Usuario     Contraseña  
 
Buscador  Ayuda del Buscador
NECESITA SABER - NEEDS TO KNOW
Arte Románico - Romanes Romanik Romanesque
Mundo Románico
Estética románica
Simbolismo e Iconografía
Sincretismos e Influencias
Filosofía y Teología
Investigación
REPORTAJES
PARA SABER MÁS - TO LEARN MORE
Firmas Destacadas
Hemeroteca
Enlaces - Links
BANCO DE FOTOS - PHOTOS BANK
Lugares Románicos (Places Sites)
Fuentes del Arte Románico
Museos
Exposiciones Temporales
Miniaturas (Sólo Usuarios Registrados)






Contadores
Visitas totales: 2718839
Visitantes en línea: 8
Reducir tipografía Aumentar tipografía Versión imprimir
NECESITA SABER - NEEDS TO KNOW REPORTAJES 02 Noviembre 2010 Entrevistamos a D. Pedro Manrique Canto, descubridor de las esculturas de Santiago de Turégano.

02 Noviembre 2010 Entrevistamos a D. Pedro Manrique Canto, descubridor de las esculturas de Santiago de Turégano.
"El buen hacer siempre tiene recompensa"

D. Pedro Manrique Canto ante las esculturas por él descubiertas, una vez restauradas.
Pedro, ante el ábside recientemente restaurado

REPORTAJES. 02 Noviembre 2010 Entrevistamos a D. Pedro Manrique Canto, descubridor de las esculturas de Santiago de Turégano.

 Cada región de nuestra península tiene su marchamo, su carácter, flota en el aire repartido entre el paisaje, el paisanaje y los frutos de ambos. Turégano (Sg) no solo no es una excepción, sino que refuerza la idea. Turégano es Castilla, su belleza, su nobleza, su ruralismo, la sencillez de las gentes, su bonhomía y la alta calidad de sus hechos y productos, todo ello acompañado de un duro clima en un vergel de arroyos. Y, por tanto, también es historia, una historia de supervivencia y de sosiego que queda reflejada en su arquitectura y en sus monumentos.

En estos días Turégano tiene un motivo más para enorgullecerse y para atraer. Excepcionalmente, en su iglesia románica actualmente advocada a Santiago el Mayor, se han descubierto y restaurado unas sorprendentes esculturas absidiales que hablan de una historia particular, de una historia oculta, propia. Son unas esculturas en las que intervino más de un maestro y en las que se mezclan características propias del románico segoviano con conceptos lejanos, quizás aragoneses. No sería la primera vez en que tal mezcla se produjese por esos lares.

Y cuando las visitas te encuentras con los Pedro Manrique, padre e hijo mano a mano, de tal palo tal astilla, cuya generosidad te permite escuchar y escuchar bien, porque lo que Pedro Manrique Canto , el hijo, te dice, está dicho con generosidad, con honestidad e imparcialidad, sin juego sucio, y especialmente está dicho con orgullo y con amor porque Pedro Manrique hijo te enseña humildemente, como si no fuese Jefe de Laboratorio en Madrid en el que practica su profesión de Bioquímica y Biología Molecular, cuyas Licenciaturas obtuvo en la UAM, el hallazgo de su vida, y es que Pedro, nacido con la libertad, es el descubridor de estas esculturas. Algo para lo que, como veremos a continuación, hace falta algo más que suerte.  

Hoy, cuando el tren de Alta Velocidad y la electrónica eliminan barreras, hemos podido obtener de Pedro la narración de su experiencia, como sigue:


_circuloromanico_7

_circuloromanico_8

_circuloromanico_9

REPORTAJES. 02 Noviembre 2010 Entrevistamos a D. Pedro Manrique Canto, descubridor de las esculturas de Santiago de Turégano.

 Pedro, ¿Cómo encontraste las esculturas?

Corría el mes de junio del año 1991. Estaban finalizando las obras de restauración de la Iglesia Parroquial de Santiago Apóstol y se invitó a los vecinos a colaborar en las tareas de limpieza del templo para reanudar el culto. En estas labores se observó que una de las tablas del retablo del altar mayor, situada tras la talla de San Pablo, estaba desclavada. Los intentos de colocarla por la parte exterior del retablo fueron infructuosos. La única alternativa era acceder a la parte posterior del retablo para intentar solucionar el problema. El único acceso posible era un pequeño hueco existente detrás del Sagrario por donde sólo alguien bastante delgado podía penetrar. Yo había acudido a colaborar en la limpieza, me pidieron que accediera y descubrí esta joya del románico que ahora podemos disfrutar todos.

Desde el primer momento fui consciente de la importancia del hallazgo. Avisé a mi padre que también estaba en la Iglesia y decidí no tocar nada y registrarlo todo en vídeo. Salí corriendo a casa, cogí la cámara de vídeo y una iluminación adecuada y realicé la primera grabación de esta maravilla oculta durante siglos.

 


REPORTAJES. 02 Noviembre 2010 Entrevistamos a D. Pedro Manrique Canto, descubridor de las esculturas de Santiago de Turégano.

 ¿Qué ha pasado con las esculturas desde que las descubriste?

 

 

 

De aquella primera grabación en vídeo realicé tres copias: una se la entregué al obispo, otra al párroco y la tercera me la quedé yo. Se difundió la noticia del hallazgo y numerosas personas acudieron a mi domicilio para ver lo encontrado; era un goteo incesante, fueron muchas las tardes y las noches que pasamos contemplando y comentando el ábside románico y coincidiendo en lo positivo que sería sacarlo a la luz. Pasaba el tiempo y reinaba la incertidumbre sobre cómo proceder. Tuvieron lugar los primeros contactos con la Junta de Castilla y León por parte del Ayuntamiento y el Obispado. Comenzaron a llegar equipos de TVE, prensa, radio y televisiones regionales. Surgieron discrepancias, unas políticas, otras económicas y otras sobre la posible ubicación del retablo barroco del siglo XVIII tras el que se encontraba el ábside. Se pudieron escuchar auténticas barbaridades por parte de supuestos “entendidos” denostando este retablo y encendidas polémicas sobre posibles ubicaciones. Curiosamente, las posiciones más radicales partían de sectores que ni pisaban la iglesia, ni les importaba ésta, carentes de cualquier sentido religioso y de otros muy vinculados a la iglesia e influenciados por los anteriores. Todo ello condujo a la creación de una asociación denominada “Ábside” que trató de poner algo de cordura en la situación y que defendía la alternativa por la que finalmente se ha optado. Se ha adelantado unos metros el retablo barroco permitiendo la creación de un espacio románico en su parte posterior, de modo que conviven ambos estilos y se respetan las necesidades litúrgicas.

 

REPORTAJES. 02 Noviembre 2010 Entrevistamos a D. Pedro Manrique Canto, descubridor de las esculturas de Santiago de Turégano.

 ¿Resultaron ser las esculturas coincidentes con la impresión que te llevaste cuando las descubriste?

 Totalmente. La primera visión por unos ojos inexpertos ya puso de manifiesto la importancia del conjunto y se vislumbraban restos de policromía, claros indicios de lo que podemos ver en la actualidad. Resulta irónico, pero las primeras dudas iconográficas que se despertaron son las que aún siguen vivas y son fuente de debate: aquello que la imagen más grande sostenía en su mano, ¿era una espada? ¿sería por ello San Pablo? ¿o quizá era un báculo o un bastón? ¿entonces sería Santiago? ¿o sería un obispo? Y los seis personajes situados bajo el Pantocrátor ¿Quiénes eran o qué representaban?
 Este tesoro había permanecido siglos oculto, ¿por qué? ¿por qué se tapó y por qué no se documentó su existencia?

 

REPORTAJES. 02 Noviembre 2010 Entrevistamos a D. Pedro Manrique Canto, descubridor de las esculturas de Santiago de Turégano.

 Finalmente, amigo Pedro, actualmente enseñas y explicas las esculturas recuperadas, por lo que eres el más indicado para apreciar las consecuencias de tu hallazgo ¿qué nos dices al respecto?


 

Espero que los tureganenses seamos conscientes de la riqueza cultural que albergamos. Las visitas crecen día a día y la noticia ha llegado ya fuera de nuestras fronteras. Nos visitan estudiosos que aquí aprenden y nos enseñan, y numerosos turistas de toda condición. Todos ellos coinciden en sorprenderse y maravillarse ante estas imágenes. No se cansan de mirar y buscar nuevos detalles y asaltan las preguntas: ¿dónde está el ara? ¿y las estelas funerarias? ¿y el clérigo enterrado, quién era y dónde está? También despiertan interés las marcas de cantería, ¿se puede ver alguna? En el momento del descubrimiento pareció verse una inscripción en que ponía “FIAT”, tras la restauración es mucho menos apreciable.

Este hallazgo ha contribuido a enriquecer el patrimonio de esta villa y debemos luchar por protegerlo y conservarlo. Invito a todo el mundo a visitarnos y disfrutar de nuestra historia, pueden hacerlo todas las tardes o los fines de semana y festivos mañana y tarde, fuera de estos horarios pueden concertar una visita telefónicamente, llamando al 628 425 164. Saludos

 

INFORMACIÓN RELACIONADA:
- Turegano. Santiago Apostol
CENTRO DE ESTUDIOS CÍRCULO ROMÁNICO
Presentación
Manifiesto Románico
Memoria de Actividades (Curso 2013- 2014)
Conferencias
Fueron Portada
Foro Antiguo
Panel de Conferenciantes y Ponentes de Seminarios
Notas de Prensa y Convocatorias Recibidas
Rincón del Usuario
ROMÁNICO PARA NIÑOS
ORGANIZACIÓN
Quiénes Somos
ENCUESTA DE CALIDAD
Colabora con Nosotros
VIAJES ROMANICOS - TRAVELS
Los viajes del Círculo Románico
Rutas recomendadas
Senderos del Románico
Información Auxiliar
Suscríbete al Boletín de Círculo Románico




      LIBRO DE VISITAS       RECONOCIMIENTOS       ENTIDADES AMIGAS       MAPA DEL SITIO
© CÍRCULO ROMÁNICO