Usuario     Contraseña  
 
Buscador  Ayuda del Buscador
NECESITA SABER - NEEDS TO KNOW
Arte Románico - Romanes Romanik Romanesque
Mundo Románico
Estética románica
Simbolismo e Iconografía
Sincretismos e Influencias
Filosofía y Teología
Investigación
REPORTAJES
PARA SABER MÁS - TO LEARN MORE
Firmas Destacadas
Hemeroteca
Enlaces - Links
BANCO DE FOTOS - PHOTOS BANK
Lugares Románicos (Places Sites)
Fuentes del Arte Románico
Museos
Exposiciones Temporales
Miniaturas (Sólo Usuarios Registrados)






Contadores
Visitas totales: 2988811
Visitantes en línea: 8
Reducir tipografía Aumentar tipografía Versión imprimir
NECESITA SABER - NEEDS TO KNOW Investigación Conceptos La transmisión del Conocimiento the transmission of knowledge La transmisión del Conocimiento

La transmisión del Conocimiento
Capítulo IIº: Los Traductores del Valle del Ebro

Astrolabe of al-Andalus -Toledo 1067-, the transmission of knowledge.
Astrolabio de al-Andalus -Toledo 1067-

the transmission of knowledge. La transmisión del Conocimiento


 En el siglo XII,  traductores de griego y árabe procedentes de diversos lugares de Europa, trabajaron en las proximidades del río Ebro en busca de las obras científicas más relevantes del mundo helénico, y que en siglos precedentes habrían sido recopiladas o traducidas por los árabes a su idioma. La traslación al latín y su presta difusión en las Escuelas Europeas, significó el comienzo de un espectacular renacimiento de las ciencias clásicas sin precedentes en la cultura de Occidente. 
.
HERMANN DE CARINTHIA Y ROBERT DE KETTON:

Hermann de Cartinhia o Herman Dalmatin, también conocido como Sclavus Dalmata Secundus -su nombre en latín-, fue un importante filósofo, astrónomo, astrólogo, matemático, traductor y autor. Entre los otros científicos que trabajaron en Hispania, como Roberto de Ketton o de Chester, Adelardo de Bath, Juan de Sevilla, Gerardo de Cremona (1114-1187) o Plató de Tivoli (?-1145), Hermann es reconocido internacionalmente como el más importante traductor -Griego y Árabe a Latín-, de las principales obras de astronomía de la antigüedad. Consecuencia inmediata de su trabajo, ya durante su época se popularizó -veremos que en ambos sentidos- la cultura Árabe en Europa y la influencia de sus traducciones en el desarrollo de la astronomía fue especialmente larga. Los diversos toponímicos que acompañan a su nombre -Carinthia, Dalmata, Sclavus-, indican que era eslavo, de una región al norte de los Balcanes, 'Istria Central', que él mismo designa como su patria, según la signatura efectuada en "La Gran Introducción de Abu Mas'har", como "Hermannus Secundus", quizás en reconocimiento a que su trabajo científico era una continuación del de Hernanuus Contractus de Reichenau, con el que durante algún tiempo se le confundió. Se supone que vivió entre 1100 y 1160 y su obra científico literaria se une al nombre de Roberto de Ketton, durante el período de la traducción de El Corán, a los que históricamente diversos datos han evidenciado en labor de equipo.

La imagen al comienzo de este capítulo  corresponde a la contraportada del libro, "De magnis conjunctionibus". Venice: J. Pentium de Luecho, 1515. Rare Book and Special Collections Division (131.1a), recreando la imagen del astrólogo árabe Jafar Ibn Muhammad Abu Mashar al-Balkhi (805(?)-886), conocido también como Abu Mas'har, razonando la esfera armilar. Traducida por Hermann de Carinthia, encontramos esta edición en Venecia, avanzado ya el Renacimiento. La importancia que tuvo desde la Edad Media, consistía en la fabulosa transmisión de conocimientos recogidos del pensamiento clásico Oriental. A pesar del enorme énfasis que el autor árabe concedía a la Astrología, Abu Mas'har se convirtió en una inmejorable referencia para la recepción del conocimiento de la astronomía Helenística procedente de Oriente, ya que él mismo habría consultado directamente -al traducir al árabe- los textos Griegos en su obra; de ahí la tremenda importancia de la traducción al latín realizada por Hermann de Carinthia, que justifica su preservación y preferente utilización por intelectuales desde su redacción en el siglo IX hasta el XVI. Siete siglos, durante los que precisamos -por qué razonadamente- son elegidas -con precisión- las obras científicas que serán el objetivo primordial en las preferencias selectivas del de Carinthia; esto, sin tener en cuenta -como vimos en un capítulo anterior- que Abu Mas'har enlaza a la par con otras remotas fuentes orientales como Zaratustra, al haber sido alumno de Al Kindi. En definitiva, son obras como la especificada las que resaltan la importante labor realizada por el Dálmata, quien reconoce perfectamente el objetivo y los autores hacia los que dirige certeramente sus traducciones. 

La figura de este traductor llamó la atención del considerado primer medievalista americano, Charles Homer Haskins11 (1870-1937), quien redactó la más completa relación de las obras traducidas y compuestas por Hermann de Carinthia; lista ratificada por el Padre Manuel Alonso12 y por Charles Burnett13 en sus respectivos análisis sobre la vida y obra de Hermann de Carinthia y su tratado, 'De Essentiis'. De igual modo la transcribimos, realzando algunas modificaciones a las indicaciones que consideraron estos tres autores y que en su momento explicaremos detalladamente:

1. En 1138 Zaelis fetidica (o Pronostica o Liber Sextus Astronomicae). Uno o dos de los manuscritos dicen así: 'Explicit fetidica Zael Banbinxeir Caldei, translatio Hermani 6i astronomiae libri. Anno domini 1138, 3º kal. octobris translatus'.
2. Traducción de las Tablas de al-Jwarizmi. Alguna duda tienen los autores sobre la titularidad de esta traducción, pues de no haber sido él, habría que admitirle como titular de una obra en la que explica la traducción efectuada por su compañero Robert de Ketton.
3. Introductorium in astronomiam Albumasaris Abalachi octo continens libros. Alonso dice que existe una edición de 'Augustae Vendilicorum' (Augsburgo y no en Venecia como dice Haskins) de 1489, y otras dos de Venecia. No la tradujo entera, añadió varios pasajes y aun capítulos enteros. Anno incarnationis domini 1140 trinis gratibus minus senis punctis.
4. De generatione Mahumet et nutritura eius quam transtulit Hermannus Sclavus scolasticus subtilis ingeniosus apud Legionem Hispanie civitatem.
5. Doctrina Mahumet que apud Saracenos magne auctoritatis est ab eodem Hermanno translata cum esset peritissimus utriusque lingue latine scilicet et arabice. (Obras 4 y 5 supuestamente de 1142; comentario realizado por Pedro el Venerable, que las denominó 'sectam vitamque nefarii hominis' repasadas por Robert de Ketton como el Alcorán, texto que fue revisado a su vez por Hermann).
6. 1 de Junio de 1143, traducción de Planiferio, de Tolomeo; en Tolosa.
7 De essentiis, su obra cumbre, 1143 en Byterri, comarca actual de Guipúzcoa en el curso bajo del río Oria, hoy conocida como Tolosaldea.
8 Liber ymbrium quem edidit Hermannus.
9 Comentario a Euclides. Realmente se trata del ms. lat. 16646 de la BN de París, traducción distinta de la de Gerardo de Cremona. Esta obra tiene al parecer gran importancia en la historia de la Filosofía Española. 
10 Hermanni secundi de opere numeri et operis materia.
11 Liber de circulis. 
12 La Sphaerica, de Theodosius de la que existe una traducción de Platón de Tivoli y Gerardo de Cremona.
13 Hermanuus de occultis, obra astrológica (Dijon, ms 1045 fol 148-172v).
14 Sobre el Astrolabio Tercero de los tres tratados depositados en Migne, Ml 143.
15 Traducción del Almagesto, del griego al latín, hacia 1150.


Astrolabio Iraní -hacia 1205-
Astrolabio Iraní -hacia 1205-

Astrolabe -British Museum 1326-, the transmission of knowledge
Astrolabio -British Museum 1326-

1920- National Maritime Museum, Greenwich, London
Astrolabio 1920 -NMM- Greenwich


Robert de Ketton, Arcediano de la Valdonsella, territorio entonces dependiente del obispado de Pamplona, es inseparable amigo de Hermann durante el período en el que firman en conjunto algunas traducciones como las Tablas de Al-Jwarizmi y El Corán. El Abad de Cluny les encuentra a ambos trabajando durante la visita que realiza al recóndito lugar en  las proximidades del Ebro; las dedicatorias de Hermann a Robert en su obra cumbre, De Essentiis -Sobre las Esencias- o en la obra astrológica de Abu Ma"shar, son al igual que la respuesta del Arcediano incorporada en De Essentiis, el reflejo de la confraternización existente entre ambos personajes. Así lo corrobora, entre otras fuentes,  A. González Palencia, en la p.144 de "El Arzobispo don Raimundo de Toledo, Barcelona 1942, donde recoge una de las citas que textualmente en latín nos dice: unicus atque illustris socius studiorum omnium, specialis atque inseparabilis comes rerunque et actuum per omnia consors unice, que traducimos como "único e ilustre compañero en todos sus estudios, compañero de viaje especial e insuperable y compañero fraternal (hermano) exclusivo para todas sus actuaciones y hechos".

Pedro el Venerable, noveno Abad de Cluny entre 1122 y 1156, encargará a nuestros protagonistas la traducción latina del Corán, lo que harán recibiendo en contraprestación honores y privilegios económicos; pero ansiosos por redescurbrir y recuperar la antigua ciencia helénica que encuentran en otros manuscritos árabes -evidencia de las preferencias cientificas ya aludidas-, decimos -una vez más- que en el origen de aquellas "modernas" traducciones del siglo XII acuden a las tierras recién conquistadas del Ebro clérigos de toda la Europa cristiana. También el obispo Miguel de Tarazona parece impulsar y proteger los trabajos de Hermann de Carinthia, Robert de Ketton y Hugo de Santalla, entre los que se encuentra los principales textos de astronomía y matemáticas. Hermann de Carinthia traducirá a Euclides y Planiferio de Ptolomeo, a la vez que continuará la búsqueda del más grande saber científico, "Η μεγαλη Συνταξις " Hè Megalè Syntaxis o El gran tratado, el Almagesto. En el siglo XII comienzan las traducciones masivas al latín de las bibliotecas árabes y hacia finales de siglo será Gerardo de Cremona, a quien la historia reconocerá la fortuna de traducir del árabe la obra que todos confesaban buscar, el gran tratado astronómico de Ptolomeo, trabajo al que une otras traducciones como el Canon de Avicena, diversas versiones de Analytica posteriora, Physica, De generatione et corruptione y Meteora de Aristóteles.

Creemos en este punto necesario resaltar los detalles de la presencia de la curia eclesiástica, que animosamente participa y parece codirigir los trabajos de traslación que se están efectuando. Es entonces cuando, hacia 1141, tenemos noticia que el todopoderoso Abad de Cluny, Pedro el Venerable, realizando un viaje histórico hacia Nájera a través de los territorios del Ebro, tiene un encuentro con Robert de Ketton y Hermann de Carinthia en algún lugar cuyo nombre se ha perdido para la historia; lo hemos constatado en diversas fuentes entre las que reseñamos el texto seleccionado a continuación, extraído de "El inglés Roberto..."  Angel J. Martín Duque, artículo digital que puede leerse completo en la "Hemeroteca" de Círculo Románico.

"... el gran abad Pedro el Venerable, en su visita de 1141 a las sucursales españolas de Cluny, lo halló en algún lugar comprendido entre los Pirineos y Nájera, dedicado a investigaciones de astronomía y matemáticas en compañía y acaso colaboración con otro erudito extraño también al país, Herman el Dálmata." En las notas aclaratorias y según la obra "El arzobispo Raimundo de Toledo" de A. González Palencia, se asevera:... "Herman dedicó a Roberto su traducción de la obra astrológica de Abu Masar Al-Balji y su tratado De essentiis... (unicus atque illustris socius studiorum omnium, specialis atque inseparabilis comes rerunque et actuum per omnia consors unice)".

El viaje ha sido estudiado por eruditos medievalistas hasta el punto de recrear varias posiblidades a su ruta, donde básicamente se reducen tales especulaciones a saber si entró por Roncesvalles o por Somport. A la par, intentaremos avanzar en otros contenidos para ver si podemos consensuar las palabras de Martín Duque, "...lo halló en algún lugar comprendido entre los Pirineos y Nájera...", para que puedan esclarecernos la ubicación de los personajes que describimos, en el momento del encuentro y así, uniendo estas palabras a las de Charles Julian Bishko, en el capítulo XIII del Peter the Venerable"s Traverse of Spain: Some Further Observations, unir parte de nuestras pesquisas en este estudio centrado en la Spanish and Portuguese Monastic History (600-1300), editado en la web bajo el título genérico denominado THE LIBRARY OF IBERIAN RESOURCES ONLINE, donde se relata una sucesión de posibilidades, a las que -en libre interpretación- hemos considerado los siguientes recorridos:

"Ruta alternativa II: ¿Roncesvalles o Somport?. San Adrián de Vadoluengo-Sangüesa y la Ruta Aragonesa a Puente la Reina": El testimonio de la presencia de Pedro en Cataluña en el comienzo de su viaje a través de la Península, plantea la duda sobre la cuestión al itinerario seguido más allá de Casserres y Cardona, hasta llegar a aquel punto sobre el camino de peregrinación principal que le situaría nuevamente cerca de Estella, punto que geográficamente le sería necesario -una vez cruzado el Pirineo- retomar y verificar, en su intención de llegar a Santa María de Nájera en la Rioja. En este punto vuelve a existir histórica constancia de su llegada, con lo que el paso por Estella -hacia el oeste de Puente la Reina-, es necesario al ser el punto de unión de los dos grandes pasos del Camino, el Aragonés de Somport y el Navarro de Roncesvalles. También pudo alcanzarlo el Abad, de haber provenido de Casserres a través de Urgel y Ribagorza, o bien acortando hacia el sur a través de la "conflictiva" línea del Ebro, aunque parece improbable toda vez que en este punto nos encontraríamos en el año 1141 (1142 ab incarnatione) y que, un año después Ibn Ganya "Avinganya" vence al Batallador Alfonso I en Fraga y que, hasta 1149 no será cuando los condes Ramón Berenguer IV de Barcelona y Ermengol VI de Urgel harán capitular al último rey Muzzafar. La línea, por lo que parece, sería un paso inseguro para el máximo General de Cluny y su codiciado séquito al discurrir por territorio "énemigo". También podría haber regresado de Cataluña por el sur de Francia, y, después de tomar un largo recorrido por encima de los Pirineos a través de Arlès, Montpellier, Narbonne y de Carcassonne a Toulouse, volvería a entrar en España más hacia el oeste. Si esto es así, el egreso por Navarra podría haber sido por Roncesvalles, como siempre se supone con respecto a su entrada por el camino más natural.

La otra alternativa -de entrar por Francia-, sería por Somport que ya entonces contaba con Unum Tribus Mundi -uno de los tres del mundo-, El Hospital de Santa Cristina, que alcanzó fama extraordinaria desde el momento de su fundación a fines del S. XI, como está recogido en el "Códice Calixtino" que ya lo reconocía, citándole a la par con los grandes hospitales de Jerusalén y el del Gran San Bernardo. La puerta aragonesa de enlace a través de las montañas que conducen a Jaca, cerca de la frontera navarra de Sangüesa y de Puente la Reina, abren la posibilidad de que Pedro el Venerable se encontrase con Robert de Ketton y Herman de Carinthia en Echano. Un argumento más en nuestra investigación consiste en que en esta localidad existiría un scriptorium y al dilucidar en las palabras el agradecimiento del científico Hermann a su protector y comunicador eclesiástico; tal vez, esas mismas palabras nos conducen a pensar que el diseñador y creador de la bella portada de San Pedro Ad Víncula de Echano, no sea otro que Hermann de Carinthia, combinando -como veremos en De Esesentiis- la mitología de los druídas de las leyendas galesas, con sus ámplios conocimientos astronómicos y religiosos, personificando al Collegia Fabrorum que operase -se le identifica con el mismo de la portada de Santa María de Uncastillo y algunos elementos de la portada de Sangüesa, entre otros-, los detalles de la cosmología celta y astrológicos, que reflejados secuencialmente en la dovela de la portada, plasman en sentido sincrético cristiano el episodio de los "Veinticuatro Ancianos del Apocalìsis", subsumido el pasaje en una Reunión de bardos al estilo de la de Esteiddfod -también fiesta celta de Lugnasad-, perteneciente a la cultura del  país (Gales) de origen de su buen amigo y protector -el arcediano Robert de Ketton-, del que habría escuchado al menos la leyenda mitológica, narración que puede rastrearse hasta el siglo VII en los Anales del Ulster. En la ausencia completa de otra documentación, la evidencia sobre este punto debe seguir siendo puramente circunstancial, pero nuestro particular punto de vista privilegia Somport-Sangüesa como alternativa y nexo de unión de las palabras de Angel J. Martín Duque y Charles Julian Bishko, por las razones anteriormente aludidas.

También descubrimos el interés de la curia eclesiástica, en las palabras de Richard Lemay14en "Dans l"Espagne du XIIe siècle: Les traductions de l"Arabe au Latin" Annales, 18 (1963), p.p. 647-649, donde el obispo Miguel, en Tarazona, encargó al menos diez traducciones del árabe al latín. Después Hugo de Santalla -traductor suyo- nos hace llegar los ecos del esfuerzo realizado por el obispo para encontrar los manuscritos... "In Rotensi armario et inter secretiora bibliotece penetralia..." y nos revela cómo el obispo "habría penetrado en la "biblioteca secreta árabe de Rota" (hoy Rueda de Jalón), localidad conquistada años atrás -en 1118- durante la caída de Zaragoza. En consonancia con lo anterior, la importancia de la presencia del todopoderoso Abad de Cluny parece quedar resuelta para Jean Delisle y Judith Woodsworth en "Les traducteurs dans l´historie", obra traducida por el Grupo de Investigación en Traductología de la Escuela de Idiomas de la Univerdad de Antioquía, donde los autores hacen hincapié en el significado del término "armarium", que puede traducirse simultáneamente como biblioteca, lugar sagrado o secreto y arsenal. También estos autores describen, cómo en un prefacio dirigido al obispo Pedro, Hugo de Santalla se jacta "Las carencias de las que los astrólogos modernos Galos se lamentan, vuestra excelencia podrá otorgarlas ahora a la posteridad" (Thorndike 1923, 2:87 y op.cit), con lo que ponen de manifiesto la posible nacionalidad de Pedro de Tarazona y que la cantidad y calidad de lo solicitado debería colmar las exigencias de sus científicos.

En libre interpretación, traducimos las palabras de Jean y Judith en la trascendencia del hallazgo de bibliotecas y manuscritos árabes, en tal cantidad, que debió incendiar el ansia de poseérles, entre algunas de las más altas esferas eclesiásticas y conscientes de la importancia que residía en la cadena de la "transmisión del conocimiento", se aprestaron a enviar traductores a la Hispania de los cinco reinos... "Venían de todas partes según las historias que sus patronímicos nos cuentan: Adelardo de Bath , Hermann de Carinthia, Platón de Tívoli, Roberto de Retinensis, Pierre de Poitiers, Rodolfo de Brujas,... no son sino, ingleses, italianos, flamencos... gentes de toda Europa que se unieron a otros personajes autóctonos como Juan de Sevilla (mozárabe o judío converso), Hugo de Santalla o Domingo Gundisalvo". El más famoso de todos, será Gerardo de Cremona, italiano que en 1175 (véase la fecha atribuída a Hermann) culminará la traducción del árabe al latín de Η μεγαλη Συνταξις - Hè Megalè Syntaxis o El Gran Tratado, más conocido como Almagesto.

Como parte de la mejora es necesario que los conocimientos de la cultura árabe sean "superados", y así en la traducción del texto llamado "Liber contra sectam" (El Libro de la secta), dirigido "a los árabes" y que se encuentra anexado a la traducción de Alcorán, el Abad de Cluny explicaba que la finalidad de la obra no era propagar los valores extranjeros, sino proporcionar los elementos necesarios para combatir al Islam con eficacia, a la vez que propagar los valores cristianos. Esta información debía llegar a Cluny, Francia, y de allí difundirse hacia la periferia, hacia el oriente.

La Alquimia trambién tendrá su lugar entre las traducciones, y Hugo de Santalla, encuentra la Tabla Esmeralda, síntesis del opus alquímico que llegó a la Hispania musulmana durante el reinado de Al Hakam II. Juan Vernet Ginés, arabista nacido en Barcelona en 1923, en "Lo que Europa debe al Islam de España", referente a la importancia de la alquimia y el esoterismo musulmán, nos recuerda la época en que encontramos al equipo de traductores Cluniacenses buscando lo más granado de la cultura entre los restos del Califato Cordobés y que rescatamos del recuerdo -en relación con ésta otra disciplina- para conocer los principales nombres de estos otros traductores en la trasnscripción del siguiente párrafo de la obra citada:

“Hugo de Santalla es el introductor en el mundo latino de la vieja y compleja tradición ocultista, esotérica, que había llegado a España, procedente de Oriente, de modo ininterrumpido desde fines del siglo XI. Du´l´Nun (796-859) posiblemente tuvo por discípulo al cordobés `Abd Allah (estuvo en Oriente a partir del 854 y ahí murió en 899), hombre instruido, mu`tazil, que legó todos sus libros a su hijo Ibn Masarra (883-831), de quien nos consta que siguió las doctrinas de Du´l´Nun. Poco después, el madrileño Abu Maslama al-Mayriti, escribe sus dos grandes obras de alquimia, el «Rutbat al-hakim» (c.1047) y el «Gayat al-hakim» (1056), obra ésta que con el nombre de «Picatrix» conocerá una traducción castellana alfonsí en 1256; un resumen de un discípulo de Abu Maslama también madrileño, Ibn Bisrun, sobre la alquimia, que en forma de epístola dirigía a Ibn al-Samh (m. 1035), nos ha sido conservado por Ibn Jaldun. Estas doctrinas presentaban ya en ese momento el doble aspecto que ha caracterizado el desarrollo de la alquimia a través de los siglos: el práctico y el teórico alegórico..., que se transparenta a través de la «Tabula Smaragdina», atribuida a Hermes Trimegisto, conocida en la Córdoba del siglo X”. 

Finalmente, certificando nuestra presunción afirmando la existencia -en la Hispania del s.XII- de una importante corriente eclesiástica impulsora de esa "Transmisión del Conocimiento", encontramos este texto de puño y letra del Abad de Cluny desvelando sus magníficos "planes" abiertamente, al afirmar: Mis traductores penetraron lo profundo de sus bibliotecas [las árabes], y han encontrado muchas cosas relacionadas con estudios humanísticos y científicos". Así fue como el obispo Miguel de Tarazona y los traductores del Corán exploraron por sí mismos las bibliotecas extranjeras. El abad era consciente del doble significado del vocablo "armarium", cuando escribe que estos argumentos contra el islam no deben ser traducidos al árabe, así el arsenal/biblioteca cristiano dispondría al menos de suficientes y poderosas armas contra el enemigo (Habetit saltem Christianum armarium etiam aduersus nos hostes arma)... una biblioteca bien equipada puede compararse con un arsenal a punto de reventar... y el manuscrito de donde es tomada la información (d"Alverny, 1948: Daniel 1960.1979:Kritzeck. 1964) está en París, precisamente en la Biblioteca del Arsenal15 (Jean Delisle y Judith Woodsworth op.cit.).  

                  
         La transmisión del Conocimiento

HOME

CAPÍTULO I

CAPÍTULO III

CAPÍTULO IV


CENTRO DE ESTUDIOS CÍRCULO ROMÁNICO
Presentación
Manifiesto Románico
Memoria de Actividades (Curso 2013- 2014)
Conferencias
Fueron Portada
Foro Antiguo
Panel de Conferenciantes y Ponentes de Seminarios
Notas de Prensa y Convocatorias Recibidas
Rincón del Usuario
ROMÁNICO PARA NIÑOS
ORGANIZACIÓN
Quiénes Somos
ENCUESTA DE CALIDAD
Colabora con Nosotros
VIAJES ROMANICOS - TRAVELS
Los viajes del Círculo Románico
Rutas recomendadas
Senderos del Románico
Información Auxiliar
Suscríbete al Boletín de Círculo Románico




      LIBRO DE VISITAS       RECONOCIMIENTOS       ENTIDADES AMIGAS       MAPA DEL SITIO
© CÍRCULO ROMÁNICO