo romano, fue sincretizado en la imagen de Sansón -o bien esta tuvo su modelo en una anterior de Mitra- hasta cristianizarla, convirtiéndo la escena en el pasaje del rey de Israel -cual SOLI INVICTO DEO- desquijando al león, lo que admitiría por sí la de la inscripción interior ROTAS-SATOR, dejando circunscrito el conjunto al período que se indica para la expansión del mitraísmo, con el que enlaza directamente desde su concepción medieval ya en el s.XII.

Las cuatro esquinas parecen estar orientadas a los cuatro puntos cardinales, por lo que el mosáico se sitúa en el centro del pasillo de la nave actual, marcando uno de los ejes diagonales, en perfecta simetría la incripción ROTAS-SATOR y la dirección E-W. Porque hacia el E, sale la Luz cada día: -Ego sun lux mundi-. Una cruz marca el inicio de la inscripción y el punto de orientación espacial, así como el comienzo de la lectura. En cada esquina del cuadrado mágico. un animal -león, águila, dragón y hombre pez con una serpiente enroscada. Cuatro mundos que evocan vagamente los cuatro vivientes del apocalipsis; cuatro elementos sincréticos -tierra, aire, fuego, agua-  que transportan de manera acelerada, desde el siglo XII hasta los albores del cristianismo y el arte que lo circunda: el paleocristianismo, enlazando en las sombras de la memoria -certero- con una religión que le precede, el mitraísmo.

Con sorpresa, se deduce de manera nítida, cómo en lugar de los cuatro caballos del dios del sol, Ezequiel -en su profecías- describió los cuatro seres que sostienen el carro:

"Miré, y vi cuatro ruedas junto a los querubines, junto a cada querubín una rueda; y el aspecto de las ruedas era como de crisólito. En cuanto a su apariencia, las cuatro eran de una misma estructura, como si estuviera una en medio de otra. Cuando andaban, hacia los cuatro frentes andaban; no se volvían cuando andaban, sino que al lugar adonde se volvía la primera, en pos de ella iban; no se volvían cuando andaban. Todo su cuerpo, sus espaldas, sus manos, sus alas y las ruedas, todo estaba lleno de ojos alrededor de sus cuatro ruedas. A las ruedas, oyéndolo yo, se les gritaba: «¡Rueda!» Cada uno tenía cuatro caras: la primera era un rostro de querubín, y la segunda, de hombre; la tercera era una cara de león, y la cuarta una cara de águila. " (RVR95 EZEQUIEL 10:9-14)

Cuatro ángeles y con cada uno de ellos una rueda tallada en crisólito, una dentro de la otra y girando eternamente. Los querubines que describe el párrafo bíblico tienen cuerpos de hombres y cabeza de animal: Un toro, un hombre, un águila y un león, cada uno con dos pares de alas y ordenando a su rueda que actúe. Las cuatro cabezas representan las cuatro estaciones del zodíaco, siendo Tauro, Acuario, Escorpio y Leo. La rueda dentro de una rueda es el ciclo del zodíaco cuando intersecciona el ecuador celeste: las cuatro estaciones.

Finalmente, por decreto del 7 de marzo de 321 AD, el emperador Constantino el Grande introduce el domingo como fiesta oficial del Sol Invictus - die Solís: DOMINGO, el día del Señor, the Sun day.


SATOR, el Cuadrado Mágico. LECTURA MITRÁICA
Mithra

SATOR, el Cuadrado Mágico. LECTURA MITRÁICA
Mithra

SATOR, el Cuadrado Mágico. LECTURA MITRÁICA
Mithra

L E C T U R A S :

I GENERALIDADES

II

MITRÁICA
III GRECO - ROMANA
IIII HEBREA
V CONCLUSIONES

 

CENTRO DE ESTUDIOS CÍRCULO ROMÁNICO
Presentación
Manifiesto Románico
Memoria de Actividades (Curso 2013- 2014)
Conferencias
Fueron Portada
Foro Antiguo
Panel de Conferenciantes y Ponentes de Seminarios
Notas de Prensa y Convocatorias Recibidas
Rincón del Usuario
ROMÁNICO PARA NIÑOS
ORGANIZACIÓN
Quiénes Somos
ENCUESTA DE CALIDAD
Colabora con Nosotros
VIAJES ROMANICOS - TRAVELS
Los viajes del Círculo Románico
Rutas recomendadas
Senderos del Románico
Información Auxiliar
Suscríbete al Boletín de Círculo Románico




      LIBRO DE VISITAS       RECONOCIMIENTOS       ENTIDADES AMIGAS       MAPA DEL SITIO
© CÍRCULO ROMÁNICO