Usuario     Contraseña  
 
Buscador  Ayuda del Buscador
NECESITA SABER - NEEDS TO KNOW
Arte Románico - Romanes Romanik Romanesque
Mundo Románico
Estética románica
Simbolismo e Iconografía
Sincretismos e Influencias
Filosofía y Teología
Investigación
REPORTAJES
PARA SABER MÁS - TO LEARN MORE
Firmas Destacadas
Hemeroteca
Enlaces - Links
BANCO DE FOTOS - PHOTOS BANK
Lugares Románicos (Places Sites)
Fuentes del Arte Románico
Museos
Exposiciones Temporales
Miniaturas (Sólo Usuarios Registrados)






Contadores
Visitas totales: 2719838
Visitantes en línea: 5
Reducir tipografía Aumentar tipografía Versión imprimir
Rincón del Usuario Artículos De contenido Románico Mati Novas Lorenzo San Antolín de Toques

San Antolín de Toques

san_antolin_de_toques_circuloromanico_4

san_antolin_de_toques_circuloromanico_3

Mati Novas Lorenzo. San Antolín de Toques

En el partido judicial de Arzúa en el ayuntamiento de San Antolín de Toques, feligresía de Santa María da Capela, perdura la iglesia del que fue monasterio benedictino y priorato de san Antolín de Toques. La primera prueba documental del monasterio es del año 1.067. Una donación del rey de Galicia don García, hecha al abad Tanoi y a los monjes del monasterio de San Antonio fundado en el lugar llamado ferbencias, donde se dice Tocas, otorgándoles la propiedad y jurisdicción temporal de la heredad y coto de Meira, a la vez que confirman todos los derechos que tenían sobre el término del monasterio.

 Aun cuando la primera prueba documental sea la donación del rey don García, es muy probable que la fundación del monasterio del cual hablamos, sea muy anterior al año 1.067 pues la iglesia conserva gran parte de traza y estructura primitiva, suponiéndose su obra de la segunda mitad del siglo X o, principios del XI. Primeramente llama la atención la estructura de sus muros con aparejo muy frecuente en las iglesias del siglo X, así como la cornisa del testero del ábside ornamentada con dientes de sierra con la particularidad de que en San Antolín de Toques los dientes de sierra son de ladrillo. Completan la ornamentación de la cornisa unas peculiares rosetas que recuerdan motivos ornamentales visigóticos.

 La iglesia es de una sola nave cubierta con techumbre de madera y en la cabecera una capilla rectangular con bóveda de cañón peraltado. El arco de ingreso a la capilla es semicircular, descansando sobre capiteles que carecen de ábaco y de collarino y que están ornamentados con círculos, torbellinos y figuras geométricas, corrientes en los lóbulos de los modillones mozárabes. En los muros hay unas pequeñas ventanas abocinadas semicirculares, con arcos de medio punto, similares a los que sostienen la cornisa del tejaroz y al de una de las puertas laterales, la única que se conserva de la traza primitiva ya que la portada principal fue sustituida por la sencilla y moderna actual.

Quienes se han dedicado a un estudio profundo de la arquitectura de ésta iglesia dan por sentado que se trata de un monumento anterior a la segunda mitad del siglo XI y no dudan en calificarlo como obra perteneciente a la arquitectura pre-románica, en la que se ven caracteres de construcción proto-románicas. Así don Ángel del Castillo, Balsa de la Vega, Vaamonde Lores y Álvarez Carballido en los respectivos trabajos que dedicaron a la iglesia del ex-monasterio de San Antolín de Toques destacando la particularidad de encontrar combinado el empleo de ladrillo y piedra en la estructura de algunas partes del templo.



Mati Novas Lorenzo. San Antolín de Toques

La importancia del Monasterio y su coto queda reflejada en los constantes pleitos y reclamaciones de los monjes ante la autoridad real por causa de los señores feudales que se apropiaban de sus tierras. Ya en tiempos de Fernando III, el abad Sisnando demanda contra los caballeros de la tierra de Narla y el condado de Nendos que oprimían a los vasallos del monasterio y les imponían tributos y cargas sin derecho ni razón, tomando a la vez como “concubinas” a las hijas de los vasallos. El rey atendió la petición y prohibió bajo severas penas el exigir ni por los mismos merinos reales, el cobro de toda clase de pechos, tributos ni alcabalas exigiendo la libertad de las hijas de los siervos o colonos de dicho monasterio.

Con el correr de los años y tras la reforma monacal protegida por los Reyes Católicos, el monasterio de San Antolín de Toques quedó anexionado como priorato al de San Martín Binario en Santiago, a quien pasaron los setenta y tres lugares que correspondía su extenso coto, aparte de los derechos de nombrar juez y percibir el vasallaje y tributos de los habitantes de sus territorios jurisdiccionales. Después de ésta unión el número de monjes quedó muy mermado hasta que solo quedo al frente de la feligresía un prior que dependía del abad de San Martín, y dos o tres monjes más para administrar los bienes del priorato.

Con la exclaustración el monasterio quedó abandonado, aprovechándose el edificio y los terrenos colindantes para una fábrica de alambre movida por la fuerza del agua que por allí pasa.
En pie, hoy en día, solamente la iglesia cuyo valor artístico, tantos años ignorado, es extraordinario. En su interior se conservan gran parte de sus pinturas murales así como un original calvario románico que en ella se guarda. Mati


CENTRO DE ESTUDIOS CÍRCULO ROMÁNICO
Presentación
Manifiesto Románico
Memoria de Actividades (Curso 2013- 2014)
Conferencias
Fueron Portada
Foro Antiguo
Panel de Conferenciantes y Ponentes de Seminarios
Notas de Prensa y Convocatorias Recibidas
Rincón del Usuario
ROMÁNICO PARA NIÑOS
ORGANIZACIÓN
Quiénes Somos
ENCUESTA DE CALIDAD
Colabora con Nosotros
VIAJES ROMANICOS - TRAVELS
Los viajes del Círculo Románico
Rutas recomendadas
Senderos del Románico
Información Auxiliar
Suscríbete al Boletín de Círculo Románico




      LIBRO DE VISITAS       RECONOCIMIENTOS       ENTIDADES AMIGAS       MAPA DEL SITIO
© CÍRCULO ROMÁNICO