Usuario     Contraseña  
 
Buscador  Ayuda del Buscador
NECESITA SABER - NEEDS TO KNOW
Arte Románico - Romanes Romanik Romanesque
Mundo Románico
Estética románica
Simbolismo e Iconografía
Sincretismos e Influencias
Filosofía y Teología
Investigación
REPORTAJES
PARA SABER MÁS - TO LEARN MORE
Firmas Destacadas
Hemeroteca
Enlaces - Links
BANCO DE FOTOS - PHOTOS BANK
Lugares Románicos (Places Sites)
Fuentes del Arte Románico
Museos
Exposiciones Temporales
Miniaturas (Sólo Usuarios Registrados)






Contadores
Visitas totales: 2721899
Visitantes en línea: 3
Reducir tipografía Aumentar tipografía Versión imprimir
NECESITA SABER - NEEDS TO KNOW REPORTAJES Excursión a Sepúlveda y su Alfoz

Excursión a Sepúlveda y su Alfoz
Febrero 2008

excursion_a_sepulveda_y_su_alfoz_circuloromanico_14
Vista General

Todavía continúo como en un sueño. Apenas hace cuatro días, habíamos vuelto a recorrer los lugares por donde teníamos que transcurrir, para comprobar que todo estaba a punto, las llaves, el restaurante… y ahora, antes de la hora, allí estaba el flamante autobús con capacidad para 56 personas, más guía y conductor. A veces me cuesta distinguir lo deprisa que marchan algunas cosas, pero los sueños también se hacen realidad.

Y la realidad responde a los dictados de personas como el Profesor de Arte del Círculo Románico, para el que no es difícil vaticinar que la suerte acompaña al que la busca, y él no es de los que se están quietos. Es difícil –los tiempos que corren- encontrar un joven con tanto empuje, con sus cuadrantes archivados en escrupuloso orden y sus respectivas notas superpuestas en una carpeta de informe; un joven capaz de convocar con acierto un voluminoso grupo de gentes dispares y de efectuar listas de subgrupos coordinando paradas en diversos puntos de la ciudad, para antes de darnos cuenta estar en la escala técnica previa al inicio de la excursión propiamente dicha..., café, aseos y, un cuarto de hora antes de lo previsto en el cuaderno de bitácora de Luís, comenzaba la ruta del primer viaje del Círculo Románico a Sepúlveda y parte del territorio de su Alfoz bañado por el cauce del Duratón, río que alberga ese excepcional románico tan característico de la provincia de Segovia.


REPORTAJES. Excursión a Sepúlveda y su Alfoz

Despuntaba la fría mañana pero todo vaticinaba a que iba a ser un día luminoso y aunque no sobraba algo de abrigo, la luz era agradable y así nos plantamos ante la iglesia de la Natividad de Nuestra Señora en Sotillo.

Ya hace unos años que los escasos vecinos de esta localidad sin ayuntamiento, han recuperado la costumbre de ir a misa ataviados con el traje típico; traje que antes sólo usaban para ir a las procesiones de las fiestas de la Natividad de Nuestra Señora y la de San Roque. Y como antaño, la música de la dulzaina y el tamboril ameniza las veladas de las noches de fiesta a modo de rondalla por las solitarias calles, porque el limitado presupuesto impide hacer un milagro mayor, pero quede que no es poco a nuestro parecer. (Ver Nota a pie de artículo)

La iglesia tiene ábside con tres ventanas, torre, abundantes canecillos con figuraciones diversas, portada y un enorme retablo barroco que tapa el interior del ábside. Aún así, bajo el arco triunfal, nuestro Profesor y Guía nos termina de aclarar el por qué de la tremenda lucha que sume a un caballero contra un dragón en uno de los capiteles, desde hace 900 años y que se sitúa frente por frente con otro en el que pueden verse dos aves picoteándose las patas. Recoleta y solitaria junto al río se despide de nosotros mandándonos –a modo de bendición- un rayo la luz límpida que nos acompañará ya durante todo el día. Ha sido un buen comienzo.


REPORTAJES. Excursión a Sepúlveda y su Alfoz

Y si el aperitivo sabe a poco, llegamos a Duratón para contemplar otra vez Nuestra Señora de la Asunción, referencias a la ciudad romana circundante y a las tumbas excavadas en lápidas pétreas, que se encuentran junto a la carretera y como no, a su magnífica galería porticada que tantas horas de estudio ha prodigado. Bestias, guerreros, metopas y canecillos historiados, mensarios y los dos capiteles historiados; el Nacimiento de Jesús y Herodes a la izquierda de la primera portada y el de la Epifanía a la derecha; aquél que propició una de las primeras firmas del gaélico español: “Gilles”. Capitel que igualmente recoge escultóricamente algunos de los sesgos del proceso de legitimación del poder feudal, siguiendo la Tesis Doctoral de nuestro director técnico, Don Miguel Larrañaga. Y de la galería al interior, Daniel y el foso de los leones, el Arca y otros motivos bajo la impresionante luz que filtraba el ábside de esta formidable iglesia segoviana. La gente se resiste a marchar, pero al fin volvemos al autobús para continuar nuestro viaje.

REPORTAJES. Excursión a Sepúlveda y su Alfoz

En Sepúlveda parece que el tiempo se detuvo hace casi mil años, cuando aquel legendario primer Conde castellano arrojó de allí a los moros, concediendo a la ciudad importantes fueros que aún se conservan. Y es en ese museo, la iglesia consagrada a los santos Justo y Pastor donde nuevamente nuestro magnánimo guía, situado ahora frente a los ábsides, nos hace una larga exposición de los motivos coincidentes con el celtismo de las iglesias visitadas hoy y el fiel reflejo, en unas y otras, de caracteres similares; especialmente detiene su atención en uno de los capiteles de la ventana absidial, en el que puede verse una cabeza por cuya boca salen -a modo de vegetación o cadenas- dos ramas que van a parar a las orejas de seres contiguos de idéntica expresión. Antiguas similitudes con dioses célticos como Ogmios transformado en Purificación, Divina Palabra o figuraciones de Green Man, quedan flotando sobre el cada vez más expectante ambiente. Dentro encontraremos en el capitel absidial del evangelio otro estilema semejante. Luís se mezcla con nosotros en el interior del templo, donde también somos atendidos por las guías locales, que nos hacen una amena disertación especial para el grupo, a la que unen una proyección audiovisual sobre la historia de Sepúlveda y sus templos. Nos dan revistas, y entradas y a la puerta nos espera otra Guía Oficial para subirnos a El Salvador.

REPORTAJES. Excursión a Sepúlveda y su Alfoz

¡Qué más podemos decir de El Salvador! Su altura y la empinada escalera me hace palidecer; pero una vez arriba, el magnífico tambor de su ábside, su portentosa altura, la poderosa labra artística de sus numerosos canecillos, sus lazos irlandeses, su galería porticada posterior, los secretos de su torre exenta, su ábside, su serpiente amphisbaerna con dos cabezas que se auto engullen por la cola sobre el capitel del interior de la portada y etc., etc…. Nos hace que cueste disparar con la cámara, pues parece restarnos visión natural... Nos detenemos junto al exterior del ábside nuevamente, esta vez para comprobar la datación efectuada sobre el antiguo crismón esculpido en una de las bases de las columnas junto a otra inscripción erosionada por la longevidad de los tiempos…. Circundamos todo el edificio contemplando los canecillos de la fachada norte de la iglesia más antigua de la provincia de Segovia, no sin arrebujamos en las prendas de abrigo, pues si bien la subida nos hizo sudar, a la sombra del claro día se enfría demasiado rápido el cuerpo, echando de reojo una mirada de vértigo sobre los tejados de la espléndida ciudad circundada por murallas.

REPORTAJES. Excursión a Sepúlveda y su Alfoz

Bajamos hacia Nuestra Señora de la Peña, nuestro último bastión. Nos paramos en la portada, bajo el atrio de entrada y analizamos los capiteles y los ancianos con sus frascos, el Tetramorfos y el excelso Pantócrator, el crismón, San Miguel o San Jorge alanceando a un dragón y la Psicostasis, que tanto nos dio para las investigaciones del Círculo Románico, aleccionados en la lectura del Catedrático y Profesor de la Universidad Autónoma de Barcelona, Don Joaquín Yarza Luaces y el Doctor en Historia, Don Paulino Rodríguez Barral.

Es la hora de comer y a ello nos entregamos en la más completa de las abstracciones a las que el cuerpo humano no se resiste, sino que anhela después de la formidable mañana. El menú, previamente elegido, Judiones de La Granja, !/4 de Cordero Asado por cada 3 personas con ensalda (típico de Sepúlveda) y postre de milhojas con crema, buen vino de la zona y agua. Hubo aplausos para el Jefe de comedor, que agradecido con los elogios se atrevió con una ranchera.

REPORTAJES. Excursión a Sepúlveda y su Alfoz

A las cinco estábamos camino del cercano Parque Natural de las Hoces del río Duratón, con el propósito de acercarnos hasta los impresionantes farallones que forman la hoz donde se ubica temerariamente la Iglesia románica de San Frutos de Duratón. No voy a narrar nuevamente los detalles que ya han sido referidos con detalle, pero si una mención a Dom Michael, abad dependiente del priorato de Silos que fue encargado en 1100 de realizar este enclave, donde igualmente encontramos los lazos irlandeses al igual que en El Salvador y la distante iglesia de San Miguel en San Esteban de Gormáz. Los buitres planean sobre nuestras cabezas a breve distancia y hay quien se atreve a bromear con la envergadura de los enormes pajarracos y de cuánto peso serían capaces de aguantar por hambre.

REPORTAJES. Excursión a Sepúlveda y su Alfoz

Hay quien realizó a gatas su “peregrinatio” por un pasadizo debajo del altar para alcanzar los parabienes y bendiciones que los fieles del patrón de Segovia –San Frutos- realizan un día al año para sanar y cuentan que alguno mejoró, pero tal vez fue el éxtasis que produce alcanzar el asiento del autobús tras un atardecer pleno, junto a la satisfacción al efectuar una última morada sobre la luz del atardecer con el trasfondo del magnífico paraje -que tras nuestra marcha- quedaba a la intemperie y prácticamente desierto. Un atardecer como pocos, arropado en una excelente camaradería.

REPORTAJES. Excursión a Sepúlveda y su Alfoz

Luis, cansado también, no deja de bullir ideas y en el camino de vuelta nos hizo un pase de tres capítulos de Las Claves del Románico I, auténtico colofón para una entrañable jornada, que termina hacia las 20h 40m, con todo el personal repartido en sus respectivos puntos de recogida.

Hasta la próxima; o sea, el sábado.

REPORTAJES. Excursión a Sepúlveda y su Alfoz

Sábado 23 de julio de 2.008.

Animados por las referencias de la pasada semana, iniciamos nuestra marcha a la Villa y Tierra de Sepúlveda en la confianza de acogernos a su Fuero y disfrutar de, al menos, una jornada de tranquilidad románica sin sobresaltos atmosféricos. Y lo conseguimos.

Antonio está ya preparado en Sotillo cuando llegamos. Estamos siguiendo la cuenca alta del rio Duratón, le hemos visto nacer en la cara norte de Somosierra y no le abandonaremos en toda la jornada, por eso cuando contemplamos la iglesia del pueblo de Antonio junto a la carretera no nos extraña el paciente y limpio transcurrir del rio en tanto Luis, ahora en tareas de guía, nos da cuenta de los detalles constructivos e iconográficos de la más modesta de las tres joyas de la corona del románico rural segoviano, que no por modesta menos interesante.

En la Asunción de Duratón, siguiente parada, será Fidel quien nos acompañe y nos permita ver el magnífico interior del presbiterio en un juego de luces, arquerías y formas provocadoras de la admiración y quietud espiritual a que el buen románico nos tiene acostumbrados. Arquerías y sustentantes enlazados en bien trabajados y restaurados capiteles cuya lectura enriquece nuestro sentimiento. Ya en la contemplación reiterada del exterior unimos a la consideración previa de canecillos y metopas el análisis de la hermosa galería en la que culturas y conceptos se unen armoniosamente para hacernos llegar un mensaje de trascendencia. Y más fuera, en el campo por el que iniciamos el retorno al autobús que nos traslada por estas tierras castellanas encontramos apiladas, quizás a la espera de mejor destino, los pétreos sarcófagos visigóticos que nos cuentan que desde los romanos, e incluso desde antes, aquellas lomas estuvieron pobladas y, ocasionalmente, con mayor pujanza que la propia Sepúlveda.

REPORTAJES. Excursión a Sepúlveda y su Alfoz

Es el momento en que la preciosa lechuza nos acompaña en el camino de llegada a la Iglesia de San Justo en la que además de asombrarnos en la originalidad de sus elementos la admirable Ana nos introducirá en la historia local.

REPORTAJES. Excursión a Sepúlveda y su Alfoz

. Historia que concluye en el pensamiento con la figura representada en la más antigua iglesia del Salvador a la que accedemos como primera prueba de superación para contemplar la exclusividad de su arquitectura, de la decoración de sus capiteles a base de lazos irlandeses y de su antigua galería. En su contemplación alguno encontrará ese pequeño crismón perdido entre otras inscripciones. Es el momento de hablar también de la calidad de la guía local, persona diferente a la encontrada en otras ocasiones, y cuyas breves explicaciones, porque el programa no permite otras, dejan claro el profundo conocimiento de lo que tiene entre manos., Sepúlveda cada día mejor. Y ya descendiendo de nuevo dirigimos nuestros pasos al santuario de la Virgen de La Peña para contemplar su apocalíptica portada mientras Miguel nos explica el crismón inexplicable.

REPORTAJES. Excursión a Sepúlveda y su Alfoz

Toca comer y degustar los productos de la tierra en un ambiente de sana alegría a lo que contribuye la exquisitez de los manjares, alegría culminada en la solitaria intervención del “maestro de ceremonias” en mezcla, siempre de calidad, de las delicias gastronómicas con las musicales. Vamos bien

REPORTAJES. Excursión a Sepúlveda y su Alfoz

El tiempo nos acompaña y recogemos a Fermín en Villaseca para culminar la jornada con la visita al conjunto cenobial de San Frutos, patrono de Segovia y eremita con sus hermanos donde los haya. A las inolvidables bellezas naturales se une el pensamiento por la historia del lugar, por la interpretación entre las ruinas de las habitaciones monásticas y por la apreciación del interior de una iglesia en la que la belleza de los capiteles contrasta con la apreciación de una arquitectura singular.

Y regresamos, nos ayudan para ello Las Claves del Románico de Peridis que distraen nuestra atención del recorrido vial y nos dicen que habrá que hacer muchos viajes como éste para seguir apreciando la riqueza del patrimonio románico que nos legaron nuestros sufridos hombres del medievo.

Nota de la redacción de la web: Con fecha del 30 de julio de 2.008 hemos recibido una reclamación cuyo tenor literal es como sigue: "En referencia al reportaje Excursión a Sepúlveda y su Alfoz, comentar que soy vecina del pueblo de Sotillo y sí tiene ayuntamiento propio y siempre lo ha tenido y que el traje típico únicamente se utiliza en las fiestas (que hay tres al año)."

Al respecto informamos que el autor del reportaje obtuvo su información al respecto de una web local. Agradecemos a la vecina de Sotillo su interés en hacernos llegar su reclamación, que consideramos dejar así atendida. Esperamos repetir el estupendo viaje referido en el presente reportaje y contribuir así una vez más y mejor a divulgar las riquezas de ese pueblo y de esa iglesia. Gracias. 

 

 

CENTRO DE ESTUDIOS CÍRCULO ROMÁNICO
Presentación
Manifiesto Románico
Memoria de Actividades (Curso 2013- 2014)
Conferencias
Fueron Portada
Foro Antiguo
Panel de Conferenciantes y Ponentes de Seminarios
Notas de Prensa y Convocatorias Recibidas
Rincón del Usuario
ROMÁNICO PARA NIÑOS
ORGANIZACIÓN
Quiénes Somos
ENCUESTA DE CALIDAD
Colabora con Nosotros
VIAJES ROMANICOS - TRAVELS
Los viajes del Círculo Románico
Rutas recomendadas
Senderos del Románico
Información Auxiliar
Suscríbete al Boletín de Círculo Románico




      LIBRO DE VISITAS       RECONOCIMIENTOS       ENTIDADES AMIGAS       MAPA DEL SITIO
© CÍRCULO ROMÁNICO