Usuario     Contraseña  
 
Buscador  Ayuda del Buscador
NECESITA SABER - NEEDS TO KNOW
Arte Románico - Romanes Romanik Romanesque
Mundo Románico
Estética románica
Simbolismo e Iconografía
Sincretismos e Influencias
Filosofía y Teología
Investigación
REPORTAJES
PARA SABER MÁS - TO LEARN MORE
Firmas Destacadas
Hemeroteca
Enlaces - Links
BANCO DE FOTOS - PHOTOS BANK
Lugares Románicos (Places Sites)
Fuentes del Arte Románico
Museos
Exposiciones Temporales
Miniaturas (Sólo Usuarios Registrados)






Contadores
Visitas totales: 3038605
Visitantes en línea: 7
Reducir tipografía Aumentar tipografía Versión imprimir
NECESITA SABER - NEEDS TO KNOW Investigación Lugares San Pedro de Jaca Romanitas et Traditio Legis Pathosformel La Portada Oeste

La Portada Oeste
IV - Romanitas et Traditio Legis

Los Artífices y la Traditio Legis, Jaca -Portada Oeste-.
Los Artífices y la Traditio Legis, Jaca -Portada Oeste-.

Esta fase constructiva se realiza entre 1077 y 1082, 4 años antes de que los hermanos regios rompiesen como consecuencia de la intervención de alguna de las “liantas” que siempre ha habido. Se interrumpen las obras y no vuelven a reanudarse hasta el siglo XII, pero cuando se interrumpen ya estaba terminado todo el perímetro, es decir, cuando se interrumpen Bernard de Montecuccoli ya había hecho su trabajo. Esa coincidencia de fechas con la terminación de la cabecera de Saint Sernin aleja de nuestra mente la probabilidad de que el artista tolosano trabajase en Jaca en la primera fase. Y es que en la construcción de Jaca No Caben secundones. Con los acuerdos papales recién suscritos, con Cluny recién llegado, con la capital del reyno recién nombrada, con el obispo sustituido por el hermano del rey gracias al apoyo papal y con el crismón definitorio del dogma que acaba de provocar la escisión, suscrito por el el rey de Aragón como el de Loarre lo fue por el de Navarra, no es asumible pensar que el denominado Maestro de Jaca no fuese un magister consagrado que tenga que escribir sus iniciales a hurtadillas, pero tampoco se conoce piedra alguna de consagración; no obstante, los diferentes escultores que intervinieron en Jaca, hasta cuatro, pudieron utilizar alguna marca para firmar su obra. Que existan tantos y tan diversos escultores trabajando más o menos simultáneamente, refuerza la idea de la intervención necesaria de un "Magister muri".

Sin embargo este estudio se centra primordialmente en la escultura, con lo que los datos anteriores, avalados por las opiniones vertidas al respecto en el Foro Club del Románico, nos posicionamos en que el perímetro del templo está totalmente construído, al menos en 1082, momento en que se paran las obras; y es nuestra opinión, que la escultura analizada en este pathosformel, es la de un primer Taller, cuyos integrantes principales se han formado en Roma y que reciben el influjo teológico de redactores de idéntica formación áulica, cuyo fin mayestático persigue, como ya hemos explicado, la exaltación de la 'romanitas' y la 'traditio legis', de la que es depositaria la curia Papal de Roma. 

Así, en el capitel de la jamba izquierda de la portada principal, vemos esculpido en apariencia esa 'traditio legis', desde Moisés hasta San Pedro, que ya la recibiría en libro, y que contemplaría la posibilidad, de que el último personaje a la derecha de la escenificación, pudiera representar a Sancho Ramírez, que expectante y humilde por recibirla, permanece arrodillado bajo el Crismón que le ha sido consagrado como su particular 'IN HOC SIGNO VINCES'.

Sin menoscabo de otras interpretaciones, Lacoste considera que este capitel puede estar representando la construcción de la catedral y el sentido de penitencia que cualquier construcción de un templo representa para el cristiano. Para llegar a esta conclusión Lacoste se basa en el libro "La Penitence" de un tal Pasteur. En ese sentido, Lacoste interpreta al personaje de la izquierda como el principal responsable de la obra, el magister muri, quizás nuestro querido Bernard de Montecuccoli, y por ello, dice, lleva en la mano la vara de arquitecto. En la otra faceta del capitel Lacoste ve a participantes que trasladan, o se pasan una piedra, no un libro. Afirma ésto en función del esfuerzo que parecen realizar ambos sujetos. En su caso, tales piedras pueden precisar retoques y por eso, quizás, hay un último personaje "esperando acontecimientos". Es decir, que en este capitel tendríamos "la foto de familia" de los artífices, lo que es lógico dada la importancia de la obra y las dificultades que tuvieron. Profesionalidad y penitencia, muy válido para el lugar.

Transmisión del conocimiento, por lo que no es preciso ver reflejada aquella 'traditio legis' en este capitel para comprender que existe todo un contenido de transmisión de la Ley a lo largo de las esculturas de Jaca, en su programa iconográfico de conjunto, avalado por los textos de San Pedro y sus mentores. Es más, este concepto está hablando de la esencia de la Iglesia. Cronológicamente, de la Iglesia unida, la ortodoxa y la romana. Las razones del Cisma no afectan a este contenido, pero incidir en la 'traditio legis' tiene tanta fuerza como la de refrendar el valor histórico de la iglesia romana con la presencia de Abraham.


Los Artífices y la Traditio Legis.
Los Artífices y la Traditio Legis.

Capitel de los Artífices y de laTraditio Legis -Portada Oeste-
Capitel de los Artífices y de la Traditio Legis -Portada Oeste-

Los Artífices y la Traditio Legis, Jaca -Portada Oeste-.
Los Artífices y la Traditio Legis, Jaca -Portada Oeste-.


Pathosformel. La Portada Oeste

En la jamba derecha otro magnífico capitel historiado nos narra las peripecias de Habacuc mientras es transportado por el ángel hasta el foso de los leones para llevar al profeta Daniel el alimento que Yaveh le ha ordenado, lo que se escenifica con la entrega un pan redondo y un tonel cilíndrico medio envuelto aún en el hatillo que sujeta Habacuc, girada su cabeza mirando a su "transporte", pero.. ¿Por qué ese interés de presentar desde el punto de vista iconográfico el pan que lleva Habacuc como ácimo, como acertadamente comentamos en San Pedro de la Nave, la construcción de un Símbolo. En el desarrollo de este tema estamos proponiendo que la iglesia de Roma está interesada en presentar, en clave eclesiástica romana, algunos de los detalles plásticos de estos capiteles: personajes vestidos a la romana, sin barba como un referente directo de que se tratan de sacerdotes de rito latino y, ahora, el pan ácimo. ¿Por qué? Porque este también fue uno de los problemas teológicos del cisma. En el fondo, nos encontramos ante detalles de algunas de las imputaciones que hicieron a Roma los patriarcas de Constantinopla Cerulario y Focio: los clérigos latinos se rapaban la barba y practicaban el celibato obligatorio (¿alguien puede informar de cuántas mujeres hay esculpidas en el conjunto de los capiteles de la catedral de Jaca?) y, además, los sacerdotes de Roma utilizaban pan ácimo en la Santa Misa. La práctica griega era la de usar pan normal. Hasta ahora, habíamos leído interpretaciones eucarísticas de este capitel de Daniel y Habacuc; ahora, creo que también se pueden unir razones de historia eclesiástica: la Iglesia de San Pedro, la de Roma, está mostrando en los capiteles de Jaca sus particularidades, en los llamados “usos eclesiásticos”, en contraposición a Constantinopla, la iglesia de los falsos maestros de los que el mismo San Pedro habla en su Segunda carta ejemplificándolo a través de la burra de Balaán.
 


Pathosformel. La Portada Oeste

Se ha llegado a escribir que uno de sus maestros debe ser conocido como el de las serpientes. Además, también se han hecho estudios sobre la posible simbología ambivalente de la serpiente y propuesto interpretaciones de carácter esotérico, por no decir que hemos llegado a leer que su escultura está relacionada con conceptos metafísicos musulmanes. Sin embargo, nosotros proponemos su lectura unitaria a través del uso de la teología y de la historia, tanto eclesial como civil. Pero, ¿por qué en la catedral de Jaca se esculpieron tantas serpientes y, en concreto, se puede leer este capitel con los mismos criterios que estamos utilizando hasta el momento para describir la iconografía de Jaca?

Desde la teología, Cristo es el vencedor de la serpiente, el Maligno. Este es un gran símbolo iconográfico que preside incluso el crismón de Jaca. Si Cristo es el vencedor de la serpiente, ¿qué características tienen que tener los auténticos creyentes? Los signos que Cristo anuncia para los que crean en el último capítulo del evangelio de San Marcos, en su capítulo 16, justo antes de la Ascensión, son claros y evidentes:

“17 Y estos prodigios acompañarán a los que crean: arrojarán a los demonios en mi Nombre y hablarán nuevas lenguas; 18 podrán tomar a las serpientes con sus manos, y si beben un veneno mortal no les hará ningún daño; impondrán las manos sobre los enfermos y los curarán".

Los auténticos creyentes, según Cristo, podrán tomar a las serpientes con sus manos. ¿Cuántos capiteles de Jaca no repiten esta imagen, la de un hombre tomando una serpiente con sus manos? Esto es lo que hizo precisamente san Pablo, del que hablaremos más tarde. ¿Por qué, ahora, el evangelio de San Marcos y precisamente el de san Marcos? Por una sencilla razón teológica, no debe olvidarse que la tradición cristiana cree que, en el evangelio de San Marcos, se están recogiendo las enseñanzas directas de San Pedro y que vendría a ser como su evangelio. Por lo tanto, a través de las palabras de San Marcos, estaría hablando San Pedro. Pero, prosigamos con el análisis de este capitel, después de realizar esta contextualización teológica, de lo que significa para un creyente el símbolo de coger la serpiente con las manos, sin necesidad de esoterismos y realizando una lectura directa del evangelio de San Marcos.

Si Cristo es el vencedor de la serpiente, ¿lo serán también los dos santos valedores de la Iglesia de Roma, San Pedro y San Pablo, modelos de los auténticos creyentes que propone la Iglesia de Roma? Dicho de otra manera, ¿tienen alguna relación las figuras de San Pedro y San Pablo con el símbolo de la serpiente?

Empecemos por la figura simbólica de Roma más rápida de explicar respecto a esta simbología, por San Pedro.

“La leyenda le atribuye a Pedro una curación milagrosa en favor de Simón el Mago, mordido por una serpiente, por lo que se invoca a Pedro contra las mordeduras de animales ponzoñosos.” (Biblia online)

En una catedral cristiana, dedicada a San Pedro, la aparición del símbolo de la serpiente (tal vez el único animal con suficiente veneno mortal para matar a un hombre en el reino de Aragón) está relacionada directamente con el titular de la advocación del templo, no sólo a través de lo que podríamos denominar una medicina de carácter popular, basada en oraciones y conjuros, sino también por la simbología teológica: sólo el auténtico cristiano será capaz de coger con sus manos a la serpiente.

Sin embargo, a pesar de estas connotaciones, opinamos que el capitel que ahora nos ocupa se está refiriendo no a San Pedro sino a San Pablo, el otro valedor de la Iglesia de Roma. El personaje representado en la cara interior de este capitel sostiene una serpiente entre sus brazos mientras otros dos personajes parecen asustarse ante la presencia de la serpiente. Es evidente que la Iglesia de Roma tiene una pareja de Apóstoles, san Pedro y san Pablo, encargada de defender su primacía respecto a las pretensiones de la Iglesia de Constantinopla. En este contexto, opinamos que el personaje que sostiene la serpiente mientras otros dos se espantan no es otro que San Pablo. En definitiva, asistimos a la representación iconográfica del episodio de la víbora narrado en el último capítulo de los Hechos de los Apóstoles, el 28 en concreto, con el que concluye este libro:

“Una vez a salvo, supimos que la isla se llamaba Malta.2 Los nativos nos mostraron una humanidad poco común; encendieron una hoguera a causa de la lluvia que caía y del frío, y nos acogieron a todos.3 Pablo había reunido una brazada de ramas secas; al ponerla sobre la hoguera, una víbora que salía huyendo del calor, hizo presa en su mano. 4 Los nativos, cuando vieron el animal colgado de su mano, se dijeron unos a otros: "Este hombre es seguramente un asesino; ha escapado del mar, pero la justicia divina no le deja vivir." 5 Pero él sacudió el animal sobre el fuego y no sufrió daño alguno. 6 Ellos estaban esperando que se hincharía o que caería muerto de repente; pero después de esperar largo tiempo y viendo que no le ocurría nada anormal, cambiaron de parecer y empezaron a decir que era un dios.”

Por eso, en la otra cara de este capitel se reproduce el episodio de una decapitación, es decir, una manera de representar la forma del martirio que padeció San Pablo en Roma. Además, no se debe olvidar que la iglesia de Roma hacía valer la presencia en esa ciudad de las reliquias de Pedro y Pablo no sólo como signo de identidad sino también de primacía (pensemos en las peregrinaciones). Con estos valedores que son capaces de tomar, como auténticos creyentes cristianos, las serpientes con sus manos, la Iglesia de Roma podía hacer factible lo que también escribía San Pedro en el capítulo segundo de su primera carta, ese capítulo que estamos utilizando para dar forma a la totalidad de la iconografía románica de la catedral de San Pedro de Jaca:

“4 Acercándoos a él, piedra viva, desechada por los hombres, pero elegida, preciosa ante Dios, 5 también vosotros, cual piedras vivas, entrad en la construcción de un edificio espiritual, para un sacerdocio santo, para ofrecer sacrificios espirituales, aceptos a Dios por mediación de Jesucristo. 6 Pues está en la Escritura: He aquí que coloco en Sión una piedra angular, elegida, preciosa y el que crea en ella no será confundido. 7 Para vosotros, pues, creyentes, el honor; pero para los incrédulos, la piedra que los constructores desecharon, en piedra angular se ha convertido, 8 en piedra de tropiezo y roca de escándalo. Tropiezan en ella porque no creen en la Palabra; para esto han sido destinados. 9 Pero vosotros sois linaje elegido, sacerdocio real, nación santa, pueblo adquirido-“

¿Cómo debieron entender estas palabras de San Pedro el-los teólogos redactores del programa iconográfico, el Magister muri y todos los maestros canteros, incluidos los escultores, que trabajaron en el que era el primer templo edificado, en un reino cristiano de Hispania, teniendo la conciencia de la necesidad de una unificación bajo el rito romano de todas las iglesias dependientes de la Iglesia de Roma después de la ruptura, del cisma, con la iglesia de Constantinopla?
 


Rey, Sancho Ramírez, que aceptando su papel vasallático, en un contrato de vasallaje típico del feudalismo, de la era románica, pone sus fuerzas al servicio del cristianismo, en contra del infiel y se yergue en cabeza de la iglesia militante. Y así es como se exhibe en el crismón, el crismón está evidenciando, publicando el acuerdo. León del lado sur descrito bajo el mismo con la leyenda: "IMPERIVM MORTIS CONCVLCANS LEO FORTIS" (El poderoso león aplasta al imperio de la muerte). ¿Alguien hablaba de misericordia? Una más contra la gran mentira del románico anagógico desarrollado en el siglo XX.

En defintiiva sumisión a Roma en la Catedral de Jaca y exhortación de San Pedro, primera piedra angular de la Iglesia, epístolas desde las que nos conmina a ser benévolos y sumisos: 'Dios resiste a los soberbios y da su gracia a los humildes'.

© Grupo Ailbe.
- 9 Feb 2010 - 


Ir al Capítulo:

I II III

 


CENTRO DE ESTUDIOS CÍRCULO ROMÁNICO
Presentación
Manifiesto Románico
Memoria de Actividades (Curso 2013- 2014)
Conferencias
Fueron Portada
Foro Antiguo
Panel de Conferenciantes y Ponentes de Seminarios
Notas de Prensa y Convocatorias Recibidas
Rincón del Usuario
ROMÁNICO PARA NIÑOS
ORGANIZACIÓN
Quiénes Somos
ENCUESTA DE CALIDAD
Colabora con Nosotros
VIAJES ROMANICOS - TRAVELS
Los viajes del Círculo Románico
Rutas recomendadas
Senderos del Románico
Información Auxiliar
Suscríbete al Boletín de Círculo Románico




      LIBRO DE VISITAS       RECONOCIMIENTOS       ENTIDADES AMIGAS       MAPA DEL SITIO
© CÍRCULO ROMÁNICO
Duplicate entry '12743517' for key 'PRIMARY'