Usuario     Contraseña  
 
Buscador  Ayuda del Buscador
NECESITA SABER - NEEDS TO KNOW
Arte Románico - Romanes Romanik Romanesque
Mundo Románico
Estética románica
Simbolismo e Iconografía
Sincretismos e Influencias
Filosofía y Teología
Investigación
REPORTAJES
PARA SABER MÁS - TO LEARN MORE
Firmas Destacadas
Hemeroteca
Enlaces - Links
BANCO DE FOTOS - PHOTOS BANK
Lugares Románicos (Places Sites)
Fuentes del Arte Románico
Museos
Exposiciones Temporales
Miniaturas (Sólo Usuarios Registrados)






Contadores
Visitas totales: 2720815
Visitantes en línea: 8
Reducir tipografía Aumentar tipografía Versión imprimir
Investigación Lugares Eunate Santa María de Eunate. Justificación histórica

Santa María de Eunate. Justificación histórica
Eunate. Santa María de Eunate. Justificación histórica

A orillas del río Robo, eje central de Valdizarbe, se levanta la bella estampa de la Iglesia de Santa María de Eunate.
Sin respaldo documental de la época constructiva, Eunate pasa a engrosar el listado de templos románicos navarros difíciles de descifrar, motivo por el cual nacen innumerables hipótesis tendentes a explicar las motivaciones de los diseñadores y constructores del templo a la hora de introducir elementos peculiares.


La palabra “Eunate” significa “Cien Puertas” en euskera aunque también se ha tomado la acepción de “verdadero nacimiento” ó “renacimiento” haciéndola derivar del latín. Debemos tener en cuenta que “Eunate” es un término relativamente moderno, nacido en el S. XIX.
En los documentos históricos se utilizaban otros nombres siendo de los más antiguos “Onat”, “Onate”. Es en estas palabras donde hay que buscar la primera intencionalidad de la nomenclatura. Etimológicamente, “ona” es un adjetivo que se traduce como “bonus”, “bueno”; “ate” está haciendo alusión a “portillo” ó “puerta”. Por tanto, “la buena puerta” ó “El buen portillo” responde a la idea original utilizada para designar esta iglesia. No nos debe sorprender encontrar otros vocablos de uso frecuente a lo largo de la Historia: “Honate”, “Oñate”, “Oñeta”, “Unati”, “Hunate”, “Uñate”, “Unate”…
En los documentos aparece otro vocablo, “Unatermin”, haciendo referencia a los terrenos donde se construyó el templo. (Eunate y sus Enigmas de José María Jiménez Jurío)

Realizando un análisis de los elementos constructivos románicos, muchos estudiosos de la Iglesia de Eunate, entre ellos Luis M. de Lonjendio OSB en “Rutas Románicas en Navarra” afirman que fue construida en la segunda mitad del s. XII, es decir, durante el reinado de Alfonso VI el Sabio, monarca de Navarra entre 1150 y 1194.

Está claro que en 1219 ya existía el templo y la Cofradía de Santa María de Eunate ya que Don Brun donó en esa fecha una viña “ad meos cofrates de Onat”. Éste es el documento de más antigüedad que hace referencia a la Iglesia de Santa María de Eunate. La cofradía estaba formada por la nobleza y personalidades de las poblaciones vecinas. Entre las obligaciones de dicha cofradía se encontraban las de cuidar y adornar el templo y el culto en el mismo, misión que desempeñaron a lo largo de los siglos, delegando en un ermitaño el desempeño de algunas funciones. En 1487 se modificaron las cláusulas de la Constitución de los cofrades (documento conservado en el Archivo Diocesano de Pamplona) y de nuevo fueron retocadas en 1533. La cofradía disponía de una casa para alojar al ermitaño que cuidaba a diario del templo y corría con los gastos que acarreaba. Además de las ceremonias religiosas en la Iglesia se han celebrado asambleas de todo tipo: primaban las que congregaban a los cofrades, pero también se reunían allí los municipios de la zona, el cabildo...

En 1251 se firma otro documento que hace referencia a un hospital; es el nº 336 de La Colección Diplomática del “Gran Priorato de Navarra”. Dicho documento insta a los cofrades de Obanos a ceder el sobrante de los convites funerarios al “hospital del Camino” sin puntualizar qué hospital, a cambio de la utilización del edificio como lugar de reunión además de los privilegios y derecho de enterramiento en ese lugar. J. M. Lacarra señaló el Hospital de Eunate como el edificio al que se refieren en este documento. A tener en cuenta que prácticamente todos los pueblos de Valdizarbe tuvieron hospitales para atender a los peregrinos de los dos Caminos (el francés y el aragonés) que confluyen en este valle. Sin embargo el texto medieval no especifica a cual se refiere (Eunate y sus enigmas de José María Jiménez Jurío).

En 1519 comienza un largo litigio en el cual, el clero de Muruzábal reclama las rentas de Eunate. Los cofrades, encabezados por Juan de Azanza, apelan a un antiguo privilegio que exime a Santa María de Eunate del pago de pechas y diezmos. Alegan entonces los de Muruzábal que el templo se encuentra en su término municipal; replican los cofrades que en el momento de ser construido el edificio se encontraba en terreno desértico y por tanto, propiedad del rey que concedió el privilegio. En 1520 se firma otro documento, relacionado con el pleito, que arroja luz acerca de la fundación del templo: El texto fue publicado por Jesús Etayo: “que entre otras sepulturas ay una muy seynalada e principal, en la qual fue enterrada la Reyna o aquella señora que fizo e mando hedificar la dicha iglesia, y cada anno suelen soltar (¿visitar?) aquella sepultura muy honoríficamente, en sufragio e comemoracion della, assi al tiempo de las letanias como de las congregaciones que fazen e suelen fazer los cofrades” (Eunate Hito jacobeo singular. José María Jiménez Jurío) En ese mismo documento, que consta de 17 apartados, el séptimo puntualiza que en el entorno había cuevas donde se refugiaban ladrones cuyas fechorías causaban gran escándalo, siendo éste otro de los motivos que llevaron a la reina a ordenar la construcción del templo.
Sorprende, no obstante, la poca definición del status social de la dama: “reina ó señora principal”.
El paso de más de 350 años desde la erección del monumento hasta el momento en que se redacta el documento en 1520 ó la pérdida de documentación anterior (si la hubo) podría justificar la imprecisión e indicar que se tuvo en cuenta la tradición oral de la zona con la inherente pérdida de detalles que fomentaron la confusión.
Muchos han apuntado a Sancha (Beatriz) de Castilla, esposa de Sancho VI el Sabio como protagonista del documento. Esta reina falleció en 1179, cuando ya había entrado en vigor la proclama de 1170 prohibiendo los enterramientos en este tipo de iglesias. Las posibilidades de que incumpliera la ley son escasas. Su sepulcro se encuentra en la Catedral de Pamplona y no hay que olvidar que en la tumba de Eunate aparecieron los restos de la dama.
Otra Sancha nació del matrimonio entre García IV Ramírez, el Restaurador y Doña Urraca, casada con el monarca en segundas nupcias. Consta que esta Sancha está enterrada en el Monasterio de las Huertas.
En primeras nupcias, García IV Ramírez se desposó con Margarita de L´Aigle que murió en 1141 en París donde se supone que fue enterrada.
Tan solo cabe otra reina navarra, Urraca de Castilla (llamada la asturiana), casada con Alfonso I Sánchez el Batallador que murió en 1126 y fue enterrada en la Cripta de San Antolín de la Catedral de Palencia y posteriormente trasladada a la Capilla del Sacramento, en la misma catedral.
En el documento hablan de una reina pero no especifican que fuera reina de Navarra. Esto hace posible que la reina que mandó la edificación de Eunate lo fuera de otro reino. Al respecto, hay que analizar la descendencia de García IV Ramírez el Restaurador y Margarita de L´Aigle: sus tres hijos acabaron siendo reyes. Blanca de Navarra se casó con Sancho III rey de Castilla, por tanto, Blanca fue reina de Castilla. Falleció en 1156 y consta que está enterrada en Nájera. Su hermana Margarita se desposó con Guillermo I el Malo, Rey de Sicilia.

Precedentes
Iturralde Y Suit catalogó la Iglesia de Santa María de Eunate como templaria (sin soporte documental); basándose en esta afirmación muchos autores establecen la comparativa de la planta con la de la Cúpula de la Roca de Jerusalén cerca de dónde los Caballeros del Temple establecieron su domicilio en Tierra Santa. La Cúpula de la Roca se convertiría por tanto en el ejemplo que imitaron quienes diseñaron la iglesia onaetarra.
Otros, al calificar Eunate como iglesia funeraria, señalan la Iglesia del Santo Sepulcro de Jerusalén como precedente constructivo. El Martyrium por excelencia de Tierra Santa, la iglesia que se edificó en el lugar donde Cristo murió y resucitó, fue construida al mismo tiempo que los primeros templos que realizaron los cristianos en Roma en la época Constantina, casi siempre de carácter funerario. Esos martyrium paleocristianos eran, frecuentemente, de planta central (circular u octogonal).
Tanto Jerusalén como Roma se convirtieron en focos de peregrinación en busca de la referentes divinos ya sea en forma de lugares santos ó de mártires.
Ambos pudieron servir de inspiración a los maestros de Eunate.
Cabe plantearse las influencias recibidas al construir La Cúpula de la Roca debido a lo tardío de esta edificación, s. VII. No hay que olvidar que el arte paleocristiano tuvo manifestaciones en el continente africano que bien pudieron servir de referente. En tiempos de Constantino se edificó en Antioquía la Iglesia de la Divina Armonía (327-341) que era conocida como “El Octógono Dorado” mencionada por San Juan de Crisóstomo en el s. V. (Historia del Arte de Salvat. Tomo 3, página 47)

Restauración
Santa María de Eunate fue erigida hace más de ocho siglos. Durante ese tiempo el templo ha sufrido períodos de abandono siendo necesarias diversas restauraciones, incluso reconstrucciones.
En documentación se conservan pequeñas partidas económicas destinadas a la conservación del edificio; sin embargo a finales del s. XVI, el templo estaba casi arruinado y a principios del s. XVII comenzaron las obras destinadas a devolver a la iglesia su antiguo esplendor aunque la intervención de mayor importancia fue la que se realizó entre 1652 y 1661. Entre los criterios que entonces se establecieron figuraba la recuperación de las piezas de la antigua fábrica que pudieran ser reutilizadas y la sustitución de aquellas en mal estado. Tal es el caso de la “claustrada” donde concentraron las piezas originales en tres lados, los de doble columna soportando los arcos (Noroeste, Norte y Noreste) siendo imposible en los otros cinco donde reprodujo la estructura original pero con pilares cuadrangulares en lugar de columnas. También se retocó la techumbre donde se sustituyeron algunas piezas inservibles por otras nuevas ya que las humedades provocaron grandes deterioros y amenaza de ruina.
Las obras concluyeron en el último tercio del s. XVII (Eunate Hito jacobeo singular de J. M. Jiménez Jurio)
En 1836 se dictó la fatídica Desamortización de Mendizábal.
El templo sufrió los efectos del abandono.
A partir de 1868 comienzan los proyectos para recuperación del templo.
La Comisión de Monumentos Históricos y Artísticos encarga la realización de planos y visitas referentes a Eunate con el objetivo de mandarlos a la Academia de San Fernando y conseguir financiación.
En 1906 se realizó una pequeña restauración con fondos de la parroquia y Ayuntamiento de Muruzábal de escaso alcance. Las dificultades para acceder a la financiación pública para la restauración eran importantes ya que Eunate estaba considerado monumento de menor importancia o fama.
En 1922 y 1923 también hubo algunas intervenciones: “… en el interior y aún mas en la cubierta de esa mansión de los Templarios son precisas reparaciones que garanticen la integridad de esta singular construcción” (La Comisión de Monumentos Históricos y Artísticos de Navarra de Emilio Quintanilla Martínez, Gobierno de Navarra 3ª Ed. 1997 Pag. 235)
En 1940, la recién creada Institución Príncipe de Viana acomete Eunate como uno de sus primeros objetivos. Encargó el proyecto y dirección a José Yárnoz Larrosa.
Entre las principales actuaciones se encontraban acondicionar la techumbre eliminando el peso muerto de tierra y cascotes donde reposaban las lajas del tejado y evitar humedades; repaso de la cantería del templo y claustro; terminación de la escalera de caracol que conduce al tejado y reposición de capiteles y otras piezas descompuestas. También se retiró el encalado que cubría el edificio.

La restauración de 1940-1943 sirvió asimismo para aclarar algunas hipótesis. (Eunate Hito jacobeo particular de J. M. Jiménez Jurío)

Linterna de muertos
La torre ubicada en el Sureste de la iglesia, que alberga una escalera de caracol para acceder al tejado, fue el origen de esta hipótesis. Los estudiosos, al plantearse la funcionalidad de dicha estructura, establecieron una comparativa con la de la Iglesia del Santo Sepulcro, en Torres del Río y asignaron la misma función. La Torre de Eunate serviría por tanto, para acceder al tejado donde se encenderían fogatas que orientarían a los peregrinos nocturnos hacia un lugar seguro.
J. Yárnoz investigó esta posibilidad. Si fue utilizada como “faro jacobeo” en el tejado debía haber pruebas. Por un lado, era necesaria una estructura capaz de soportar las altas temperaturas que se originarían en las hogueras. Por otra parte, los restos (deterioros en las lajas debido a las elevadas temperaturas, restos del fuego…) en el lugar deberían evidenciar el lucernario.
No se encontraron restos ni estructuras apropiadas que dejaran patente la presencia de hogueras en el tejado de la iglesia.
El ermitaño sería la persona más apropiada para encender y mantener el fuego. Entre las funciones que le son atribuidas y que constan en la documentación de la cofradía, en ningún momento se mencionan las referentes a la fogata diaria

La Reina
María de Lehet manda construir una capilla funeraria en la villa de Cofín, en el término municipal de Milagro (Navarra). El cabildo catedralicio y otros monasterios elevan sus protestas al monarca navarro por los graves perjuicios que les ocasionaban estos edificios y en consecuencia, Sancho VI el Sabio dicta una orden con fecha 23 de junio de 1170 prohibiendo este tipo de iglesias (Valdizarbe. Navarra, Temas de cultura popular nº261 de Alejandro Díez y Díaz).
Recordemos que con fecha de 1520 existe un documento que menciona a una reina o Señora principal que mandó edificar la iglesia y que permanece allí enterrada.
Ambos documentos perfilan la idea de Eunate como iglesia funeraria, la única que se conserva en la actualidad, anterior a 1170.
En las excavaciones realizadas por Yarnoz se encontró y fotografió la sepultura de la dama. Estaba ubicada frente a la puerta oeste, entre la arquería y el muro perimetral. Curiosamente, el esqueleto descansa sobre su lateral izquierdo (la parte superior), mirando al norte; la postura parece poco usual ya que la mayoría de los enterramientos se realizaban en la posición de decúbito prono que quedaba reflejada en las estatuas yacentes de los sarcófagos y en las numerosas excavaciones realizadas en otros enterramientos.
Los restos de la dama se depositaron en un osario en el cementerio de Muruzábal.

Hospital de peregrinos
Numerosos son los estudiosos que afirman la presencia de un hospital de peregrinos en Eunate y, sin embargo, la documentación irrefutable al respecto no existe. Un hospital necesita manutención y en la Edad Media la fuente era, con frecuencia, la donación de los fieles. En otros casos se ha encontrado constancia escrita de esas partidas económicas o patrimoniales; Eunate es la excepción. Los contratos, documentos, partidas económicas existentes destinados al ermitaño del templo, carecerían de importancia frente al volumen de pruebas entorno al hospital de peregrinos, de haber existido. Sorprendentemente, ningún documento alude claramente al hospital. El documento de 1251 menciona a los cofrades de Obanos, no a los cofrades de Santa María de Eunate: la lógica nos induce a pensar que tal vez el hospital mencionado en el documento pudo ser el de Obanos. El único argumento plausible que secunda la hipótesis del Hospital de peregrinos en Eunate, se reduce a la cercanía del templo al Camino de Santiago. La que hoy es conocida como “Casa del Ermitaño”, cercana a la iglesia, sería la ubicación del supuesto hospital pero nada parece demostrarlo. Desde el origen de Eunate, consta la presencia de un ermitaño que posiblemente ocupara la ubicación actual. En ausencia de pruebas que confirmen la existencia de otros edificios que justifiquen hospital y casa de ermitaño simultáneamente, tan solo se puede afirmar que Eunate siempre tuvo un ermitaño que la cuidaba y que el edificio cercano al templo era su hogar.

Ligada a la idea del hospital nace la hipótesis del Cementerio de Peregrinos.
En 561 se celebró el Concilio de Braga donde se prohibió el enterramiento en el interior de los templos. Las personalidades importantes se acercaban el máximo posible al altar (reliquias) ubicando sus sepulturas en los pórticos y atrios. A partir del s. XII, paulatinamente, comienzan los enterramientos en el interior, práctica que se generalizó a partir del s. XIII
En la Edad Media, la clase social alta buscó la proximidad de su tumba a templos con reliquias de mártires y santos; se creía que ambos intercedían y facilitaban el acceso de los difuntos a la Patria Celestial.
En las excavaciones realizadas en los aledaños de Santa María de Eunate dejaron al descubierto varios enterramientos, entre ellos, una sepultura acompañada de la vieira jacobea con agujeritos para coserla a la ropa. Utilizando esta sepultura como base argumental, confirmaron la idea de Cementerio de Peregrinos.
Sin embargo, el número de sepulturas no es elevado y tan solo en una encontramos la vieira. Se sabe que allí fueron sepultados cofrades y la “dama” que mandó construir el templo. J. M. Jurío plantea que la vieira pudo pertenecer a uno de los cofrades que realizó el Camino de Santiago. Los ropajes y joyas que acompañan los restos de otras sepulturas indican la pertenencia de los difuntos a la nobleza apuntando probablemente, a cofrades de Santa María de Eunate.

Cementerio parroquial
Otra de las posibilidades barajadas por los estudiosos como Pascual Madoz, Julio Atadill, Jacinto Clavería, Francisco Idoate… afirma que la Iglesia de Santa María de Eunate fue la parroquia y cementerio de un despoblado llamado Auriz. Se apoyan en documentos que definen el templo como parroquia que no basílica. En 1520, en el mismo texto que habla de la reina o señora principal que mando edificar el templo, el artículo nº 3 dice: “que la iglesia de Eunate es consagrada y que tiene diversas cruces en campo colorado en las paredes de dicha iglesia de la parte de dentro, las cuales designan haber sido iglesia parroquial y no basílica” (Valdizarbe de Alejandro Díez y Díaz, Navarra temas de cultura popular nº261)
En esa misma fecha, Muruzábal quiso anexionar Eunate a su municipio. Encontró la réplica en los cofrades de Enériz y Obanos que argumentaron que Eunate era parroquia y no basílica.
Alejandro Díez y Díaz se apoya en documentos puentesinos de los s. XIII y XIV donde citan algunas personas con el sobrenombre “de Onat”.
De haber existido una población entorno a Eunate, su nombre debería constar en el “Líber Redecirme” que recogió una relación de las parroquias de Valdizarbe en los años 1268, 1275 y 1280.
Tampoco aparecen datos de la supuesta población de Eunate en los “libros de Fuegos”, registros de comptos del s. XIV en el que si constan otros despoblados.
El sobrenombre “de Onat”, pudo hacer alusión cofrades y el añadido “de Onat” estaría indicando la pertenencia a la cofradía.

Elena Aranda Vázquez. Julio 2.008



Enlaces
Eunate y sus enigmas. José María Jiménez Jurío en la web:
dialnet.unirioja.es/servlet/fichero_articulo?codigo=16028&orden=85495
http://www.foros.hispavista.com/foro-club-del-romanico/20911/862562/m/eunate/

Bibliografía:
- Valdizarbe de Alejandro Díez y Díaz. Navarra, temas de cultura popular nº 261. Diputación Foral de Navarra 1976
- Enciclopedia del Arte de Salvat, tomo III. Salvat Editores. 1976
- La Comisión de Monumentos Históricos y Artísticos de Navarra. Emilio Quintanilla Martínez. Gobierno de Navarra 3ª Edición 1997
- Eunate, Hito Jacobeo Singular. José María Jiménez Jurío. PANORAMA Nº26 Gobierno de Navarra, 2003
- Rutas Románicas en Navarra. Luis M. Lojendio, OSB. Ediciones Encuentro 1195


CENTRO DE ESTUDIOS CÍRCULO ROMÁNICO
Presentación
Manifiesto Románico
Memoria de Actividades (Curso 2013- 2014)
Conferencias
Fueron Portada
Foro Antiguo
Panel de Conferenciantes y Ponentes de Seminarios
Notas de Prensa y Convocatorias Recibidas
Rincón del Usuario
ROMÁNICO PARA NIÑOS
ORGANIZACIÓN
Quiénes Somos
ENCUESTA DE CALIDAD
Colabora con Nosotros
VIAJES ROMANICOS - TRAVELS
Los viajes del Círculo Románico
Rutas recomendadas
Senderos del Románico
Información Auxiliar
Suscríbete al Boletín de Círculo Románico




      LIBRO DE VISITAS       RECONOCIMIENTOS       ENTIDADES AMIGAS       MAPA DEL SITIO
© CÍRCULO ROMÁNICO